Las enfermedades autoinmunes se pueden tratar con la comida
  1. Bienestar
LA INFLAMACIÓN, LA GRAN ENEMIGA

Las enfermedades autoinmunes se pueden tratar con la comida

Cuando nuestras propias defensas se convierten en nuestro peor enemigo podemos estar en peligro. Ciertos alimentos tienen capacidad de evitarlo, manteniendo a raya la amenaza interna

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Al igual que un agente del FBI infiltrado en una 'famiglia' mafiosa de Nueva Jersey, nuestro sistema inmune puede ser nuestro peor enemigo. Según datos de la American Autoinmune Related Diseases Association (Asociación Americana de Enfermedades Autoinmunes, AARDA por sus siglas en inglés), se estima que en el país norteamericano padecen este tipo de dolencia 23 millones de personas, algo más del 7% de la población. En el caso de España, aunque no existen datos concluyentes, se estima que un 10% de la población sufre este tipo de dolencias. Estas pueden ser aliviadas gracias a determinadas comidas.

Por supuesto, siendo esto Alimente, un dato puramente médico estaría fuera de lugar sin que el tema girase en torno a la nutrición. La comida puede ser un fármaco. Ya lo dijo Hipócrates: "Deja que tu alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento". No estamos diciendo, ni de lejos, que los fármacos no sean esenciales para combatir un sinfín de enfermedades, pues son uno de los mayores inventos de la historia de la humanidad, gracias a los cuales la esperanza de vida del ser humano ha pasado de estar situada a principios del siglo XIX en los 37 años de media (reducida por la inmensa parte de la población que no tenía acceso a cuidados básicos) a los 82,83 años en 2016, solo superados por los japoneses que alcanzan, de media, los 83,98 años, según datos del Banco Mundial. Ambos países no comparten prácticamente nada entre sí, salvo una cosa: gastronomías tradicionales extraordinariamente sanas.

"Los químicos de las comidas naturales están entrando en la industria farmacéutica como medicinas"

Los alimentos tienen un gran poder sobre nosotros. Somos muy conscientes de esto dado que a ninguno nos extrañaría que alguien que desayuna, come y cena huevos fritos con chorizo todos los días viva menos que quien siga al pie de la letra la dieta mediterránea. Ojalá todo fuera así de simple para todo, pero no. Diferentes alimentos, por sanos que parezcan, pueden provocar una respuesta de nuestro cuerpo; buena, por ejemplo en el caso del AOVE y sus ácidos grasos omega 6, que mejoran la salud cardiovascular, o negativa, como en el caso de los benzopirenos presentes en las tostadas, que son un carcinógeno. Se vuelve todavía más complicado si tenemos en cuenta que cada uno de estos elementos nos afecta de forma individualizada y que los que son buenos también pueden ser malos a la vez. Este es el caso de los mencionados ácidos grasos omega 6, que a la vez que contribuyen a una buena salud cardiovascular; son un inflamatorio. Esto lo explica en un estudio la doctora Artemis Simopoulos, creadora del Centro para la Genética, Nutrición y Salud de Washington DC, en Estados Unidos: "Los ácidos grasos omega 6 producen leucotrieno, un potente inflamatorio".

¿Qué son las enfermedades autoinmunes?

Estas se basan en el mal funcionamiento del sistema que tiene el cuerpo humano para luchar contra las 'invasiones exteriores', ya sean provocadas por virus, bacterias, parásitos... En ocasiones, están provocadas por una reacción excesiva a estos agentes externos; en otras, es simplemente un mal funcionamiento de nuestro sistema inmune. Entre las más comunes se encuentran la artritis, el síndrome de Sjörgen, la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa o el lupus.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Todas ellas se caracterizan por un síntoma más que molesto y peligroso: la inflamación. Cuando los anticuerpos atacan a lo que no deberían (nuestras propias células sanas en vez de a elementos extraños) intentan contener la infección en un área determinada gracias a una serie de sustancias que hinchan la zona. Exactamente lo mismo que pasa cuando, sin mocos, se nos congestiona la nariz.

La parte buena: lo que podemos hacer

Es aquí donde entra en juego nuestra alimentación. En los últimos años se ha discutido e investigado muchísimo sobre las propiedades antiinflamatorias de ciertos alimentos. Lo mejor es que se ha llegado a conclusiones muy claras y, en algunos casos, sorprendentes.

Los alimentos que son malos para la inflamación:

  • Azúcar
  • Hidratos de carbono refinados, como el pan blanco
  • Grasas trans, como las de la bollería industrial
  • Alcohol
  • Cafeína
  • Edulcorantes artificiales
  • Colorantes alimentarios
placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Por contra, los que son buenos para reducir la inflamación son:

  • Verduras de hoja
  • Frutas del bosque, como frambuesas, grosellas, moras...
  • Pescados azules, dado su alto contenido en ácidos grasos omega 3 de alta calidad como el eicosapentaenoico y el docosahexaenoico.
  • Aceite de oliva virgen extra (por supuesto)
  • Aguacates
  • Frutos secos
  • Ajo
  • Comino
  • Alimentos ricos en vitamina D (esta es la que les confiere su efecto antiinflamatorio) como los huevos

Los peros

No nos equivoquemos, las enfermedades autoinmunes son muy serias, algunas pueden llegar a poner en peligro nuestra vida. Es por esto que si las padecemos, deberemos estar bajo la supervisión de un doctor, pero podemos contribuir con nuestra dieta. Como explicaban en su estudio los investigadores Gaofeng Yan, Mark L. Wahlqvist, Guoquing He, Min Yang y Duo Li, de la Universidad de Zhejiang y del Centro Chino de Nutrición y Seguridad Alimentaria, "los agentes químicos de las comidas naturales están entrando en la industria farmacéutica como medicinas antiinflamatorias". Y sentencian: "Constituyen una aproximación más segura a la salud del ser humano que los elementos aislados de los alimentos".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Enfermedades Dieta Nutrientes Alimentos
El redactor recomienda