El dolor en el costado derecho es uno de los síntomas más habituales, ya que puede ser consecuencia de multitud de causas diferentes. En la mayoría de ocasiones, no se trata de un problema de gravedad como, por ejemplo, un traumatismo en la caja torácica o las costillas, que provoca un dolor muy intenso. Afortunadamente, aunque la resolución del mismo suele ser un poco lenta, no supone ningún otro inconveniente y termina por desaparecer sin dejar secuelas a su paso. Sin embargo, este no es el único motivo por el que podemos sufrir dicha sintomatología. ¿Qué otras causas pueden estar detrás?

Apendicitis

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Este es uno de los males más vinculados al dolor en el costado derecho, que consiste en la inflamación del apéndice, una bolsa que conecta el colon y el lado inferior derecho del abdomen. No obstante, para poder identificarlo, también suele ir acompañado de otras molestias como dolor de barriga en esa zona del cuerpo -que suele comenzar alrededor del ombligo o en la boca del estómago, razón por la que al principio puede confundirse con un clásico dolor de estómago-, que a lo largo del día suele transformarse en una punzada más continua e intensa.

Otros signos propios del apendicitis son la incapacidad para caminar erguido, pues el daño puede variar según la inclinación del vientre; pérdida de apetito, hinchazón abdominal o fiebre leve que puede empeorar a medida que avanza la enfermedad. Si os percatáis de la aparición de dichos síntomas, no dudéis en acudir al médico más cercano, pues requiere atención inmediata.

Estreñimiento

Esta es una de las causas menos preocupantes, pero que también puede desencadenar un dolor intenso en el costado derecho. Como es bien sabido, el estreñimiento es una condición que se caracteriza por la dificultad para tener evacuaciones intestinales. Un bloqueo que genera dolor e hinchazón en el abdomen, defecación dolorosa y, a veces, vómitos. Afortunadamente, para aliviar este problema basta con aumentar la ingesta de líquidos -especialmente agua- y dar más protagonismo en la dieta a los alimentos ricos en fibra, ya que este nutriente está estrechamente ligado al tránsito intestinal.

Intestino irritable

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Las personas que padecen esta dolencia no solo experimentan diarrea, gases o sensación de hinchazón, también una incomodidad o dolor localizado en el abdomen, que puede ser constante o alternar con momentos de mayor tranquilidad. Al tratarse de una enfermedad que afecta directamente a los intestinos, suele aliviarse gracias a cambios en la rutina alimentaria del paciente como, por ejemplo, comer porciones pequeñas varias veces al día, masticar lentamente y evitar los alimentos que produzcan gases y flatulencias, así como aquellos que sean ricos en carbohidratos. Estos remedios, junto al acto de evacuar, pueden aliviar el dolor considerablemente, aunque debe ser un médico quien los aconseje.

Piedras en el riñón

Otra dolencia de sobra conocida por todos, que también recibe el nombre de cálculo renal y que consiste en la formación de masas sólidas, compuestas por cristales, en los riñones. Estas suelen tardar varios días o incluso semanas en crearse, por lo que el paciente no es consciente de su presencia hasta la aparición de los primeros síntomas, entre los que destaca el dolor en el costado derecho. La pelvis, los testículos o la ingle también pueden verse afectados. El color de la orina -a veces con sangre-, los vómitos, las náuseas o la fiebre también pueden aparecer como consecuencia. Aunque el cálculo puede disolverse mediante la ingesta de abundante líquido o medicación, es importante acudir a un médico para confirmar el diagnóstico.

Otras causas a tener en cuenta

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Tal y como hemos visto anteriormente, son muchos los motivos que hay detrás del dolor en el costado derecho, además de los expuestos a lo largo de este artículo. Esta lista incluye también, entre otros:

  • Neumonía

  • Problemas de vesícula

  • Inflamación del páncreas

  • Hernia abdominal

  • Quistes en los ovarios

  • Úlceras estomacales

  • Pancreatitis

  • Intoxicación alimentaria

  • Intolerancia a la lactosa

  • Enfermedad de Crohn

  • Reflujo gastroesofágico

Ante este amplio abanico de causas, es normal preguntarse: ¿cómo podemos conseguir un diagnóstico fiable y completo? Lo normal es centrarse principalmente en el tiempo que lleva el paciente con dolor, los síntomas que le acompañan y los antecedentes que han podido desencadenar dicha afección. Asimismo, el tratamiento corresponderá también al germen del problema. Por ejemplo, si se trata de un dolor relacionado con dolencias estomacales, lo más habitual es recurrir a una alimentación más ligera y al aumento de líquidos. En cambio, si el dolor en el costado derecho procede de un espasmo muscular, el reposo o el ejercicio físico serán algunos de los pasos recomendados por el doctor. De ahí la importancia de acudir a su consulta a la más mínima señal de alarma.