La padecen más de cinco millones de personas en nuestro país y de ellas, a más del 70% les supone una discapacidad grave. Son los últimos datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN) y sitúan a la migraña como la primera causa de visita al neurólogo. No en vano, la Organización Mundial de la Salud la ha catalogado como la sexta enfermedad más incapacitante a nivel global. Y ahora se sabe que el sobrepeso y el ayuno influyen negativamente en ella.

Este trastorno, que afecta en mayor medida a las mujeres que a los hombres, se caracteriza por una predisposición a desarrollar episodios de dolor de cabeza con unas características definidas, si bien no siempre es fácil de diagnosticar, ya que quienes la padecen sufren también otro tipo de cefaleas recurrentes y comparten ciertos síntomas. En general, la migraña cursa con un dolor unilateral, no pulsátil, que dura entre 4 y 72 horas, tiene una intensidad de moderada a grave y empeora al realizar actividades físicas habituales (o incluso impide realizarlas) como simplemente caminar o subir escaleras. En la migraña con aura se añaden síntomas visuales, que van desde cierta pérdida de visión a ver luces o líneas.

"El porcentaje de pacientes para los que la migraña tiene un desencadenante alimenticio es bajo"

Según datos de la SEN, más del 40% de las personas que padecen migraña están sin diagnosticar y un 50% se automedica, lo que causa que cada año el 3% de estas personas cronifica su enfermedad. Los especialistas distinguen entre migraña episódica (cuando su duración es menor a 15 días al mes) y crónica (cuando se tienen 15 o más días de cefalea al mes durante al menos tres meses); y la segunda va, lógicamente, asociada a otros problemas, como depresión o ansiedad y resulta altamente incapacitante. Por todo ello es importante acudir al médico de familia siempre que tengamos dolores de cabeza recurrentes y él nos indicará si es necesaria la visita a un especialista en neurología. Un tratamiento adecuado puede controlar el trastorno y permitir una calidad de vida más que aceptable.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Respecto a la dieta, ¿qué papel juega en la migraña? Hemos hablado con el doctor Germán Latorre, vocal del Grupo de Estudios de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología, y lo primero que nos recomienda es alejarnos de los bulos que rodean a este tema: "La mayoría de cosas que hay publicadas al respecto de dieta y migrañas son un poco 'mitológicas'. Hay bastante paja al respecto. La realidad es que hay un porcentaje pequeño de pacientes cuyas crisis de migraña tienen un desencadenante alimenticio; esto es, que al consumir un determinado alimento tienen una crisis. Esto ha hecho que algunos alimentos se hayan catapultado a la fama de la migraña, quizá injustamente, porque si uno mira los estudios que hay, el porcentaje real de pacientes a los que les sucede esto es muy bajo, ronda el 5%".

Hay numerosos factores desencadenantes de las crisis de migraña. Y el alimentario es solo uno de ellos, y como indica el doctor, ni mucho menos el más frecuente; otros son los hormonales, los ambientales (como determinados olores, cambios atmosféricos y estímulos visuales), la falta de sueño, el estrés o la toma de ciertos medicamentos. No se puede actuar sobre todos ellos de la misma manera, pero parece sensato cambiar ciertos hábitos para evitar en la medida de lo posible las crisis.

Evitar el ayuno y el exceso de peso corporal

En el tema de la alimentación, los especialistas recomiendan seguir una rutina de comidas y no saltarse ninguna. Así, desde la American Migraine Foundation apuntan que dejar pasar mucho tiempo entre una comida y otra puede provocar migraña o hacer que si ya se tiene, los dolores sean más intensos. Y aconsejan que los pacientes con este trastorno coman en pequeñas cantidades y de forma frecuente a lo largo del día.

A partir de ahí, como indica el doctor Latorre, "para mí el aspecto más importante respecto a la nutrición en la migraña es el tema del sobrepeso. Los pacientes con migraña si tienen exceso de peso corporal deberían intentar corregirlo, porque se ha visto que es un factor muy poderoso en la cronificación de la migraña".

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Las recomendaciones del especialista son muy claras: "A un paciente con migraña le recomiendo que haga una dieta variada y equilibrada, basada en productos frescos, de corte mediterráneo, con un aumento del consumo de frutas y verduras frescas y de pescado azul, y una redución del consumo de carne". Y como señalábamos, "que sea ordenado con las comidas. Hay un porcentaje elevado de pacientes que como un desencadenante de sus migrañas preceden los periodos de ayuno. El consejo es hacer las comidas con horarios ordenados".

¿Qué hay de cierto entonces en los alimentos que siempre hemos oído que podían provocar migrañas? En algunos casos tiene algo de sentido y en otros nada. Los repasamos con el doctor. El primero de ellos es el café: "La cafeína es un analgésico, consumido en cantidades pequeñas puede ayudar a controlar la migraña o el dolor en general, pero en cantidades elevadas puede ayudar a cronificar la migraña. El consejo es moderar el consumo de esta sustancia. No se la prohibiría a un paciente, pero sí le pediría que la modere, porque además la cafeína también puede afectar al sueño, que a su vez puede desencadenar la migraña".

Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Y respecto al alcohol? Aquí sí tiene sentido evitarlo. Según señala el especialista, "el alcohol es el factor nutricional (lo llamaremos así, ya que no es exactamente un alimento) desencadenante más claramente relacionado con las migrañas, y dentro de este grupo parece que el vino tinto es el más asociado en la mayor parte de pacientes. Como recomendación, habría que tratar de evitar el consumo de alcohol, cosa que también sirve para la población general".

"No es que el chocolate cause dolor de cabeza, sino que el dolor de cabeza provoca ganas de comer chocolate"

La fama de que el chocolate provoca migraña sí es totalmente infundada. ¿A qué se debe entonces? El doctor Latorre nos da la clave: "Con este tema hubo un estudio que de forma elegante demostró que no es que comas chocolate y te aparezca la migraña, sino que la avidez por consumir chocolate es un síntoma premonitorio de la crisis de migraña. Es una causalidad inversa. La gente come chocolate y le duele la cabeza, pero no porque el chocolate provoque dolor de cabeza, sino porque el dolor de cabeza provoca ganas de comer chocolate. Algunos pacientes tienen síntomas premonitorios. Tienen somnolencia o irritabilidad, y uno de esos síntomas premonitorios antes de la migraña es la avidez por consumir alimentos calóricos, como es el chocolate".

No hay listas de 'alimentos prohibidos'

Atrás han quedado los tiempos en los que, como señala el especialista, los médicos tenían en los ordenadores de sus consultas listados con 'alimentos prohibidos en la migraña' que imprimían para sus pacientes. "Hay estudios que han evidenciado que eso no tiene sentido. Se habla mucho de la histamina, una sustancia bastante ubicua en el cuerpo, que liberan sobre todo unas células que se llaman mastocitos y tienen que ver con procesos inflamatorios. En la crisis de migraña sabemos que hay una liberación de histamina, pero parece un factor residual, no es un neurotransmisor de los más importantes en la migraña, tiene una repercusión pequeña. Y la relación entre el consumo de alimentos ricos en histamina y migraña es bastante controvertida. Mi experiencia personal con los pacientes es que la respuesta terapéutica en este tema es cero".

Si bien hay pocos estudios sobre intervenciones dietéticas específicas en migraña, como señala el doctor Latorre, "los que existen apuntan a que tener una educación en cuanto a hábitos nutricionales correctos (evitar el consumo excesivo de carbohidratos, sustituir proteínas animales por proteínas vegetales...) ayuda al control de la migraña". Dieta sana, nada de alcohol, cafeína la justa, actividad física, descanso adecuado... Y tratamiento médico personalizado. Las mejores armas para combatir este problema de salud tan incapacitante y tan común en nuestra sociedad.