Al fin: pruebas de que para una colonoscopia es mejor anestesiar que sedar
  1. Bienestar
anestesia Vs. sedación

Al fin: pruebas de que para una colonoscopia es mejor anestesiar que sedar

Todos tenemos un miedo lógico y normal a sentir dolor. Esto último es inevitable en multitud de procedimientos médicos diseñados para mantenernos sanos. Pero, a veces, lo mejor es no sufrir en absoluto

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Según la Sociedad Española de Oncología Médica, el cáncer de colon será en este año 2019 el que más nuevos casos presentará. Nada más y nada menos que 44.937 nuevos pacientes se esperan. Además, es uno de los más peligrosos, pues es asintomático hasta que está avanzado y su proximidad al torrente sanguíneo solo facilita su expansión. Es por esto que, junto al de mama y al de próstata, se realicen pruebas diagnósticas con ausencia de síntomas para detectar a tiempo la aparición del cáncer de colon. La más común de ellas es la colonoscopia, que consiste en indroducir un tubo (que en su extremo tiene una cámara) por el recto para que recorra el intestino grueso (colon) y permita a los médicos examinar el estado de las paredes intestinales y, en el caso de ser necesario, eliminar pólipos y sobrecrecimientos que podrían, en algunos casos, tratarse de cánceres. Se recomienda, a partir de los 50 años, hacerse una colonoscopia al año y en el caso de tener antecedentes familiares (o episodios de pólipos anteriores), hacerlo a partir de los 40 años de edad.

"Se tardan 20 minutos en sedar a un paciente, pero solo 15 segundos en anestesiarlo. Más tiempo para buscar"

Pero el problema fundamental, que lo diferencia sobremanera del tacto rectal para detectar tumores en la próstata y de las mamografías, es que es extraordinariamente doloroso (y no es que las otras pruebas diagnósticas den mucho gusto). El cuerpo humano no está acostumbrado ni adaptado a la introducción de sondas que recorran los más de 150 centímetros de colon, chocando con sus paredes y en contra de los movimientos naturales que produce. Es por esto que la práctica general en lo que a colonoscopias se refiere es la sedación del paciente, al menos en España. Pero no tiene por qué ser así, en determinadas ocasiones las anestesias que se utilizan son, o de menor potencia, o su objetivo es simplemente la relajación muscular, lo que pone al paciente en riesgo de sufrir un dolor más que considerable.

Pero, hasta ahora, una de las discusiones principales que tenían tanto pacientes como facultativos giraba en torno a la calidad y fiabilidad del diagnóstico dependiendo de si aquel que fuese sometido a la prueba estaba sedado o anestesiado (con las sutiles pero importantes diferencias que hay entre sendos conceptos). Esta discusión ha quedado zanjada gracias a un estudio de Matthew L. Bechtold, Francis E. Dailey y Erica P. Turse, de la University of Missouri School of Medicine, en Estados Unidos.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El autor principal, el doctor Bechtold, explica las bases de su razonamiento: "Normalmente tienes 30 minutos para hacer una colonoscopia. Cuando sedas moderadamente a alguien gastas hasta 20 minutos de ese tiempo. En cambio, sedar a alguien con Propofol lleva solo 15 segundos. ¿Es mejor gastar el tiempo en mirar con detenimiento el colon o esperar a que se seden completamente? Es por esto por lo que creemos que la anestesia general dará mejores índices de detección de cánceres de colon".

Los investigadores llevaron a cabo su estudio basándose en los datos de las colonoscopias de 585 adultos sanos que fueron sometidos a sedación total o parcial entre los años 2015 y 2016. Determinaron que la anestesia total es mejor que la sedación porque permite examinar con más detenimiento el interior del paciente.

Las contras

Pero no todo son buenas noticias. La anestesia es un producto químico increíblemente potente que puede provocar graves problemas en nuestra salud. Por ejemplo, entre los efectos secundarios del Propofol se encuentran la bradicardia (ritmo cardiaco anormalmente lento), hipotensión, apnea, vómitos y dolor de cabeza. Esto implica que, en su administración (y en la de todos los medicamentos diseñados como anestesia general), ha de estar presente en todo momento un anestesista y una enfermera especializada en anestesia. Esto es inevitable que aumente el coste del procedimiento, que si bien en España puede correr a cargo del sistema público de salud, los recortes podrían provocar que nos veamos obligados sí o sí a sufrir dolor.

Enfermedades
El redactor recomienda