Para mantener nuestra sonrisa a salvo de la caries, no solo es precisa una higiene adecuada y no excederse con el azúcar, pues también ciertos alimentos nos pueden ayudar a proteger los dientes de las bacterias que acaban ocasionando esa dañina y molesta caries.

Es probable que estos alimentos los comas de manera habitual y, sin saberlo, te estés beneficiando ya de ellos. Sin embargo, puede que lo ignores y te lo estés perdiendo. Un error que queremos que subsanes tras la lectura de este artículo.

Sin embargo, vamos a alargar un poco más el suspense pues conviene explicar en primer lugar cómo se produce la caries. “Cada vez que comemos o bebemos algo que contiene azúcar o almidón, las bacterias lo utilizan para producir ácidos. Estos ácidos comienzan a desgastar la superficie externa dura de los dientes llamada esmalte”, explican en el Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial de EE.UU.

Los minerales presentes en la saliva (como el calcio y el fosfato), además del flúor que encontramos en la pasta de dientes, pueden ayudarnos en esta lucha sin cuartel que mantenemos con la caries. Todos ellos contribuyen a la reparación del esmalte pues reemplazan los minerales que se perdieron durante el ataque del ácido. Lo cierto es que los dientes experimentan este proceso natural de pérdida y recuperación de minerales constantemente, por eso es bueno que les echemos un manita.

A la rica fibra

La fibra, una vez más, viene a demostrarnos su crucial importancia incluso en aspectos tan insospechados como la caries. En concreto, las frutas y verduras ricas en fibra estimulan la producción de saliva, que, como ya sabemos, actúa como una defensa natural contra las caries. Para quienes no lo sepan, la saliva ayuda a eliminar cualquier resto de alimento, pero también neutraliza los ácidos que atacan nuestros dientes. Por eso, rematar cualquier ágape con una pieza de fruta siempre es un estupendo plan.

Queso curado

El queso lleva en la última década recibiendo muchos elogios desde el gremio de ondontólogos y dentistas. No en vano, numerosas investigaciones han llegado a la conclusión de que su consumo habitual mantiene los ácidos a raya. En concreto, se ha demostrado que puede incrementar los niveles de minerales como el fósforo y el calcio en la placa dental y ello, por lo tanto, reduce el riesgo de desarrollar una caries.

Foto: iStock
Foto: iStock

Así, tomar queso como postre (aunque solemos tomarlo de aperitivo o entrante) no sería para nada una mala idea, más bien todo lo contrario, pues, como decíamos, fomenta la producción de saliva tan fundamental para la limpieza de los dientes de una manera natural. Además, los quesos poseen una sustancia llamada pirofosfatos que contribuyen a remineralizar el diente, aunque haya ácidos.

Por cierto, si estás embarazada quizás debieras prestar más atención a los quesos (pasteurizados siempre, para evitar la listeria) no solo por el bien de tu propia dentadura, sino también por la de tu futuro hijo. En este sentido, un grupo de investigadores japoneses ha descubierto que un elevado consumo de queso durante el embarazo puede reducir el riesgo de caries dental en el niño. Una excelente noticia para las gestantes cuyo máximo desvelo suele ser el bienestar de su futuro hijo.

El cacao es más eficaz que el flúor

Y una sorpresa para los golosos es el chocolate aunque, eso sí, en su estado más puro y lo más exento posible de azúcar. También es una buena idea masticar semillas de cacao. No en vano, en este alimento encontramos un compuesto químico llamado teobromina que ha demostrado que puede prevenir la aparición de caries e incluso reducir la sensibilidad dental.

Foto: iStock
Foto: iStock

Así lo corrobora un estudio presentado en la reunión anual de la Asociación Dental Americana cuyos autores aseguran que la teobromina presente en el extracto natural de cacao es incluso más eficaz contra la caries que el flúor. Hasta tal punto que en el mercado americano ya existe una pasta dental con cacao, denominado Theodent, que trata de rentabilizar las propiedades de la teobromina.

Un elevado consumo de queso durante el embarazo puede reducir el riesgo de caries dental en el niño

Una de las grandes ventajas de esta sustancia con respecto al flúor es que en el caso de ser ingerida resulta inocua para la salud. Un aspecto especialmente interesante en el caso de los niños que por desconocimiento suelen tragar parte de la pasta o realizar un incorrecto enjuagado.

Y si estás pensando en una bebida para concluir tus comidas, nada mejor que el té verde. No en vano, elimina las bacterias, previene la formación de sarro e incluso reduce la acidez de la saliva. Todo un brebaje anticaries, sobre todo si prescindes del azúcar y le añades, por ejemplo, xilitol (azúcar de abedul). Esta última también tiene grandes propiedades contra la caries.