Hay aficionados que sienten más tanto las victorias como las derrotas de su equipo favorito. No es raro encontrar casos en los que se pierde el apetito después de un traspiés deportivo y el seguidor se va a la cama sin cenar. Ahora, un estudio demuestra los efectos secundarios de los resultados deportivos, tanto positivos como negativos.

Daniel Wann, profesor de psicología en la Murray State University, explica a la CNN que "gran parte de la identidad de los aficionados se mezcla en el equipo. Cuando lo hace bien o mal... es como si fueras uno de los competidores, por lo que sientes que sus éxitos son tuyos porque, de alguna manera, lo son".

El estudio se publicó en 2015 y se llevó a cabo con los aficionados de un equipo de hockey universitario. Dieron helados durante los partidos a los participantes, que debían decir al final cuánto les había gustado. Robin Dando, profesor que lideró la investigación, asegura que la percepción cambiaba dependiendo del resultado: “En los partidos que su equipo ganó, los sabores eran más dulces y menor amargos, al contrario que en los partidos que su equipo perdió”.

La explicación, según Dando, es que “cuando estás contento, hay más serotonina en tu sistema, un neurotransmisor muy fuertemente vinculado al estado de ánimo y al afecto”. Eso explica el hecho de que las personas que tengan un buen día encuentren un sabor mejor en los alimentos, ya que hay receptores para la serotonina en nuestras papilas gustativas.

Más listo y gastar más

El profesor Wann no reduce estos resultados al ámbito alimentario: "Las investigaciones demuestran que cuando un equipo gana, los aficionados estiman que sus habilidades cognitivas y sociales son mejores. Cuando un equipo tiene éxito, tienen una perspectiva más positiva de la vida en general".

De hecho, una investigación desarrollada en 2016 revelaba que los aficionados se veían más capaces de resolver problemas o arreglar situaciones difíciles cuando su equipo ganaba un partido: "Todo lo que se vea afectado por un estado de ánimo positivo se incrementará al ver a su equipo ganar: aumentará tu estado de ánimo y tu felicidad”, asegura Wann.

Pero incluso el resultado de un equipo puede llevar a gastar más o menos dinero en un periodo de tiempo. Otro estudio, este de 2007, demostraba que los éxitos o los fracasos de una selección nacional en un evento mundial podían estar ligados directamente a la economía, provocando más o menos gasto en el país. Esto se debería, según el profesor de psicología, a que “la gente feliz tiende a gastar más dinero”.