La jalea real siempre ha estado relacionada con uno de sus parientes más cercanos, la miel, poseedora de increíbles propiedades nutricionales. Unas cualidades que este derivado también comparte y que, para muchos, resultan desconocidas. No obstante, cualquiera que conozca su proceso de elaboración intuye los beneficios que puede aportar a nuestro organismo. Y es que la jalea real es una sustancia que segregan las abejas jóvenes a través de una glándula situada en la cabeza del propio insecto. Este líquido de color amarillo sirve para alimentar a la abeja reina y a las larvas obreras durante sus primeros días de vida.

“Para que os hagáis una idea del poder nutritivo de este alimento, una larva obrera multiplica su peso por mil y pueden llegar a vivir hasta 45 días, en cambio las abejas reina que se alimentan exclusivamente de jalea real alargan su vida hasta 5 años en los que cuentan con gran energía y vitalidad para seguir reproduciéndose”, añaden desde La Mielería, un portal relacionado con el mundo de la apicultura y la miel artesanal. Por estos y otros muchos motivos, la jalea real se convierte en el producto estrella durante los cambios estacionales, pero sobre todo en los meses más fríos del invierno.

¿De qué está compuesta?

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Se sabe que la jalea real está compuesta en un 60% de agua, uno de los motivos principales por los que es tan saludable. El resto de su estructura, un 40%, corresponde a los azúcares -especialmente glucosa y fructosa-, las proteínas y la grasa. Sin embargo, el protagonismo recae sobre las vitaminas B1 y B5, esta última en gran cantidad. Además, incluye antibióticos naturales, albúminas y aminoácidos como la arginina, la serina o la glicina. Sin olvidar los minerales como, por ejemplo, el hierro, el calcio, el manganeso y el potasio. Esta combinación de nutrientes ha convertido a la jalea real en un alimento con efectos terapéuticos, motivo por el que en la antigüedad era considerado un producto raro y extremadamente costoso.

En cuanto a su consumo, la jalea real suele encontrarse fresca o liofilizada. Aunque si el motivo de su ingesta es aprovechar todos sus beneficios, “se recomienda encarecidamente, para un mejor efecto, tomar una dosis de jalea real por la mañana en ayunas, a razón de un gramo al día. La dosis puede aumentarse en caso de gran fatiga, pero recuerda que no hay que abusar de ella y que no es en ningún caso un producto milagroso”, aconsejan desde el portal especializado Ecocolmena. ¿Qué otras propiedades disfruta la jalea real?

Propiedades curativas de la jalea real

Foto: iStock.
Foto: iStock.

  • Uno de los efectos más llamativos de la jalea real es que aumenta el apetito. Además, en casos de desnutrición severa, su gran cantidad de nutrientes actúa de refuerzo ante las posibles carencias.
  • Aporta la energía necesaria para afrontar la jornada y reduce la sensación de fatiga. Algunos estudios también han demostrado que incrementa la resistencia física y mental, e incluso mejora el rendimiento sexual. “La jalea real podría tener la capacidad de mejorar los procesos de oxigenación del cerebro, lo que lleva a que las personas tengan más vitalidad. Además, tiene altos contenidos de acetilcolina, un compuesto que permite transmitir los impulsos nerviosos a través de las terminaciones nerviosas”, añaden desde el portal médico Cuídate Plus.
  • Su influencia en el sistema nervioso también podría mejorar los síntomas de la depresión, la esclerosis múltiple o el alzhéimer, entre otras dolencias de importancia.
  • El ácido 10-hidroxidecenoico (HDC) que incluye en su composición es muy valioso por su acción antibiótica que previene las infecciones. El selenio, el calcio y el cobre que también forman parte de su estructura son necesarios para fortalecer el sistema inmunitario.

Se recomienda tomar una dosis de jalea real por la mañana en ayunas, a razón de un gramo al día

  • Un equipo de investigación del Fukuoka College of Health Sciences de Japón determinó en 2006 que la jalea real tiene el poder suficiente para prevenir la osteoporosis de origen hormonal, es decir, la causada por la menopausia.
  • Tal y como hemos visto anteriormente, el objetivo de la jalea real dentro de la colmena es conseguir que la abeja reina viva 20 veces más que las obreras y los zánganos. Por lo tanto, numerosos científicos han descubierto que uno de sus componentes potencia la expresión de la telomerasa -conocida también como la enzima de la inmortalidad-, potenciando así la longevidad de la abeja reina, algo que podría afectar también al ser humano.
  • En 1956, un experimento con 134 pacientes geriátricos demostró que la jalea real podía reducir la fatiga intelectual, la ansiedad e incluso los vértigos; además de mejorar el estado de ánimo. Todo ello gracias al ácido patogénico o vitamina B5 y el triptófano, esencial para la producción de melatonina, la hormona de la felicidad.
  • “Se considera que las personas que toman regularmente jalea real podrían tener una piel más saludable e hidratada. Su ingesta mejora la elasticidad de la piel y por tanto puede retrasar el envejecimiento”, concluyen desde Cuídate Plus.