5 motivos por los que dejarás de tomar bebidas azucaradas
  1. Bienestar

5 motivos por los que dejarás de tomar bebidas azucaradas

¿Quién no ha disfrutado de un refresco fresquito alguna vez? Los bebemos desde la infancia y forman ya parte de los hábitos diarios de muchas personas

¿Quién no ha disfrutado de un refresco fresquito alguna vez? Los bebemos desde la infancia y forman ya parte de los hábitos diarios de muchas personas en todo el mundo; sin embargo, los estudios confirman uno tras otro la importancia de reducir su consumo al mínimo. 

Su problema radica principalmente en que contienen un alto contenido en azúcares libres, esto es, monosacáridos y disacáridos añadidos a las bebidas por los fabricantes, y que contribuyen en gran medida a aumentar la densidad energética total de nuestra dieta. Estas calorías que aportan son 'vacías', esto es, no alimentan, y su consumo se asocia casi siempre a dietas de baja calidad. 

Así, la Organización Mundial de la Salud recomienda reducir la ingesta de azúcares libres (no solo los añadidos a las bebidas, sino también a los alimentos) a menos del 10% del consumo diario de energía; y lo ideal sería no superar el 5% de ese aporte energético total. 

La Sociedad española de Nutrición Comunitaria (SENC) apunta en la misma línea, ya que la ingesta elevada de alimentos y bebidas con un gran contenido en azúcares añadidos puede favorecer el desarrollo de todo tipo de patologías, por lo que es recomendable realizar un consumo ocasional de este grupo de productos, que podrían ser sustituidos por sus equivalentes sin azúcares añadidos. 

¿Cuáles son entonces los principales riesgos para nuestra salud? ¿Qué motivos son los que nos harán dejar de lado definitivamente los refrescos azucarados? Estos son los principales, pero no los únicos...