¿Eres diabético? Esta es la mejor arma para no empezar a medicarte
  1. Bienestar
Últimas evidencias científicas

¿Eres diabético? Esta es la mejor arma para no empezar a medicarte

Investigadores españoles confirman en un nuevo estudio que la dieta mediterránea regada con aceite de oliva virgen extra evita el inicio de terapia farmacológica en los afectados

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Hablar de dieta mediterránea es hablar de salud, pero también de prevención. Las evidencias científicas sobre sus beneficios se acumulan, sobre todo en el caso de padecer diabetes. Teniendo en cuenta que se estima que en 2035 habrá 592 millones de personas afectadas, la adherencia a hábitos de vida sanos, entre los que se incluye la dieta saludable y la práctica de ejercicio, son imprescindibles para tratar de frenar esta epidemia.

A día de hoy afecta a más de 450 millones de personas en todo el mundo, situándose a la cabeza de los problemas más graves de salud pública. En España, una de cada 10 personas adultas sufre diabetes tipo 2.

En este sentido, se debe tener en cuenta que la dieta mediterránea ha sido avalada en más de una ocasión por la ciencia como una de las mejores herramientas para prevenir la enfermedad. Ahora llegan nuevas evidencias de la mano de investigadores españoles que constatan que seguir este tipo de alimentación usando el aceite de oliva virgen como pilar básico es capaz de frenar la necesidad de medicación en los diabéticos.

El trabajo, publicado en 'Diabetes Care', ha sido llevado a cabo por investigadores del Ciberobn de la Universidad de Navarra. Su director, Miguel Ángel Martínez‐ González, detalla a Alimente la investigación.

"La dieta mediterránea reduce la resistencia a la insulina y favorece el control del azúcar"

“Como se ha visto ya en muchos estudios, seguir mejor la dieta mediterránea, baja en alimentos procesados y en cárnicos y dulces, pero rica en aceite de oliva, verduras, frutas, frutos secos y legumbres, ejerce una acción antidiabética a base de mejorar la sensibilidad de las células a la insulina”, recalca el experto.

Es decir, “reduce la resistencia a la insulina y favorece el control del azúcar en sangre. Se trata de hidratos de carbono de alta calidad, que proporcionan más fibra, se digieren y absorben más lentamente y exigen menos esfuerzo al páncreas. También ayuda a controlar la tensión arterial”, insiste.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Su ensayo clínico se ha realizado con más de 3.200 pacientes durante más de tres años. En él se constata que las personas con esta dieta redujeron la necesidad de iniciar tratamiento antidiabético. La investigación forma parte del estudio Predimed (Prevención con Dieta Mediterránea).

Tres tipos de dieta

Los participantes de la investigación fueron asignados al azar a tres dietas: dieta mediterránea con aceite de oliva virgen, dieta mediterránea suplementada con frutos secos mixtos y dieta baja en grasas (grupo control).

Se constató que los asignados a dieta mediterránea enriquecida con aceite de oliva virgen extra reducían relativamente en un 22% la necesidad de iniciar medicación antidiabética en comparación con el grupo control.

“Vemos un efecto de la dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra ya a partir de un año de seguimiento. Esto de ningún modo significa que quienes ya usan insulina deban dejarla o disminuirla a base de seguir mejor la dieta mediterránea o consumir más aceite”, recalca el doctor Martínez-González.

E insiste: “Nos referimos a que quienes son diabéticos y nunca han requerido medicación contra la enfermedad y se han controlado bien solo con dieta sigan sin necesitar ni insulina, ni medicación oral antidiabética a largo plazo. Lo que estudiamos es la necesidad de empezar a usar insulina u otra medicación, no la posibilidad de dejar de usarlas”.

El trabajo refuerza, por tanto, la posibilidad de que los pacientes “no tengan que empezar a usarla si nunca la han necesitado. No que la dejen los que ya la usan. Eso requerirá nuevos estudios”, agrega el experto.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

En este sentido, Fernando Arós, autor sénior del estudio, afirma que "la menor necesidad de medicación (ya sea oral o inyectable) con el patrón de dieta mediterránea y aceite de oliva virgen extra, probablemente, refleje el mejor control glucémico que se obtuvo con esta dieta durante el largo seguimiento del estudio Predimed”.

Javier Basterra‐Gortari, del Servicio Navarro de Salud, investigador asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra y primer autor del estudio, defiende que “el efecto favorable, probablemente, se deba causalmente al cambio logrado en la composición general del patrón dietético usado en Predimed. Porque los resultados no se pueden explicar por consumir menos calorías, hacer más actividad física o por pérdida de peso, ya que tales aspectos no formaban parte del ensayo citado y no hubo diferencias al respecto entre los tres grupos".

Efectivamente, “vimos mayor efecto en la dieta mediterránea cuando les regalábamos aceite de oliva virgen extra, además de darles instrucciones para seguir la dieta mediterránea. El AOVE es importante, es el buque insignia de la dieta mediterránea”, recuerda Miguel Ángel Martínez-González.

Esto es también “coherente con los resultados previos que hemos obtenido en Predimed respecto a la ocurrencia de nuevos casos de diabetes, que también se vio más claro el efecto cuando se suplementaba con aceite de oliva virgen extra que con frutos secos. Pero los frutos secos también son beneficiosos”, determina el experto.

Dieta Aceite de oliva
El redactor recomienda