Recientemente, Kelly Billodeau, directora ejecutiva del Observatorio de Salud de la Mujer de la Universidad de Harvard, pidió a Teresa Fung, profesora adjunta en el departamento de Nutrición en el Harvard T.H. Chan School of Public Health, que le aconsejara sobre qué alimentos ofrecen el mayor aporte nutricional. Esta experta, ni corta ni perezosa, le resumió la salud dietética en cinco alimentos que, en su opinión, deberíamos consumir a diario o, al menos, con la mayor frecuencia posible. Tras este breve suspense, vamos a ver qué es lo que recomendó este oráculo de la alimentación.

Los cinco alimentos más sanos del mundo

Por cierto, ya os adelantamos que no hay semillas de chía ni aguacates ni nuestro básico aceite de oliva. Aunque uno de ellos, el arándano, viene pisando fuerte. Los vemos de inmediato:

  • El salmón. Este pescado graso destaca por sus proteínas y sus ácidos grasos omega 3, que tan bien sientan al corazón y al cerebro. A esto se añade la vitamina D, con la que podemos fortalecer nuestros huesos. Sin embargo, esta doctora reconoce que comerlo todos los días podría ser difícil para la mayoría de personas, pero sí aconseja recurrir a él una vez a la semana para aprovechar sus beneficios.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

  • Las coles de Bruselas. Como todas las de su estirpe -las crucíferas-, las coles de Bruselas resultan muy beneficiosas por su gran poder antioxidante. Además, destacan por su despliegue de vitaminas y minerales. En concreto, contienen vitaminas C, E, niacina o B3, riboflavina o B2, piridixina o B6, tiamina o B1, ácido fólico o B9 y carotenos. En cuanto a los minerales, podemos citar el potasio, el fósforo, el calcio, el magnesio o el sodio, entre otros.

  • Los arándanos. Esta fruta goza de gran consideración en EE.UU. tras granjearse fama de superalimento. Así, los estadounidenses cultivan arándanos en los estados de Florida, Georgia, Carolina del Norte, Nueva Jersey y también en la zona del Pacífico Noroeste. En España también está creciendo su consumo y, por ende, las zonas de cultivo, algunas de ellas localizadas en Asturias o Cantabria.

  • Las nueces. Otro alimento que quiere poner en boga esta experta son las nueces. De ellas ensalza cualidades como los aceites, los polifenoles, las proteínas y la vitamina E. Este fruto seco es un dechado de virtudes a la luz de los resultados de numerosos estudios. En concreto, podemos hacer eco de una revisión de 26 ensayos clínicos de la Universidad de Harvard que asegura que las dietas enriquecidas con nueces podrían ayudar a reducir de manera significativa el colesterol. Otra investigación revela que puede disminuir los factores de riesgo del cáncer de colon. Lo cierto es que es tal el volumen de estudios que avalan sus beneficios que nos resulta imposible consignar todos en este artículo.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

  • El yogur. Según explica Fung, los yogures nos aportan probióticos, unas “bacterias saludables que ayudan a que los intestinos funcionen correctamente y contribuyen a una mejor salud general”. Asimismo, nos proporcionan calcio, magnesio, vitamina B12 y algunos ácidos grasos clave que el cuerpo necesita para mantenerse saludable. El problema es cuando optamos por la versión endulzada del yogur. Para ello, la experta proporciona algunos trucos: “Podemos agregar algunos arándanos para darle más dulzura o nueces para hacer algo crujiente”. De esta manera, y en un solo bocado, nos estaremos beneficiando de tres de los alimentos estrella.

Ningún producto es imprescindible

Somos conscientes de que quizás muchos discrepen de esta lista. Por eso, en Alimente hemos querido consultar a una nutricionista para que nos contara qué opinión le merecían estos cinco alimentos que tanto ensalza Fung. En concreto, hemos hablado con la divulgadora en nutrición Sara Garcés, quien parece no coincidir con este top de alimentos: “No soy partidaria de dar demasiada importancia a algunos productos en concreto porque nada es imprescindible en la dieta. Por lo tanto, todo lo que indican puede ser sustituido por otros alimentos de la misma calidad nutricional”.

El salmón destaca por sus proteínas y sus ácidos grasos omega 3, que tan bien sientan a nuestro corazón

Lo cierto es que Garcés echa en falta una cierta consideración a los veganos, entre los que se incluye. “No me parece acertado afirmar que esos alimentos no deben de faltar en la dieta porque las personas vegetarianas y veganas, por ejemplo, no tomamos pescado ni lácteos y estamos totalmente sanas, ya que sus nutrientes podemos obtenerlos de otros vegetales”.

En cuanto al calcio, también expone sus dudas al respecto ya que los lácteos, explica, son un grupo de "alimentos totalmente opcional", ya que se puede obtener de "otros productos de origen vegetal como el kale, las almendras, el brócoli, la coliflor, el tofu o las bebidas enriquecidas". Garcés tampoco entiende esa predilección por una fruta en particular, como es el arándano, que no es ni mejor ni peor que otras, sino una más entre muchas; cuyo precio, para colmo, es bastante caro. “Con el salmón pasa igual, cualquier pescado azul es supersaludable y los nutrientes del pescado también los podemos obtener de las nueces, el aguacate, el aceite de oliva…”, concluye Garcés.