Vivir más años y en el mejor estado de salud es el sueño de todo mortal y la ciencia da motivos para la esperanza gracias a los avances que llegan de la mano de la tecnología y la investigación.

A pesar de que la búsqueda de la eterna juventud ha sido y es el Santo Grial de todas las culturas, no existe aún una fórmula mágica que ‘estire’ la vida de hombres y mujeres, pero, como cree William Haseltine, el padre del término 'medicina regenerativa', gracias a las terapias basadas en la genética se podrán regular y reemplazar las células, tejidos y órganos dañados por el paso del tiempo.

Todo sin olvidar los ya conocidos telómeros, la parte del cromosoma que según los científicos tiene una función en el envejecimiento y en el desarrollo del cáncer. Como declara Esther Anzola, directora general de Neolife, la primera clínica antienvejecimiento que se ha abierto en Madrid (ahora también en Marbella), a Alimente: “Se ha demostrado que lo importante es mantener la longitud de los telómeros el mayor tiempo posible ya que ese parámetro explica en gran parte la edad biológica a nivel celular".

"Se ha demostrado que lo importante es mantener la longitud de los telómeros el mayor tiempo posible"


En este sentido, Aubrey de Grey, gerontólogo biomédico en la Universidad de Cambridge y autor del libro 'La teoría del envejecimiento de los radicales libres mitocondriales', preconiza que la medicación para revertir el envejecimiento será una realidad en pocos años.

El fundador del Centro de Investigación Fundación SENS (estrategias para la ingeniería de una vejez inapreciable) y jefe del Rejuvenation Research está convencido de que el envejecimiento se podrá tratar como un problema médico en un futuro. Defiende que no es como abordar terapéuticamente una infección que haya que eliminar del organismo, pero sí como otras que se deben a la ‘acumulación del daño’, por lo que la medicina se está orientando a prevenir dicho proceso.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

De las infecciones al cáncer

Esther Anzola asevera que “la medicina clásica ha estado siempre focalizada en la curación del paciente ya enfermo (infecciones, fracturas). Sin embargo, actualmente, con el aumento de la esperanza de vida, vamos a morir del corazón, por culpa de un cáncer, alzhéimer, diabetes…. Todas ellas están relacionadas con el paso del tiempo y de lo que se trata es de que aparezcan lo más tarde posible”.

Para alcanzar este objetivo, el equipo multidisciplinar de Neolife sigue los protocolos estadounidenses, “que son adaptados aquí, además de viajar al otro lado del Atlántico para hacer formación continuada”.

El primer paso que dan todos los clientes es una historia clínica detallada, “posteriormente se fijan los objetivos a seguir y lógicamente el paciente se somete a un chequeo completo. El precio del chequeo básico puede oscilar entre los 500 y los 6.500 euros, dependiendo de las pruebas que necesite. Gracias a ellas, sabemos sus valores funcionales, metabólicos, antropométricos y hormonales”, aclara la directora de Neolife.

Asimismo, llevamos a cabo un “test que nos va a permitir evaluar el deterioro cognitivo, la edad cardiovascular, la densidad ósea, el aparato respiratorio, la funcionalidad física..., aunque las analíticas las hacemos en la propia clínica”, insiste.

No obstante, “cada persona se trata de una forma individualizada, por lo que los chequeos se pueden añadir o eliminar en función de su historia clínica y sus objetivos”, apostilla.

Mitad hombres y mitad mujeres. Ese es el perfil de sus pacientes. “Al principio la edad media era de unos 50, pero ahora están acudiendo de forma precoz. Sin embargo, tanto ellos como ellas son empresarios y directivos. Ellos suelen consultar más por problemas de próstata y energía, mientras que ellas por la menopausia. El insomnio y el cansancio también son consultas frecuentes”.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los suplementos

Una de los pilares fundamentales de la clínica es que dispone de sus propios suplementos nutricionales, bautizados como Neoactives. Hasta 22 productos distintos enfocados a nutrición avanzada, antioxidantes y antiaging; mente, ánimo y descanso; dieta, detox y metabolismo, sistema digestivo, huesos y articulaciones, defensa y sistema inmune.

“Hoy en día, por el tipo de vida que llevamos, la dieta y la peor calidad de los alimentos, nos encontramos con muchas deficiencias. De hecho, el 95% de los que acuden a la clínica tiene niveles insuficientes de vitamina D”, recuerda Esther Anzola.

Asimismo, hay que recordar que “los niveles de melatonina van disminuyendo a partir de los 40 y esta reducción se va haciendo más evidente a los 45 y a los 50. Todo el mundo asocia el uso de la misma para paliar el ‘jet lag’ pero, además de regular los relojes biológicos, juega un papel fundamental en el control del estrés oxidativo, promoviendo el estado de salud excelente de las mitocondrias y el adecuado control de la oxidación. Además, ayuda a prevenir la demencia y mantiene el estado neuronal óptimo entre otros aspectos”, documenta.

Por todo ello, “nosotros la recomendamos en dosis altas al no haberse descrito en la literatura médica efectos adversos o niveles tóxicos de la misma". Los pacientes de Neolife suelen “reconducir sus estilos de vida, porque al empezar a sentirse mejor se preocupan más por su dieta y por hacer deporte. Son pacientes que vendrán toda la vida cada tres meses y seguirán con los tratamientos que les vamos ajustando. El tratamiento mensual comienza a partir de los 150 euros”.