Cansancio, falta de apetito, dificultad para respirar, ronquera, tos bronquial matinal, coloración amarillenta de los dientes, dolores torácicos… De sobra son conocidos los síntomas que siempre acompañan a los fumadores empedernidos. Una lista de efectos que finalmente puede desembocar en problemas de salud mucho más peligrosos y preocupantes para el paciente.

Hay que evitar los productos ricos en grasas como la carne procesada, los lácteos o la bollería industrial

En los últimos años, este conocimiento ha empujado a millones de personas a dejar de lado un vicio tan nocivo como es el tabaco y que requiere la ayuda de cualidades tan valiosas como el esfuerzo, la constancia o la fuerza de voluntad para llevarlo a cabo. Sin embargo, la alimentación también puede ser un fiel aliado durante la batalla contra la nicotina. ¿Qué ingredientes debemos incluir en nuestra dieta para lograr dicho objetivo?

Frutas y hortalizas

Un estudio reciente elaborado por el Departamento de Psiquiatría y Ciencias de la Conducta del Centro Médico de la Universidad de Duke (Estados Unidos) ha revelado que una alimentación saludable puede facilitar el abandono del tabaco de forma rápida y sencilla. “La investigación demuestra que las frutas y hortalizas empeoran el sabor del cigarrillo. Por el contrario, la carne, el alcohol o el café realzan su sabor, haciendo más atractivo el hábito de fumar”, explican desde el blog 'Teresa’s Juicery'.

(iStock)
(iStock)

Bajo esta premisa, durante las primeras semanas del cambio es importante evitar los alimentos ricos en grasa como la carne procesada, los lácteos o la bollería industrial, así como los productos demasiado calóricos y carentes de valor nutricional, las bebidas azucaradas, el alcohol o el café. Su consumo se podrá retomar progresivamente pasado ese periodo de tiempo, pero mientras tanto ayudará a reducir la ansiedad y a superar con mayor facilidad el síndrome de abstinencia.

El consumo de frutas y hortalizas es muy importante, pues empeoran el sabor del cigarrillo

Cede todo el protagonismo a los alimentos ricos en fibra, hidratos de carbono complejos y antioxidantes, “ya que durante años hemos expuesto al organismo a sustancias como la nicotina y otras que libera el tabaco que atacan nuestras células”, añaden. Sin olvidar los dos litros diarios de agua. ¿Qué alimentos se recomiendan para cubrir las necesidades nutricionales que requiere nuestro organismo durante el proceso?

  • Frutos secos. Llevar siempre contigo una bolsa de frutos secos variados no solo te ayudará a reducir el ansia que provoca el síndrome de abstinencia, también te proporcionará fibra y vitamina E.

  • Avena y arroz. Ambos poseen una gran cantidad de selenio, un micromineral antioxidante que previene las enfermedades del corazón y elimina las toxinas producidas por la nicotina.

  • Té. Esta bebida milenaria es recomendable sea cual sea tu estado de salud, pero en el caso de aquellas personas que quieran dejar de fumar les ayudará a calmar la ansiedad y a aumentar los antioxidantes de su organismo.

  • Frutas y verduras. Como no podía ser de otro modo, este grupo de alimentos y su alto contenido en fibra son también muy beneficiosos en esta situación. Mantienen el estómago lleno durante más tiempo, reduciendo los deseos de fumar, y eliminan toxinas. Además, consiguen que el tabaco tenga un sabor más desagradable. El brócoli, la coliflor, el kiwi, el plátano, la manzana, las espinacas, la zanahoria, la calabaza o el apio son las opciones más favorecidas.

  • Especias. “Hay muchas especias que ayudan a tratar las secuelas del tabaco como, por ejemplo, la pimienta de cayena que gracias a su efecto antioxidante y preventivo ayuda a limpiar los pulmones y a rebajar la ansiedad”, recomiendan desde el portal Cómo dejar de fumar. El jengibre, la canela, el cilantro o el ajo en polvo son otras alternativas.

  • Legumbres. Al ser ricas en fibra y muy beneficiosas para nuestro intestino, los expertos recomiendan introducirlas en nuestra dieta para dejar de fumar. Eso sí, lo mejor es consumirlas como ingrediente adicional en una ensalada, mucho más saludable que los tradicionales cocidos.

  • Patatas. “Las patatas aportan fibra e hidratos de carbono de absorción lenta, con lo cual dan cierta sensación de saciedad que te ayudará a combatir los deseos por encenderte un cigarrillo mientras dure el síndrome de abstinencia”, explican desde el portal mencionado.

Además, se aconseja combinar estos alimentos con hábitos insignificantes pero de gran importancia como tomar porciones más pequeñas, masticar despacio, beber un vaso de agua antes de empezar a comer, salir a caminar para quemar las calorías o cepillarse los dientes al final de cada comida.

¿Se puede dejar de fumar sin engordar?

Muchas de las personas que se atreven a dejar de fumar comparten la misma inquietud: el aumento de peso. Una transformación que suele afectar al 85% de los fumadores, pero que se puede controlar perfectamente si se siguen las pautas adecuadas o un tratamiento médico específico. Según un estudio publicado por la prestigiosa revista médica 'British Medical Journal', la ganancia de peso suele rondar los 4,7 kilos y se produce sobre todo en los tres primeros meses. ¿Los motivos? La nicotina tiene un efecto anoréxico, es decir, que sacia el apetito, además de que suele ser sustituida por la comida. De ahí la importancia de escoger los alimentos apropiados.

Ante este problema, los expertos recomiendan seguir una dieta sana y equilibrada –como la expuesta anteriormente– y combinarla con ejercicio físico regular, un sueño reparador, hábitos de vida saludables, no dejar nunca que el estómago tenga demasiada hambre o controlar el consumo de alcohol, pues este contribuye notablemente a ese aumento de peso indeseado. Mejor sustitúyelo por agua mineral o zumos 100% naturales.