Masticar bien protege tus dientes y evita el síndrome metabólico
  1. Bienestar
Así hay que comer

Masticar bien protege tus dientes y evita el síndrome metabólico

Un nuevo estudio realizado en Japón muestra que una dentadura débil afecta negativamente a la selección de los alimentos. Y ofrece más descubrimientos sorprendentes...

placeholder Foto: Alimentación y salud bucodental. (iStock)
Alimentación y salud bucodental. (iStock)

Siempre hemos oído que es importantísimo cuidar nuestra boca, porque al hacerlo estamos beneficiando también nuestra salud general. Y así es. El estudio más reciente al respecto acaba de realizarse en la Facultad de Odontología de la Universidad Aichi Gakuin, en Japón, y se ha publicado en 'Journal of Epidemiology'. Los investigadores han puesto el foco en la población de mayor edad, más de 2.700 personas de entre 75 y 80 años, y han analizado la relación existente entre salud dental, estilo de vida y síndrome metabólico (conjunto de factores que contribuyen a padecer enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2).

Entre sus conclusiones, una muy sorprendente y que todos podemos aplicarnos desde ya: en las personas de ambos sexos que participaron, el síndrome metabólico va unido en mucha mayor medida a aquellas que comen de forma rápida, respecto a los que se toman su tiempo para masticar. Además, los participantes que utilizan productos de higiene oral 'secundarios', como seda dental o cepillos interdentales, tenían un riesgo mucho menor de síndrome metabólico que los que no lo utilizaban.

Las personas con una dentadura dañada reducen el consumo de frutas y verduras y toman más carbohidratos

Más datos interesantes: los científicos japoneses han comprobado que una dentadura débil o dañada, al disminuir lógicamente la capacidad de masticar correctamente, afecta a la selección de los alimentos. Y lo hace de forma negativa. Así, estas personas consumen en mayor medida carbohidratos y reducen la ingesta de proteínas, frutas y verduras, teniendo carencia de vitaminas C, E y B6. Como conclusión, los expertos alertan sobre la necesidad de cuidar nuestros dientes y encías, ya que al hacerlo estamos contribuyendo a prevenir el síndrome metabólico (que se presenta principalmente en las personas con sobrepeso y obesidad).

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Otros estudios previos han relacionado también la enfermedad periodontal con el síndrome metabólico, el último de ellos también se realizó en Japón, en la Facultad de Deontología de la Universidad de Kyushu y que publicó 'Journal of Dental Research'. En este caso el estudio se hizo sobre 584 mujeres de mediana edad y se analizaron cinco componentes del síndrome metabólico (grasa abdominal, nivel de triglicéridos, colesterol, presión sanguínea y niveles de glucosa). El resultado indicó que existe una relación directa entre ambos problemas y el consejo de los expertos fue que las personas con indicadores de síndrome metabólico deberían someterse, incluso con mayor motivo que el resto, a un examen periodontal regular y riguroso.

La dieta como aliada de los dientes

¿Cómo podemos proteger nuestros dientes y encías? Como indica la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), tanto la caries como las enfermedades periodontales son prevenibles; y aun así, una de cada tres personas presenta caries y el 10% de la población global tiene periodontitis avanzada. La higiene bucal es la primera medida a seguir para evitar estos trastornos: hay que cepillar los dientes a diario tras cada comida durante tres minutos, utilizar seda dental y si los espacios son amplios, cepillos interdentales.

Aparte de estos consejos, nuestra alimentación también puede hacer mucho por nuestra salud bucal a modo preventivo. Así, el departamento de Medicina Dental de la Universidad de Palermo, en Italia, ha realizado un amplio trabajo, publicado en 'Journal of Biomedicine and Biotechnology', en el que, tras analizar distintos estudios al respecto, revela cómo una dieta inadecuada se asocia directamente con un mayor riesgo de sufrir enfermedades orales.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

El ejemplo más claro es la caries, cuyo desarrollo requiere la presencia, entre otros componentes, de azúcares. Este equipo de especialistas, con el doctor Giuseppe Alessandro Scardina a la cabeza, ofrece los siguientes consejos para prevenir su aparición:

  • Aumentar el consumo de fibra, ya que contribuye a disminuir la absorción de azúcares contenidos en otros alimentos.
  • Reducir la ingesta de todo tipo de azúcares (cuanto menos cantidad de azúcar, menos probabilidad de tener caries). Ojo con los zumos envasados y las bebidas carbonatadas y empecemos, si no lo hacemos ya, a mirar detenidamente las etiquetas de este tipo de productos.
  • Tomar un buen aporte de lácteos. Está comprobado que el calcio, el fósforo y la caseína contenida en la leche de vaca inhibe el desarrollo de la caries.
  • Tener en cuenta que el té negro aumenta la concentración de flúor en la placa dental y reduce la cariogenicidad de una dieta rica en azúcares.
  • Optar siempre que sea posible por los cereales integrales, que además de ser más saludables que los refinados, requieren una mayor masticación y estimulan la secreción salivar. Otros alimentos que también tienen este último efecto son los quesos curados y los frutos secos.

Un apunte más, este respecto a la periodontitis (enfermedad inflamatoria de las encías que si no se trata, puede llevar a la pérdida de piezas dentales). Una dieta rica en ácidos grasos omega 3 se asocia a una menor prevalencia de este problema. Así lo asegura un trabajo de un equipo de doctores de la Universidad de Harvard, publicado en 'Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics', tras analizar sus efectos en más de 9.000 adultos durante cinco años. Ya que se han probado los beneficios de estas grasas saludables para evitar otras patologías inflamatorias, los científicos pensaron que podría suceder lo mismo con la periodontitis. Y así resultó ser. Encontramos omega 3 fundamentalmente en el pescado azul, pero también en las semillas de chía y de lino, en los aguacates y en las nueces.

Obesidad Alimentos
El redactor recomienda