El café nos gusta. Es una bebida social que nos permite compartir momentos con la gente que apreciamos, con los compañeros de trabajo o nos sirve como excusa para conocer gente. Al mismo tiempo, es un líquido que nos activa y nos permite olvidarnos (en mayor o menor medida) del sueño y del cansancio.

Esto lo sabemos todos, pero lo que quizás no sepas son todos los beneficios que tiene su ingesta para nuestro organismo. Y no lo decimos nosotros, lo justifican diversos (y rigurosos) estudios científicos. Vamos a enumerar alguno de ellos que ha reunido la revista Inc.

Reduce el riesgo de muerte. Como lo lees. Un estudio en el Reino Unido, realizado a más de 500.000 personas durante 10 años, concluyó que los consumidores habituales de café tenían menos riesgo de fallecer porque el café contiene más de 10.000 sustancias químicas que protegen del daño a las células.

Sustancias químicas protectoras

Al mismo tiempo, un estudio en España, realizado en 20.000 personas, señaló que los mayores de 45 años tenían un 30 por ciento menos de riesgo de muerte por cada dos tazas adicionales de café que bebían cada día.

No adelgaza como tal, pero nos activa para realizar ejercicio

Cuida el corazón. Otro estudio masivo, de la Escuela de Salud Pública de Harvard en 200.000 médicos y enfermeras durante 30 años, vinculó el consumo de café con un menor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, enfermedades neurológicas e, incluso, suicidio.

Y cuanto más bebas, mejor: beber una taza de café al día reduce el riesgo de fallecimiento en un 6 por ciento, mientras que consumir entre tres y cinco tazas hacía que la probabilidad de muerte descendiera en un 15 por ciento.

Ayuda a adelgazar. No hay dieta que se precie que no recomiende la ingesta de café (sin leche ni azúcar) para ayudarnos a perder peso, pero científicamente también se justifica, ya que la cafeína acelera el metabolismo y potencia el efecto termogénico (de quemar grasa) de los alimentos que se toman simultáneamente.

Contra el Alzheimer

Si bien el café no es un alimento adelgazante como tal, sí que nos proporciona la energía suficiente para estar más activos y prepara a nuestro organismo para el esfuerzo físico… y ya sabes, a más ejercicio, mayor quema de grasas y mayor pérdida de peso.

Tiene componentes químicos que son capaces de proteger nuestras células

Mayor salud cerebral. Tomar café también puede proteger contra el desarrollo de enfermedades neurodegenerativa como el Alzheimer o el Parkinson, según una investigación realizada por expertos del Instituto del Cerebro de Krembil (Toronto, Canadá).

La razón hay que buscarla en un grupo de compuestos químicos del café conocidos como fenilindanos, que se crean durante el proceso de tostado. Al parecer, estos productos químicos ayudar a detener la acumulación de dos proteínas tóxicas en el cerebro, llamadas tau y beta-amiloides, que se han relacionado con el Alzheimer y el Parkinson.

Reduce el riesgo de diabetes. Diversos estudios han mostrado que la gente que consume café tiene un riesgo entre un 23 y un 50 % menor de padecer diabetes de tipo 2, la más habitual. Hay investigaciones que elevan este porcentaje hasta un 67%.