Hipócrates, el famoso médico de la Antigua Grecia, tenía una máxima: "Que la comida sea tu alimento y el alimento, tu medicina". Esta afirmación dio en la diana, pues el tiempo no hace más que afirmar lo que él quizás tan solo intuía. Así, hoy sabemos que ciertos alimentos suponen todo un pasaporte a la longevidad o, por lo menos, a una vida más saludable si los incorporamos a nuestra dieta, pues rebosan antioxidantes. Por lo tanto, constituyen todo un regalo de la naturaleza que conviene aprovechar. A esto hay que añadir su increíble sabor e incluso la adicción que algunos provocan en el individuo. Por cierto, ya adelantamos que ninguno de ellos forma parte de los famosos superalimentos.

Tomate

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ese rico tomate con el que apuntalamos nuestros gazpachos veraniegos supone un gran aliado para la salud, pues es rico en licopeno, vitamina C y vitamina A. Por cierto, mucho mejor si lo tomamos frito pues, según una investigación realizada por expertos de la Universitat Politécnica de Valencia, "con el proceso de cocción logramos que se liberen muchas sustancias bioactivas y el organismo es capaz, así mismo, de absorberlas mucho mejor”, argumenta Ana Belén Heredia Gutiérrez, una de las autoras de este interesante estudio.

Brócoli

Según nos explican en la web Más Brócoli, “su alto poder antioxidante se debe principalmente a los betacarotenos, isocianatos y la vitamina C. Todos ellos son antioxidantes que nos protegen frente a los radicales libres, causantes de los procesos de envejecimiento”. Respecto a la vitamina C, esta hortaliza anda bien surtida, puesto que una ración de 200 gramos contiene más de tres veces las recomendaciones diarias de dicho nutriente. Para rematar semejante ágape de antioxidantes podemos citar la luteína, un antioxidante esencial para la salud de los ojos y que, además, aporta una gran cantidad de glucosinolatos.

Chocolate negro

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El cacao se extrae de una planta muy rica en polifenoles y, según diversas investigaciones, tiene beneficios muy dispares para nuestra salud. Así, nos protege del desarrollo de enfermedades crónicas como las cardiovasculares o la diabetes, e incluso puede ayudar a revertir las pérdidas de memoria vinculadas a la edad, tal y como decubrió un estudio publicado en la prestigiosa revista 'Nature Neuroscience' en 2014. Eso sí, conviene que nos decantemos por la versión más pura del producto, es decir, con un 70% de cacao en adelante.

Aceite de oliva virgen

Nuestro querido aceite de oliva no podía faltar en esta lista de alimentos recomendados. Aunque casi todos nos sabemos la lección, nunca viene mal recordarlo. Por lo tanto, conviene hacer un repaso de las excelencias de este aceite reconocido por su composición en ácidos grasos monoinsaturados como el ácido oleico, la vitamina E y los polifenoles, estos últimos con comprobadas propiedades antioxidantes. En definitiva, nos hallamos ante un producto que nos protege frente a problemas cardiovasculares y que tiene la capacidad de disminuir el colesterol malo (LDL) al tiempo que incrementa el bueno (HDL).

El ajo

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Estamos ante otro 'must' de nuestra laureada dieta mediterránea. Ya sea el ajo blanco, el rojo o el negro, ¿hay razones para que no lo sustituyamos por el superalimento del momento? Muchas. En el caso del ajo negro, que introdujo con gran éxito el chef español Ferran Adrià tras quedar embelesado con su sabor en un restaurante de Osaka (Japón), nos hallamos ante una fuente rica en antioxidantes naturales, mejora el sistema inmunológico y resulta muy energético. A esto se suman sus cualidades antisépticas, antibióticas, diuréticas, digestivas y expectorantes.

Las uvas

Este alimento, que empieza a abundar en las fruterías con sus diversas variedades, es una fuente de resveratrol que destaca por sus propiedades preventivas en materia de enfermedades cardiovasculares y anticancerígenas. Además, en ellas se concentran flavonoides y taninos, que actúan como potentes antioxidantes.

La granada

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Una fruta cuya temporada concluye en noviembre y que se cultiva en abundancia en la zona de Alicante y Murcia. Si nos lanzamos a por ella, gozaremos de su gran poder antioxidante, además de los componentes que pueden ayudar a prevenir el cáncer de próstata y el alzhéimer. Así, esta fruta nos proporciona vitamina C y B2 y minerales como el potasio, el manganeso, el hierro y el calcio, al igual que betacarotenos y potasio.

Los frutos secos

España es una gran consumidora de frutos secos, pero si hemos de centrarnos en uno, quizás el protagonismo debería recaer sobre las nueces. No en vano, según se desprende de un estudio elaborado por la Universidad de Scranton, en Pensilvania (EEUU), este fruto es oro para nuestra salud: “Las nueces se encuentran por encima de cacahuetes, almendras, pistachos y otros frutos secos. Un puñado de nueces contiene casi el doble de antioxidantes que la misma cantidad del resto de frutos secos, pero, por desgracia, la gente no come muchas nueces”, explican.