Al igual que ocurre con el ser humano, la alimentación es un factor de suma importancia para el desarrollo y la supervivencia de las mascotas. Un hábito que genera diversas opiniones sobre cuál es la mejor forma de encararlo. Son muchos los que defienden a ultranza el uso de pienso en este tipo de animales, pues se trata de un producto que asegura la correcta nutrición de los mismos. En cambio, otro gran porcentaje de la población comparte con sus mascotas las sobras de su propia comida, acostumbrándolos a una dieta que no siempre es beneficiosa para su organismo.

Muchos de los alimentos que forman parte de ella aportan múltiples propiedades a nuestra salud, un efecto contrario al que sucede en el interior de su diminuto cuerpo. El ejemplo más sonado es el del chocolate, más concretamente la teobromina que incluye en su composición y que es bastante tóxica para los perros, sobre todo los que pertenecen a razas pequeñas. Bajo esta premisa, ¿qué ingredientes saludables para el hombre resultan nocivos para las mascotas?

Cebolla

Debido a sus componentes azufrados, la cebolla previene la formación de trombos, el colesterol y el aumento de los triglicéridos. Además, posee importantes propiedades diuréticas, antioxidantes y antisépticas. Cualidades que la convierten en un alimento sumamente recomendable para el ser humano. En cambio, este vegetal también puede causar anemia hemolítica a los perros y los gatos, una afección que se produce cuando las células rojas de la sangre descienden y que es consecuencia directa de la presencia de una sustancia química conocida como tiosulfato. Aunque sea en pequeñas cantidades, la cebolla puede causar verdaderos estragos en dichas mascotas.

Limón

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Uno de los cítricos más populares de nuestra despensa es venenoso para los gatos, sobre todo por sus fuertes aceites esenciales. Basta con que el animal lama algún alimento que contenga extractos de limón para que comience a experimentar los síntomas, entre los que destacan los vómitos, la diarrea y el malestar general. Mientras los gatos sufren los riesgos de su consumo, nosotros aprovechamos sus múltiples propiedades pues el limón ayuda a prevenir y disolver las piedras que se forman en la vesícula, además de ser rico en vitamina C y potasio.

Pollo

Además del chocolate, este es uno de los peligros más conocidos. Y es que las aves de corral son una auténtica amenaza para los perros. Sin embargo, el foco del problema no reside en las toxinas que puedan contener, sino en los huesos que forman parte de su anatomía. Los huesos de pollo crudos se astillan y pueden causar problemas estomacales, asfixia u obstrucciones intestinales. Por este motivo, se recomienda cocinarlos siempre antes de su utilización. Además, “también tienen un elevado contenido de minerales y si se ingiere demasiada cantidad, pueden causar un desequilibrio”, añaden desde Purina, empresa especializada alimentación animal.

Leche de vaca

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Beber leche de vaca contribuye a la formación de masa muscular, fomenta el desarrollo de los niños, previene la diabetes y el sobrepeso, proporciona niveles de glucosa estables y facilita la absorción de calcio, lo que favorece el fortalecimiento de los músculos y los huesos. No obstante, a pesar de la creencia popular, no se trata de un alimento que beneficie demasiado a los gatos. Estamos acostumbrados a ver a estos felinos disfrutar de dicha bebida, pero lo que no sabemos es que la mayoría de gatos adultos son intolerantes a la lactosa. Afortunadamente, esto se soluciona proporcionándoles leche sin lactosa o diluida con bastante agua. Estas advertencias se extienden también a los productos o derivados lácteos.

Aguacate

Uno de los superalimentos de moda resulta de lo más perjudicial si se incluye en la dieta de nuestras mascotas. La culpa es del aporte calórico y la persina, un compuesto oleofílico con propiedades fungicidas que puede provocarles problemas gastrointestinales y dificultad respiratoria. Eso sí, “no todos los perros son alérgicos al persin y por lo general tienen que comer una cantidad sustancial de aguacate para que pueda afectarles; sin embargo, tu perro debe mantenerse alejado de estos productos tóxicos, especialmente si es de raza pequeña”, alertan desde el portal Adiestramiento Canino. En el caso de los gatos, es mejor que adquieran el aporte calórico correspondiente a través de otros productos como el aceite de salmón.

Tomate

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Las hojas, los tallos y los frutos del tomate son mortales para los gatos, debido a la presencia de glicoalcaloides, alfa-tomatina y dehydrotomatine en su composición. Estas sustancias tóxicas pueden provocar letargo, dolor de estómago, diarrea, vómitos o cambios en el comportamiento, incluso en algunos seres humanos. Estos síntomas también acompañan a otros alimentos beneficiosos para el hombre como la manzana, la nectarina o el albaricoque, potencialmente peligrosos para las mascotas.

Nueces

Este fruto seco es uno de los mejores aliados de nuestra salud pues reduce el colesterol, previene la aparición de enfermedades cardiovasculares y cálculos renales, favorece la eliminación de sustancias cancerígenas y constituye una valiosa fuente de omega 3 y proteínas. Sin embargo, en los perros provoca el efecto contrario. Vómitos, temblores, debilidad muscular e hipertermia son solo algunos de los síntomas que causa su consumo. Estos suelen aparecer en las primeras 12 horas y basta con la ingesta de 2 o 3 gramos. Además, estos signos aparecen también con otros frutos secos como los pistachos o las almendras. En cambio, los anacardos, las avellanas y los cacahuetes no son tan nocivos.