Hasta un niño de corta edad sabría decirnos qué tipo de alimentos pueden causarnos caries. Efectivamente, los azucarados. Aunque es posible que haga caso omiso y coma dulces hasta hartarse si bajamos la guardia. En cambio, cuesta más toparnos con un adulto que sepa responder cuáles son las comidas cuya ingesta puede prevenir la aparición de esta molesta enfermedad multifactorial. “¿Existen?”, preguntarían algunos con perplejidad. ¿Y si os dijéramos que el chocolate puede ayudarnos a mantener los dientes en perfecto estado? Eso sí que no os lo esperábais, pero hay muchos más. De hecho, si introducimos en la dieta los alimentos que estamos a punto de desvelar, quizás os libréis de acudir al dentista por culpa de una dolorosa caries. Es probable que algunos ya formen parte de vuestra despensa y sean los responsables de que vuestra sonrisa sea un fortín para las bacterias.

¿Pasta de dientes con chocolate?

A estas alturas, seguramente, el hecho de que el chocolate sea un alimento que previene las caries deje a más de uno patidifuso y bastante contento con la noticia. Tanto es así que incluso se está comercializando una pasta dentífrica -Theodent- elaborada a partir de cacao y de precio bastante prohibitivo, pues un tubo cuesta alrededor de los 100 dólares. En concreto, investigadores de la Universidad de Tulane en Nueva Orleans (Estados Unidos) han descubierto que el cacao contiene una sustancia llamada teobromina que es más efectiva en la protección contra la caries que el tradicional fluoruro que tantos detractores tiene.

La teobromina, sustancia que contiene el cacao, protege más frente a la caries que el fluoruro

Por supuesto, conviene decantarse por los de mayor pureza, es decir, aquellos que contengan más del 70% o el 80% de cacao. De lo contrario, nos exponemos a una mayor cantidad de azúcar en la mezcla. Según explican en la web de Clínica Dulmen, el cacao posee un alto porcentaje de teobromina, "una sustancia que puede reemplazar al flúor dentro de la pasta de dientes mejorando problemas como la sensibilidad dental. Además, hay que recalcar que los principales beneficios son que la teobromina produce mucho calcio, que siempre beneficia a los huesos; además de hierro, siempre positivo para el riego sanguíneo; y potasio, que es el principal agente contra la sensibilidad".

De hecho, podemos incluso preparar nuestra propia pasta dentífrica en casa. De esta manera, no solo combatiremos las caries, sino que beneficiaremos nuestra boca y dientes con los taninos, polifenoles, flavonoides -característicos del cacao- y la ya citada teobromina, que endurece el esmalte.

Foto: iStock.
Foto: iStock.


Ingredientes:

  • 2 cucharadas de cacao en polvo

  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio

  • 4 cucharadas de aceite de coco

  • 6 gotas de aceite de naranja, menta o hierbabuena

Mezclamos todos los ingredientes hasta obtener una masa homogénea y lo guardamos en un tarro de vidrio. En cuanto al uso, podemos emplearlo de la misma manera que un dentífrico convencional.

Del árbol a la boca

La manzana es otro de los impepinables de una dieta anticaries. Aunque es difícil que no estuviérais al tanto de sus beneficios bucodentales, abordamos brevemente las cualidades de esta fruta. Así, el hecho de masticar manzanas se convierte en un improvisado “cepillo de dientes natural”, ya que su textura y consistencia ayudan a la autoclisis -autolimpieza de la boca- y estimulan las encías, explica Adrián Santos, odontólogo general, endodoncista e implantólogo, en su blog 'El gabinete dental'. Tampoco podemos perder de vista dos vegetales como el apio y la zanahoria, con una importante acción bactericida. Si además decidís optar por un endulzante como el xilitol, también llamado azúcar de abedul, ayudaréis a mantener el pH de la boca neutro. Así se impide el daño al esmalte y la proliferación de bacterias.

El poder del queso

Al cacao y las manzanas se suman los quesos curados, uno de esos alimentos con propiedades anticaries insospechadas. Un estudio publicado en 2013 en la revista ‘Academy of General Dentistry’ demostró que este tipo de productos lácteos eleva el pH de la boca por encima de 5,5. Este dato es importante porque por debajo de estos umbrales existen mayores riesgos de acabar desarrollando una caries dental. Pero estos beneficios únicamente los observamos en el queso, no con la leche o el yogur. Tampoco podemos pasar por alto el hecho de que el queso aumenta la salivación más que otros alimentos y que, además, la acción de sus componentes los protege de los ácidos.

Agua del grifo para prevenir la caries

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Y por último, hallamos un económico aliado como el agua, que puede ayudarnos a mantener las caries bien lejos. Sin embargo, no vale cualquiera, únicamente la del grifo. En este sentido, en el Congreso Odontológico Mundial celebrado en 2018 en Montreal (Canadá) se achacó el repunte de caries en niños a un mayor consumo de agua embotellada, donde el flúor no está presente. Cabe recordar que existe la norma de añadir flúor en aguas de consumo público españolas, una técnica que se emplea desde hace 60 años en Estados Unidos y que posteriormente llegó a nuestro país.

Según explican en la web de Delta Dental, "el flúor, un mineral natural, previene la formación de caries y este penetra en el esmalte de los dientes, sobre todo durante su crecimiento y ayuda a que toda la estructura dental sea más resistente a la caries". Pero el mercado de venta de agua embotellada no pierde fuelle. Tanto es así que la Asociación Dental Americana asegura que, en el caso de que bebamos esta clase de agua, es posible que nos estemos perdiendo los beneficios del flúor y su efecto preventivo contra la caries.