Llevar un tipo específico de dieta podría ayudarnos a combatir el cáncer. Así lo sostiene un estudio publicado en la revista Nature y del que se hace eco la web Star2. Según esta investigación, la reducción del consumo de metionina, un aminoácido presente en determinados alimentos, mejora el tratamiento de la enfermedad.

La metionina, como te decimos, es un aminoácido esencial para el organismo, pero que nuestro cuerpo no produce por sí mismo. Lo obtenemos gracias a la ingesta de un determinado tipo de proteína que está presente en alimentos como la carne roja o los huevos.

Así, en la investigación de la que te hablamos, se ha probado que la disminución de la ingesta de metionina ha mejorado significativamente el tratamiento del cáncer en ratones, ralentizando el crecimiento tumoral.

Probado en ratones

Jason Locasale, uno de los investigadores principales y profesor asociado de la Escuela de Medicina de la Universidad de Duke (Estados Unidos), se ha mostrado sorprendido gratamente por los resultados obtenidos, equiparando el efecto del menor consumo de metionina al de algunos medicamentos.

No hay que echar las campanas al vuelo, hay que probarlo todavía en humanos y ver cómo funciona

Al mismo tiempo, ha valorado que al combinarse con algunos medicamentos, el resultado es incluso mejor: "Lo que este estudio está mostrando es que hay muchas situaciones en las que un medicamento por sí mismo no funciona, pero si combinas el medicamento con la dieta, funciona, o la radioterapia no funciona bien, pero si lo combinas con la dieta, funciona bien".

Según se señala en el estudio, se ha descubierto que en una dosis baja de quimioterapia, que por sí sola no tenía ningún efecto sobre el cáncer colorrectal, si se combina con la restricción de la metionina, se logra que el tumor no crezca.

Huevo duro en el desayuno (iStock)
Huevo duro en el desayuno (iStock)

Del mismo modo, la combinación de la menor ingesta de la metionina con la radioterapia en el caso del sarcoma de tejidos blandos, también provocó que se redujera el crecimiento tumoral.

Combina bien con medicación

No obstante, también hay voces cautas, como la de Paul Pharoah, profesor de epidemiología del cáncer en la Universidad de Cambridge (Reino Unido). "Antes de sacar conclusiones sobre el potencial de restricción dietética como un enfoque para el tratamiento del cáncer, se necesitan estudios en humanos", concluye.

La dieta ya es una parte clave para la prevención y el control de enfermedades como la diabetes y la hipertensión, pero estas y otras investigaciones evidencian que también podría ayudar al tratamiento del cáncer.