¿Colonoscopia rutinaria a los 50? El cáncer de colon no espera
  1. Bienestar
hay que ser cautos

¿Colonoscopia rutinaria a los 50? El cáncer de colon no espera

La política de chequeos rutinarios para detectar esta enfermedad está en entredicho. No porque sea poco efectiva, sino porque podría serlo muchísimo más. Tratándose de un peligro tan grande, es imperativo cogerlo a tiempo

Foto: Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

Muchos estudios científicos de la ciencia médica están diseñados para aprender cosas que no sabíamos, pero a veces sirven para descubrir cosas que estábamos haciendo de forma terrible. Un ejemplo es el estudio publicado por los doctores Jordan J. Karlitz, Wesal H. Abualkhair, Meijiai Zhou y Dennis Ahnen, de la Tulane University, de la University of Colorado y de la Louisiana State University, todas ellas en Estados Unidos.

En su informe, los investigadores avisan de que estamos detectando el cáncer de colon mal. Las pruebas rutinarias para pillar a tiempo esta enfermedad comienzan a partir de los 50 años a través del uso de colonoscopias, diseñadas para que un médico observe las paredes del intestino grueso (el colon) identificando pólipos o sobrecrecimientos que, en el peor de los casos, pueden deberse a una reproducción descontrolada de determinadas células, o lo que es lo mismo: cáncer.

"La incidencia aumenta a los 50, no porque sea más común, sino porque existía y estaba indetectado a los 49 (o antes)"

Los investigadores avisan de que el aumento del 46% en los nuevos diagnósticos en pacientes de 49 a 50 años de edad indican que existen muchos casos latentes de la enfermedad que pasa completamente desapercibida (puede que durante años) hasta que dichas pruebas rutinarias comienzan.

Los investigadores descubrieron que casi el 93% de los casos de cáncer colorrectal detectados a la edad de 50 años eran invasivos, lo que significa que necesitan tratamientos muchísimo más agresivos y mayores cirugías, dado que se han estado reproduciendo sin control antes del diagnóstico.

El autor principal del estudio, el doctor Jordan J. Karlitz explica: "Nuestros descubrimientos sugieren que un gran número de casos sin detectar de cáncer de colon no están incluidos en los números actuales de la incidencia de esta enfermedad". Según la Sociedad Española de Oncología Médica en el año 2020, en España, se diagnosticarán 44.231 casos nuevos de esta enfermedad (sumando los de colon y los de recto). Esto la convierte en el tipo de cáncer más común, superando ampliamente al de próstata (35.126) y al de mama (32.953). Por otra parte, el cáncer colorrectal es el segundo más mortal en nuestro país con 11.265 muertes en el año 2018 (del último que se tienen datos completos), después del de pulmón, tráquea y bronquios, que arrebata 22.153 vidas al año en nuestro país.

Este estudio no hace sino ahondar en el debate de cuándo deberíamos empezar las pruebas rutinarias de detección precoz. Actualmente (al menos en Estados Unidos), estas se realizan a partir de los 50 años. Pero en el año 2018, la American Cancer Society hizo un llamamiento para que esta edad 'base' se redujera a los 45 años. Por otra parte, los que están en contra de este cambio afirman que la tasa de incidencia en aquellos individuos que tienen entre 45 y 49 años de edad es relativamente baja comparada con aquellos entre los 50 y los 54. Por supuesto, los investigadores tienen su opinión: consideran que aquellos individuos que suman sus casos a la tasa de entre 45-49 años son solo los que empezaron antes las pruebas por tener antecedentes familiares y casos que se descubrieron porque ya habían presentado síntomas.

Foto: Ciruelas desecadas. (iStock)

Para zanjar la discusión de una vez por todas, los investigadores se inventaron una estrategia. Tomando todos los datos sobre los casos de esta enfermedad en pacientes de entre 30 y 60 años desde el año 2000 hasta 2015, supusieron que, si existían muchos casos asintomáticos de la enfermedad (no detectados), habría un gran aumento en la detección a los 49-50 años, cuando las pruebas rutinarias comienzan. Descubrieron que a los 49 años, por cada 100.000 habitantes, se detectaban 34,9 casos, mientras que en los que eran un año mayores, la tasa subía a los 50 casos por cada 100.000.

"Nuestros datos apoyan la teoría de que la incidencia del cáncer colorrectal aumenta substancialmente entre los individuos en sus cincuenta, comparados con aquellos que se encuentran al final de sus cuarenta. Esto no se debe a que la tasa sea realmente superior, sino a que el cáncer existe y pasa desapercibido hasta que, a los 50, el cáncer es detectado en las pruebas rutinarias", apostilla el doctor Karlitz.

Enfermedades
El redactor recomienda