Los lácteos, presididos por la leche y seguidos por yogures, quesos y otros productos derivados, son alimentos saludables que ofrecen nutrientes esenciales, entre ellos el consabido calcio, pero también otros como proteínas, selenio, zinc y vitaminas D, A y algunas del grupo B.

En nuestro país su consumo permanece estable, según los nuevos datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que indican que en 2018 ingerimos por persona 109 kg de lácteos al año (69,9 procedentes de la leche, 35,4 de derivados lácteos y 3,3 de preparados lácteos), cifras muy similares a las del año anterior. En general, sin embargo, no son pocos los especialistas en nutrición que señalan la tendencia de un mayor rechazo por parte de la población en los últimos tiempos hacia los lácteos.

"El consumo de lácteos tiene un efecto importante sobre la disminución de incidencia de diabetes tipo 2", Dr. Gil

Hemos hablado con el doctor en Biología Ángel Gil, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Granada, y presidente de la Fundación Iberoamericana de Nutrición (Finut). Él ha coordinado un nuevo y relevante análisis sobre los lácteos y apunta que "nosotros lo que hemos hecho es dar soporte científico a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y del Instituto de Medicina de Estados Unidos, utilizando toda la información científica disponible; y evitando por supuesto comentarios u opiniones; porque en el ámbito de los lácteos las hay para todos los gustos, pero los científicos tratamos de no opinar".

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Este trabajo, realizado por investigadores de la Universidad de Granada y de la Complutense de Madrid, junto a otros de diversas universidades estadounidenses y que ha contado con la colaboración de la Organización Interprofesional Láctea (INLAC), ofrece conclusiones de lo más relevantes sobre la importancia del consumo de lácteos por parte de la población general (obviamente, siempre que no haya intolerancias diagnosticadas que lo desaconsejen). Su investigación, publicada en 'Advances in Nutrition', tiene como objetivo evaluar y resumir la evidencia científica existente (hallazgos encontrados en metaanálisis y revisiones de estudios observacionales y ensayos controlados) sobre el impacto de la ingesta de lácteos en la salud y en la mortalidad por todas las causas, así como sobre la prevención de importantes enfermedades crónicas (cardiovasculares, distintos tipos de cánceres, síndrome metabólico o diabetes tipo 2). También se han comprobado sus efectos sobre periodos concretos de la vida, como la infancia, el embarazo o la tercera edad.

Efecto preventivo de numerosas enfermedades

El doctor Gil nos explica las principales conclusiones de su trabajo señalando que "básicamente, lo que se establece en los 14 artículos de revisión sobre metaanálisis, fundamentalmente revisiones sistemáticas, la evidencia científica más alta disponible es: primero, que los lácteos no afectan a la mortalidad, o en todo caso, el consumo regular de lácteos lo que hace es disminuir la incidencia de la misma. Eso está además corroborado por otro estudio realizado en 21 países que ha sido publicado recientemente en 'The Lancet'. Más allá de este aspecto general, la ingesta habitual de estos alimentos tiene un efecto muy importante sobre la disminución de incidencia de diabetes tipo 2; y no tiene ningún efecto o tiene un efecto positivo ligero sobre la disminución de las enfermedades cardiovasculares"

Tras estas enfermedades, los tumores suponen la segunda causa de muerte en nuestro país. Y este estudio también ha puesto el foco en ellos. Como apunta Ángel Gil, queda comprobado que "el consumo de lácteos tiene un aspecto positivo sobre la prevalencia del cáncer colorrectal y el de vejiga, sin que haya efectos negativos en el cáncer de próstata, que era este último un aspecto sobre el que había discusión".

Ahondando en este aspecto, hoy mismo se ha hecho público un estudio del CIBER de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN) que, tras analizar 29 artículos que incluyen más de 22.000 casos de cáncer colorrectal, señala que, en comparación con un consumo bajo de lácteos, uno elevado se asocia con una disminución del 20% de desarrollar este tipo de tumor. En el caso concreto de la leche (tanto entera como desnatada y semi), una ingesta alta se asocia a un 18% menos de riesgo de tener esta enfermedad.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

En las distintas etapas de la vida la ingesta de este tipo de alimentos juega un papel determinado y según indica el doctor, "en el campo del crecimiento y el desarrollo hay un tema muy importante y es que el consumo regular de lácteos por la mujer embarazada se traduce en una proporción de embarazos a término más elevada. Y por otra parte, también se asocia a una mineralización ósea mayor en los niños. Finalmente, en lo que se refiere a ancianos frágiles, la ingesta habitual de lácteos tiene una incidencia positiva sobre las fracturas, concretamente de cadera".

La recomendación general para los adultos es tomar entre 2 y 3 raciones de lácteos al día

Recientemente 'The Lancet' ha publicado un estudio que alerta de que las dietas desequilibradas fueron responsables de 11 millones de muertes en el año 2017. Un motivo de peso para centrar la vista en lo que comemos y dejarnos guiar por las recomendaciones de los expertos; también, lógicamente, en cuanto a los lácteos.

Preguntamos al doctor Gil cuántos deberíamos incluir en nuestra alimentación diaria: "En general, para las poblaciones caucásicas, es decir, las que hace más de diez mil años que consumen lácteos, y es el entorno en el que nos estaríamos moviendo, lo recomendable es tomar entre 2 y 4 raciones al día, en función de la edad y del tipo de sujeto. Por ejemplo, en adolescentes la pauta es consumir de 3 a 4, y la Sociedad Europea de Gastroenterología y Nutrición Pediátrica indica que los niños de 1 a 3 años deberían tomar entre 4 y 5 raciones. Un adulto puede tomar entre 2 y 3 raciones al día, como recomendación general. Ese sería el consejo, como comentábamos al principio, del Instituto de Medicina de Estados Unidos de 2015 a 2020".