La capsaicina de las guindillas, posible tratamiento del cáncer de pulmón
  1. Bienestar
Pica, pero cura

La capsaicina de las guindillas, posible tratamiento del cáncer de pulmón

Es una de las enfermedades que más nos preocupan, sobre todo si vivimos en una gran ciudad llena de polución. Ahora, esta molécula de los pimientos podría evitar la metástasis

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Para la Organización Mundial de la Salud, el cáncer de pulmón es uno de los más comunes y el más mortal en todo el planeta. Según los datos de esta organización internacional, en 2018 se dieron 2,09 millones de casos de cáncer de pulmón, de los cuales 1,76 millones acabaron en muerte. Esto es debido a que no es solo el tumor principal el que pone en riesgo la vida, sino también que este es capaz de expandirse a otras áreas del cuerpo, un proceso llamado metástasis. Según explica el doctor Jamie Friedman, "el cáncer de pulmón suele metastatizar al cerebro, el hígado y los huesos, lo que lo hace muy difícil de tratar". Ahora, un compuesto con el que nos encontramos a diario podría ser la solución. O al menos una ayuda.

Por supuesto, la causa más conocida de este tipo de afección es el tabaquismo, aunque los casos producidos por la polución en las ciudades aumenta año a año. Es una de las enfermedades más temidas por la población general y también una de las que más atención y recursos recibe por parte de la ciencia.

"Esperemos que algún día la capsaicina pueda ser usada para tratar diversos tipos de cáncer de pulmón"

Ahora, un grupo de investigadores de la Marshall University en Estados Unidos han descubierto que el famoso compuesto capsaicina, el responsable de proporcionar a los pimientos su sensación pungente y picante, puede formar parte de una posible cura futura. Así lo explica el doctor Jamie Friedman: "Nuestro estudio sugiere que la capsaicina puede ser una terapia nueva para combatir la metástasis del cáncer de pulmón".

Para llegar a esta conclusión, el doctor Friedman y sus colegas probaron, in vitro, los efectos que tenía la capsaicina sobre tres tipos de células metastáticas de cáncer de pulmón diferentes. ¿Los resultados? La molécula picante inhibía la capacidad de las células tumorales para invadir otras sanas adyacentes.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Por supuesto, este descubrimiento, extraordinariamente sorprendente al igual que vago (desde un punto de vista científico), llamó la atención de los investigadores. Por ello se propusieron averiguar el mecanismo por el que la susodicha inhibición de la capacidad de invasión de la célula cancerosa tenía lugar. Tras realizar una serie de experimentos posteriores, observaron que la capsaicina suprimía la metástasis al inhibir la activación de la proteína src, que, como apuntan desde la Clínica de la Universidad de Navarra, es "una familia de proteínas derivadas del protooncogén src que activan las tirosina quinasas de membrana o plasmáticas". La función de la src en la metástasis es actuar como un "señalizador de los procesos celulares como la proliferación, la diferenciación, la motilidad y la adhesión".

La relevancia de este descubrimiento para el futuro de los tratamientos de cáncer de pulmón está sobre la mesa, como explica el doctor Friedman: "Esperamos que algún día la capsaicina pueda ser usada, en combinación con otros fármacos de la quimioterapia, para tratar diversos típos de cáncer de pulmón. De todos modos, usar clínicamente la capsaicina requerirá aguantar sus incómodos efectos secundarios como la irritación gastrointestinal, los calambres abdominales y la sensación de ardor pungente".

Para lograr su objetivo, los investigadores están buscando moléculas análogas (que cumplan la misma función, aún siendo químicamente diferentes) a la capsaicina que no presenten ese efecto doloroso.

Enfermedades