Si te preocupa envejecer saludablemente, conservar tu memoria y tus habilidades cognitivas, no dejes que la circunferencia de tu cintura aumente de tamaño conforme pasan los años. Una nueva investigación, publicada en el último número de 'Obesity', confirma una vieja sospecha que asocia la acumulación de grasa abdominal con mayor riesgo de demencia.

La medida de la circunferencia de la cintura se considera un baremo eficaz de la adiposidad abdominal. La forma en la que esta acumula la grasa es distinta en ellos que ellas. En el caso del sexo femenino, lo normal es encontrarla alrededor de cadera, nalgas o muslos, al sexo masculino se le deposita en la cintura. La medida de su circunferencia se considera, en forma generalizada, como un signo de alarma si supera los 100 cm. Si la relacionamos con el sexo, el riesgo aumenta considerablemente en la mujer si se superan los 83 cm y en el hombre, los 90 cm.

"En nuestro país, el 25% de la población es obesa o tiene sobrepeso"

La acumulación de grasa abdominal conlleva más riesgo de enfermedad cardiovascular, diabetes tipo 2, pero también pérdida de cognición. Desafortunadamente, en nuestro país, el 25% de la población es obesa o tiene sobrepeso y el ritmo de crecimiento de la enfermedad ya es tan acelerado como en EEUU.

Hasta la fecha, los estudios que se han centrado en la relación de la circunferencia de la cintura y la demencia han sido limitados. Sin embargo, la nueva investigación es la primera a gran escala que evalúa la asociación.

Antecedentes

Un trabajo previo, liderado por Rebecca K. West, de la Escuela de Medicina Mount Sinai, en Nueva York, y publicado en 'Alzheimer's & Dementia' (la revista de la Asociación de Alzhéimer de EEUU), con 845 mujeres con diabetes tipo 2 mayores de 65 años, constató tras un seguimiento de dos años que la adiposidad central en el sexo femenino con diabetes eleva el riesgo de demencia.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El nuevo ensayo ha sido llevado a cabo por Hye Kin Yoo, del Hospital Guro de la Universidad de Corea. Para ayudar a determinar una circunferencia de cintura saludable, los investigadores compararon el riesgo relativo de demencia asociado con la circunferencia de cintura y las categorías de IMC, utilizando el programa del Servicio Nacional de Seguro de Salud de Corea. Se trata de un programa obligatorio del seguro social de salud que inscribe a aproximadamente el 98% de los coreanos, que participan en exámenes de salud estandarizados semestrales.

La investigación se realizó finalmente con 872,082 participantes de 65 años o más inscritos en el examen nacional de detección de salud de Corea entre el 1 de enero de 2009 y el 31 de diciembre de 2009. La población de estudio se observó desde el inicio hasta la fecha de desarrollo de demencia, muerte o hasta el 31 de diciembre de 2015, cualquiera de las posibilidades que ocurra primero.

Historia clínica

Las entrevistas con los participantes del estudio incluyeron preguntas como la edad, el tabaquismo, el consumo de alcohol y el nivel de ejercicio. El estudio utilizó las primas de seguro de salud como una variable sustitutiva para el nivel de ingresos. También se identificó una historia de diabetes, hipertensión y enfermedad cardiovascular diagnosticada por un médico. El examen de salud incluyó el cálculo del IMC como peso medido en kilogramos dividido por la altura medida en metros cuadrados.

Debido a que el IMC al final de la vida puede ser confundido por condiciones médicas comórbidas y enfermedades basales ocultas, los investigadores calcularon una razón de riesgo de demencia después de ajustar el Índice de Comorbilidad de Charlson (CCI), un sistema de evaluación de la esperanza de vida a los diez años, con dependencia de la edad en que se evalúa, y de las comorbilidades del sujeto. Además de la edad, consta de 19 ítems, que si están presentes, se ha comprobado que influyen de una forma concreta en la esperanza de vida del sujeto.

"Los hombres con circunferencia mayor a 90 cm y las mujeres con 85 tienen más riesgo de demencia"

Los resultados del estudio mostraron que los participantes con una circunferencia de cintura mayor o igual a 90 cm para los hombres y 85 para las mujeres tenían un riesgo significativamente mayor de demencia después de ajustar otros factores como la edad, el IMC, la presión arterial, el colesterol y la función hepática.

En cuanto a la asociación entre las categorías de IMC con demencia en hombres y mujeres mayores con bajo peso, experimentaron un riesgo significativamente mayor en comparación con las personas de peso normal después de tener en cuenta las comorbilidades y diversos factores de estilo de vida.

"Este estudio no nos permite saber por qué existe esta discrepancia, pero puede señalar los diferentes roles de la grasa subcutánea versus la grasa visceral en el desarrollo de la demencia, siendo la primera protectora y la segunda con efectos nocivos", opina Dan Bessesen, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado, que no formó parte de la investigación.

Defiende, además, que "alternativamente el IMC podría estar más relacionado con la masa magra en las personas mayores y la relación con esta medida y la demencia puede ser más el resultado de los efectos adversos de la sarcopenia (pérdida muscular) en los ancianos. El estudio se realizó en una población asiática, por lo que se beneficiaría de estudios confirmatorios en otras poblaciones. Sin embargo, sugiere que la obesidad visceral puede estar asociada con un mayor riesgo de pérdida cognitiva".