Este es el combustible que mejor impulsa a los espermatozoides
  1. Bienestar
Salud reproductiva

Este es el combustible que mejor impulsa a los espermatozoides

Un estudio sueco ha encontrado que dos semanas con una dieta concreta son suficientes para mejorar la movilidad y calidad espermática. Pero hay dudas de que la respuesta sea igual en la realidad

Foto: Foto: unsplash/@beckypage
Foto: unsplash/@beckypage

La mala calidad del semen es un asunto que preocupa, y mucho, a los científicos. Los recuentos de espermatozoides son cada vez más bajos y, además, los que hay tienen mala movilidad. La traducción es que entre el aumento de los problemas de fertilidad y los condicionantes socioeconómicos, cada vez nacen menos niños, especialmente en los países occidentales (en España, la situación es más que alarmante, según los últimos datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística.

La búsqueda de factores que influyen en la fertilidad es el fin de numerosas investigaciones, y los hallazgos son reveladores. Está demostrado que buena parte del problema se debe a motivos ambientales, donde los contaminantes, el estilo de vida y la obesidad tienen un impacto más que notable. Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Linköping (Suecia) ha hecho un hallazgo que, tal vez, pueda mejorar la motilidad de los espermatozoides.

Este trabajo confirma el impacto que tiene la dieta en los espermatozoides, cuyos efectos se manifiestan muy pronto. El estudio, que ha sido publicado en 'PLOS Biology', ofrece una nueva visión de la función de los espermatozoides y, a largo plazo, puede contribuir a nuevos métodos de diagnóstico para medir la calidad de los espermatozoides.

"Nuestro estudio revela efectos rápidos que son notables después de una o dos semanas"

Anita Öst, profesora titular del Departamento de Medicina Clínica y Experimental en la Universidad de Linköping y directora de la investigación, afirma: "Hemos comprobado que la dieta influye en la motilidad de los espermatozoides, y podemos vincular los cambios a moléculas específicas en ellos. Nuestro estudio ha revelado efectos rápidos que son notables después de una o dos semanas".

El propósito de estos investigadores era explorar los fenómenos epigenéticos (alteraciones genéticas provocadas por factores externos) que involucran propiedades físicas o cambio en la expresión de los genes.

Male sperm cells. 3D illustration
Male sperm cells. 3D illustration

En ocasiones, esos cambios epigenéticos pueden llevar a que las propiedades se transfieran de un padre a la descendencia a través del esperma o el óvulo. En esta transferencia están implicados los tsRNA (pequeños fragmentos de ARN) y se encuentran en cantidades inusualmente grandes en el esperma de muchas especies, incluida la humana.

Alimentación dirigida

El equipo de Öst se planteó investigar si un consumo elevado de azúcar afecta a los tsRNA del esperma humano. Para ello, examinó a 15 hombres jóvenes sanos y no fumadores. Durante dos semanas recibieron una dieta basada en las recomendaciones de nutrición nórdica para una alimentación saludable, con una excepción: durante la segunda semana, los investigadores añadieron una cantidad alta de azúcar, correspondiente a unos 3,5 litros de bebidas gaseosas, o 450 gramos de dulces todos los días.

La calidad del esperma y otros indicadores de la salud de los participantes se analizaron al comienzo del estudio, después de la primera semana (en la que comieron una dieta saludable), y después de la segunda semana (cuando también ingirieron grandes cantidades de azúcar añadido)

Al empezar el estudio, un tercio de los participantes tenía baja motilidad espermática (equiparable a lo que sucede en la población general), pero, sorprendentemente, la movilidad de los espermatozoides de todos los participantes se normalizó durante el estudio.

"Nuestro trabajo demuestra que la motilidad de los espermatozoides se puede cambiar en un período corto y parece estar estrechamente relacionada con la dieta. Esto tiene importantes implicaciones clínicas", afirma Anita Öst. Pero, "no podemos confirmar si es efecto del azúcar o de algún alimento de la dieta saludable básica".

Los investigadores también encontraron que los tsARN, que están relacionados con la motilidad de los espermatozoides también cambiaron. Ahora planean continuar el trabajo e investigar si existe un vínculo entre la fertilidad masculina y esos fragmentos de ARN en los espermatozoides.

Dudosa aplicación

Sin embargo, otros expertos no comparten el optimismo de los autores. Ferrán García, presidente de la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva (ASESA), matiza a Alimente que "este es un trabajo que podría considerarse de investigación básica, realizado en una población muy pequeña (15 individuos), sanos y no infértiles". Profundizando más en el análisis, "los datos de los seminogramas proporcionados por los autores carece de significación estadística", añade.

Particularmente significativa es la apreciación: "Resulta difícil explicar cómo una actuación dietética de dos semanas puede modificar los parámetros del seminograma, si tenemos en cuenta que la espermatogénesis dura 70± 5 días". Y el veredicto final es contundente: "Las conclusiones a las que llega el estudio son de una evidencia de baja calidad y carente de aplicación clínica en este momento", afirma el también responsable de andrología de la clínica Institut Marquès.

Este no es el único trabajo que encuentra una mejoría de la calidad del semen relacionada con una dieta determinada durante un corto periodo de tiempo.En la 34 Reunión de la Sociedad Europea de Reproducción y Embriología Humana, científicos de la Universitat Rovira i Virgil, de Reus, presentaron los resultados de una intervención dietética que apuntaba hacia los beneficios sobre la fertilidad del varón del consumo habitual de nueces. El investigador principal, Albert Salas-Huetos de la Unidad de Nutrición Humana de la Universidad Rovira i Virgil, matizó que, solo con estos resultados no se puede recomendar a los hombres que quieran concebir que coman nueces, pero "cada vez hay más evidencias científicas que apoyan que un estilo de vida saludable, que incluye la dieta, pueden ayudar a la concepción".

Ferrán García insiste en la dificultad de demostrar una relación de causalidad entre nutrientes e infertilidad masculina ya que "es un problema plurietológico" y en la escasez de ensayos clínicos aleatorizados que investiguen el efecto de nutrientes específicos en la infertilidad masculina.

Foto: unsplash/@mary3c00
Foto: unsplash/@mary3c00

Aun así, comenta que una revisión sistemática de 35 estudios observacionales encontró que las dietas saludables (mediterránea), las ricas en ácidos grasos omega-3, algunos antioxidantes (vitamina E, C, β-caroteno, selenio, zinc, criptoxantina y licopeno), otras vitaminas (vitamina D y ácido fólico) y bajas en ácidos grasos saturados y ácidos grasos trans se asocian a parámetros de mejor calidad del semen. Igual sucede con pescados, mariscos y aves de corral, cereales, verduras y frutas, frutos secos, lácteos bajos en grasa y leche desnatada.

Por el contrario, "las dietas ricas en carne procesada, alimentos de soja, patatas, lácteos enteros y productos lácteos totales, queso, café, alcohol, bebidas azucaradas y dulces se han asociado negativamente con la calidad del semen en algunos estudios".

Entonces, ¿en los programas de fertilidad se incluyen pautas nutricionales? "Normalmente no, aunque eso depende de cada clínica".

Dieta Obesidad Enfermedades
El redactor recomienda