Las golosinas son uno de los dulces que más apasionan a los pequeños de la casa e incluso a algunos adultos. Sin embargo, también forman parte de ese grupo de alimentos que perjudican la salud de aquellos que los consumen. El exceso de azúcares y grasas de su composición, unido a la gran cantidad de calorías que aportan y el efecto cariogénico que siempre les acompaña -es decir, fomentan la aparición de caries-, lo convierten en un producto que es mejor evitar. La tartrazina, un colorante artificial que procede del alquitrán; la goma laca, responsable de aportar un aspecto más apetitoso; o los gelificantes, muchos de los cuales provienen de pieles de animales y cartílagos, son otros de los ingredientes de dudosa calidad de este bocado.

Por estos y otros muchos motivos, los expertos en salud y nutrición recomiendan sustituir las golosinas por otros tentempiés más beneficiosos para el organismo como la fruta fresca, los cereales integrales o los frutos secos. No obstante, también existe la alternativa de elaborar nuestra propia remesa de chucherías 100% naturales -pues nosotros controlamos todos los ingredientes- y sin colorantes, almidón, edulcorantes o conservantes. ¡Manos a la obra!

Gominolas de frutas

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes:

  • 8 g de agar agar en polvo
  • 200 g de agua
  • 250 g de zumo de fruta natural
  • 100 g de azúcar

Comenzamos disolviendo el agar agar. Para ello, hervimos el agua y cuando esta llegue a su punto de ebullición añadimos el citado producto, que debe cocinarse durante dos minutos sin dejar de remover. En otro cazo, ponemos el zumo de frutas y el azúcar con el agar agar ya disuelto. En el momento en el que empiece a hervir, lo dejamos al fuego durante 4 minutos, mientras removemos constantemente. Por último, vertemos la mezcla en unos moldes pequeños y esperamos a que se enfríen antes de su consumo.

Cáscaras de naranja confitadas

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes:

  • 2 kg de naranjas
  • La misma cantidad que el peso de las cortezas en agua y azúcar

Limpiamos muy bien las naranjas y cortamos la parte de arriba y la de abajo. A continuación, hacemos cuatro cortes a lo largo de la cáscara y la despegamos -con la parte blanca incluida-. Metemos las cortezas en una cazuela cubiertas de agua y las hervimos durante 5 minutos para blanquearlas. Una vez finalizado dicho proceso, las escurrimos y cambiamos el agua. Repetimos ambos pasos, al menos, 3 veces más. Después, cortamos las cortezas en tiras muy finas y las pesamos para saber la cantidad de azúcar que hay que utilizar.

Para hacer el sirope, calentamos el agua y el azúcar, y cuando comience a hervir añadimos las cortezas. Dejamos que cuezan durante 5 minutos, apagamos el fuego y dejamos que se enfríen durante una hora, aproximadamente. Volvemos a poner la cazuela en el fuego y contamos otros 5 minutos desde que comienza a hervir. Hacemos lo mismo que la primera vez otras 4 veces. En la quinta y última, las cortezas comienzan a ponerse traslúcidas, por lo que bajamos el fuego y dejamos que se confiten a baja temperatura hasta que estén transparentes. Finalmente, las dejamos secar sobre una rejilla 24 horas.

Piruletas de fruta y chocolate negro

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes:

  • Chocolate negro (tipo fondant)
  • Fruta fresca (a nuestra elección)
  • Virutas de colores
  • Palitos de madera

Pelamos la fruta y la cortamos en trozos del tamaño que queramos para las piruletas. Pinchamos cada porción con un palo de madera -similar a los que se utilizan para las brochetas-. A continuación, fundimos el chocolate y mojamos cada piruleta de fruta en el mismo, para después adornarlas con las virutas de colores. Por último, es muy importante que metamos el dulce en el frigorífico, de esta forma el chocolate se endurecerá y tendrá la consistencia adecuada para su consumo.

Nubes de azúcar

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes:

  • 13 g de gelatina neutra en polvo
  • 110 g de azúcar
  • 15 g de fructosa
  • 175 g de agua
  • 1 cucharadita de vainilla
  • Sal
  • Azúcar glass

Ponemos en una cazuela la mitad del agua y añadimos el azúcar, la fructosa y la vainilla. Dejamos que se cocinen a fuego lento hasta formar el almíbar. En otro recipiente, colocamos la gelatina en polvo y vertemos el resto del agua, la sal y, en el caso de que queramos que tengan color, unas gotas de colorante alimentario. A continuación, incorporamos el almíbar caliente sobre la mezcla y batimos hasta conseguir una consistencia parecida a la del merengue. Por otro lado, espolvoreamos una fuente con azúcar glas y echamos la masa dentro. Dejamos que repose varias horas, desmoldamos y cortamos al gusto. Para finalizar, rebozamos las piezas en el azúcar glas.

Cristales de caramelo

Ingredientes:

  • Caramelos básicos de varios colores y sabores

Ponemos los caramelos entre dos papeles de horno y sobre una bandeja especial para dicho electrodoméstico. A continuación, los horneamos durante 3 o 4 minutos a una temperatura media de 210ºC. Es importante que vigilemos de vez en cuando el proceso para comprobar que se deshacen. Cuando los caramelos ya estén blandos, los sacamos del horno y los aplastamos con una cuchara hasta que queden bien transparentes. Dejamos que se enfríen para que se endurezcan. Antes de consumirlos, podemos darles un golpe para que se rompan en trocitos.