Una nueva terapia podría permitir a los celiacos tomar gluten
  1. Bienestar
Basada en la tecnología

Una nueva terapia podría permitir a los celiacos tomar gluten

Actúa como un caballo de Troya. Es una nanopartícula biodegradable que contiene gluten y enseña al sistema inmunitario que el antígeno (alérgeno) es seguro. El hallazgo prepara el escenario para su aplicación a otras enfermedades y alergias

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Puede que el día en el que los celiacos puedan comer alimentos con gluten esté cada vez más cerca. Un nuevo ensayo, en fase 2, que utiliza tecnología desarrollada en Northwestern Medicine muestra que es posible inducir tolerancia inmune al gluten en personas con enfermedad celiaca.

Después del tratamiento con la tecnología, los pacientes pudieron comer gluten con una reducción sustancial de la inflamación. Los resultados también muestran una tendencia a proteger el intestino delgado de los pacientes de la exposición al gluten.

La celiaquía no se reduce a que los afectados no puedan comer alimentos con gluten, como pan o magdalenas. Se trata de una enfermedad autoinmune que afecta a entre el 1% y el 2% de la población española. Se suma a este hecho el que sea una patología infradiagnosticada (entre el 80% y el 85% de los afectados no tiene un dictamen médico).

"Se trata de una enfermedad autoinmune que afecta a entre el 1% y el 2% de la población española"


Los nuevos hallazgos se han presentado en la Semana Europea de Gastroenterología que se está celebrando en Barcelona. La tecnología aplicada es una nanopartícula biodegradable que contiene gluten que le enseña al sistema inmunitario que el antígeno (alérgeno) es seguro. Actúa como un caballo de Troya, ocultándolo en un caparazón amigable, para convencer al sistema inmunitario de que no lo ataque.

Para otras enfermedades

Más allá de la enfermedad celiaca, el hallazgo prepara el escenario para la tecnología aplicada a otras alergias o enfermedades autoinmunes, que incluyen esclerosis múltiple, diabetes tipo 1, alergia al cacahuete, asma y otras muchas más.

La tecnología fue desarrollada en el laboratorio de Stephen Miller, profesor de microbiología e inmunología en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, en Estados Unidos, quien ha pasado décadas perfeccionando la tecnología.

"Esta es la primera demostración de que la tecnología funciona en pacientes", dijo Miller. "También hemos demostrado que podemos encapsular mielina en la nanopartícula para inducir tolerancia a esa sustancia en modelos de esclerosis múltiple, o poner una proteína de las células beta pancreáticas para inducir tolerancia a la insulina en modelos de diabetes tipo 1".

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Cuando la nanopartícula cargada de alérgenos se inyecta en el torrente sanguíneo, el sistema inmune no se preocupa por ella, porque la ve como desechos inocuos. Luego, la nanopartícula y su carga oculta son consumidas por un macrófago, esencialmente una célula limpiadora que limpia los restos celulares y los patógenos del cuerpo.

"La célula de la aspiradora presenta el alérgeno o el antígeno al sistema inmune de una manera que dice: 'No se preocupe, esto es de aquí", explicó. "El sistema inmunitario luego apaga su ataque contra el alérgeno y se restablece la normalidad".

En declaraciones a Alimente, Stephen Miller asevera: "Los resultados son altamente significativos por dos razones principales. Primero, este es el primer ejemplo que demuestra de manera concluyente la capacidad de inducir tolerancia a los antígenos ambientales en humanos; y segundo, la plataforma de nanopartículas de PLG que encapsula el antígeno para inducir tolerancia es probablemente aplicable para el tratamiento de numerosas otras enfermedades autoinmunes y alérgicas encapsulando los antígenos relevantes para la enfermedad particular, como se ha señalado anteriormente".

En el ensayo de la enfermedad celiaca, la nanopartícula se cargó con gliadina, el componente principal del gluten en la dieta, que se encuentra en los cereales como el trigo. Una semana después del tratamiento, los pacientes fueron alimentados con gluten durante 14 días. Sin tratamiento, los pacientes celiacos que comían gluten desarrollaron marcadas respuestas inmunitarias a la gliadina y al daño en su intestino delgado.

"El trabajo lo llevamos a cabo con un total de 29 pacientes: 16 en el grupo de placebo y 13 en el grupo de tolerancia", recuerda su inventor.

A la semana de terapia, los pacientes tomaron gluten durante 14 días y no tuvieron respuesta inflamatoria


Los pacientes celiacos tratados con la nanopartícula COUR, CNP-101, mostraron un 90% menos de respuesta a la inflamación inmune que los no tratados. Al detener la respuesta inflamatoria, CNP-101 mostró la capacidad de proteger los intestinos de las lesiones relacionadas con el gluten.

En declaraciones a Alimente, Eduardo Arranz, catedrático de Inmunología en la Facultad de Medicina de Valladolid y miembro de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), afirma: "Si se confirman los resultados en ensayos clínicos adecuados con pacientes diagnosticados con esta enfermedad, el impacto sería enorme. La prevalencia estimada de la enfermedad es del 1% de la población general, que se beneficiaría de este tratamiento".

El experto defiende que "los hallazgos son buenos y que los pacientes pudieron tomar gluten una semana después del tratamiento, lo que parece demasiado poco tiempo para que el sistema inmunitario haya puesto en marcha una respuesta específica de memoria. Tampoco sabemos cómo evalúan la mejoría observada en los pacientes (o la reducción sustancial de la inflamación). En esta enfermedad hay que sopesar los efectos de la ingestión de gluten en el intestino y después del tratamiento, por ejemplo, mediante estudios histopatológicos u otros en biopsias de intestino".

Sin tratamiento

"Los médicos solo pueden prescribir evitar el gluten, que no siempre es efectivo y tiene un alto coste social y económico para los pacientes celiacos", dijo Miller.
Es una enfermedad autoinmune grave en la que la ingestión de gluten provoca daños en el intestino delgado. Cuando los afectados lo ingieren, su cuerpo genera una respuesta inmune que ataca el intestino delgado.

El único tratamiento "seguro y eficaz, hasta el momento, es la adherencia a una dieta exenta de gluten para toda la vida, aunque muchos pacientes manifiestan dificultades prácticas para su seguimiento. En los últimos años, se han estudiado otros tratamientos alternativos o complementarios a la dieta sin gluten, algunos se encuentran en fase de ensayo clínico con pacientes, aunque los resultados son todavía preliminares. Entre ellos, se han utilizado moléculas para estabilizar la permeabilidad intestinal; enzimas para digerir el gluten dando lugar a fragmentos de menor toxicidad para los pacientes, o estrategias basadas en la vacunación con péptidos (fragmentos) de gluten que estimulan a las células T, con el fin de inducir respuestas de tolerancia frente a los mismos. En todos ellos habrá que valorar los riesgos y beneficios, comparados con la dieta sin gluten", apunta el catedrático de Inmunología.

Las enfermedades autoinmunes generalmente solo pueden tratarse con supresores inmunes que proporcionan cierto alivio, pero debilitan el sistema inmunitario y provocan efectos secundarios tóxicos. Sin embargo, CNP-101 no suprime el sistema inmune pero revierte el curso de la enfermedad.

"La celiaquía es diferente a muchos otros trastornos autoinmunes porque el antígeno ofensivo (desencadenante ambiental) es bien conocido: el gluten en la dieta", dijo el Dr. Ciaran Kelly, profesor de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard y director del Centro Médico Deaconess en Beth Israel. "Esto hace que la enfermedad sea una condición perfecta para abordarse usando este emocionante enfoque de tolerancia inmune inducida por nanopartículas", añadió.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Máxime si tenemos en cuenta que la celiaquía está aumentando su prevalencia. "Probablemente, este aumento se deba al mejor conocimiento de los profesionales sanitarios, conscientes de los cambios que se han ido produciendo, con retraso de la edad de diagnóstico y formas de presentación más benigna. En la actualidad, las mejores estrategias diagnósticas se basan en la búsqueda de casos (en grupos de riesgo, familiares, etc) mediante pruebas para la cuantificación de auto-anticuerpos séricos, que pueden detectar incluso formas sin clínica manifiesta. Tampoco pueden descartarse otros factores ambientales, relacionados con las prácticas de lactancia materna, la edad de introducción y la cantidad de gluten utilizada, o la presencia a la vez de infecciones", apostilla el experto español.

La nanotecnología fue autorizada por COUR Pharmaceuticals Co., una compañía de biotecnología con sede en Northbrook y cofundada por Miller. COUR desarrolló CNP-101. La terapia a los pacientes llegó gracias a la colaboración con Takeda Pharmaceuticals, que anunciará la semana que viene que ha adquirido una licencia global exclusiva para desarrollar y comercializar este medicamento en investigación para la enfermedad celiaca.

Celiacos Alimentos
El redactor recomienda