El cirujano que salvó millones de vidas nutriendo a los pacientes quirúrgicos
  1. Bienestar
Nutrición parenteral

El cirujano que salvó millones de vidas nutriendo a los pacientes quirúrgicos

Stanley Dudrick, fallecido el mes pasado, es el artífice de la nutrición parenteral. Gracias a él, la medicina puede aportar nutrientes al paciente por vía intravenosa cuando es imposible hacerlo por vía digestiva natural

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El pasado mes de enero falleció el doctor Stanley Dudrick, un científico nada conocido a nivel popular. Sin embargo, sus dotes de observación han permitido salvar la vida de millones de personas. Y aunque pudo lucrarse de ello, decidió que no patentar su hallazgo para que estuviera disponible a nivel mundial.

Dudrick se estaba formando como residente en la Universidad de Pensilvania a principios de los años 60. Allí, en el Hospital Universitario de Filadelfia, observó que tres de los pacientes fallecían tras cirugías que aparentemente eran exitosas. La causa era malnutrición grave, un aspecto al que entonces no se prestaba atención.

"Ha permitido salvar la vida de millones de pacientes con enfermedades digestivas u oncológicas, cirugías o situaciones críticas"

Como recuerda la doctora María D. Ballesteros Pomar, coordinadora del Área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), Dudrick comenzó a preguntarse los motivos de estos fallecimientos. Y en 1964, trabajando bajo la dirección del doctor Jonathan Rhoads, consiguió mantener vivos durante casi un año a seis cachorros de perro beagle de seis semanas. Lo logró administrándoles nutrientes solo por vía intravenosa y no digestiva hasta que fueron adultos.

Administración de nutrientes en sangre

“Tres años después aplicó su nueva técnica a pacientes con éxito, lo que supuso un cambio muy importante en la nutrición clínica: ha permitido desde entonces salvar la vida de millones de pacientes con enfermedades digestivas u oncológicas, cirugías o situaciones críticas, mediante la administración directa de los nutrientes a la sangre por una vía venosa y sin utilizar el tubo digestivo”, detalla la doctora Ballesteros.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

La técnica desarrollada por Dudrick es la conocida nutrición parenteral: es la forma de aportar nutrientes al paciente por vía intravenosa cuando es imposible hacerlo por la vía digestiva natural.

Dudrick nació en 1935 en Pensilvania. Era nieto de inmigrantes polacos, su padre era minero de carbón y su madre trabajó en fábricas de cigarros y se seda. Tras licenciarse en la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania, desarrolló su carrera profesional en los Departamentos de Cirugía de las Universidades de Texas, Pensilvania, Yale y Geisinger.

Recibió más de 100 premios internacionales por sus importantes contribuciones a la cirugía y a la nutrición clínica. Fue el primer presidente y fundador de la Sociedad Americana de Nutrición Parenteral y Enteral (ASPEN).

Primera paciente salvada

Como recordaba el propio Dudrick en una entrevista a 'The New York Times', publicada en 1977, su primer caso fue una niña neonata. Pesaba apenas 1,5 kilogramos y tenía un intestino prácticamente bloqueado. La técnica de nutrición parenteral permitió que su peso aumentara hasta casi los 3 kilogramos en las siguientes seis semanas. Al año, su sistema gastrointestinal funcionaba a la perfección.

También recordaba su primer caso en urgencias: era una mujer de 52 años que medía 1,57 metros y que llegó a pesar apenas 22 kilogramos tras una cirugía de estómago. La alimentación parenteral intravenosa comenzó con 500 calorías al día, hasta llegar de manera gradual a las 3.000 calorías.

“En dos meses –recordaba Dudrick en la entrevista– aumentó su peso hasta los 35 kilogramos. Y un mes más tarde la pudimos mandar a casa comiendo con normalidad y pesando 45 kilos. Se ha mantenido entre los 47 y los 50 desde entonces. Es lo que yo llamo un verdadero salvamento nutricional: la nutrición fue el único tratamiento que recibió, sin medicamentos ni cirugías sofisticadas”.

Tal y como detallaba de manera muy gráfica, “no tiene sentido pagar 300 dólares al día por cuidados intensivos en una UCI y no pagar 50 o 100 dólares extra en nutrición de los pacientes. Es como comprarse un coche sin ruedas”.

Un titán de la medicina

Foto: iStock.
Foto: iStock.

“Dudrick nos ha dejado una técnica que sigue salvando vidas. En su memoria, debemos seguir recordando que un adecuado tratamiento nutricional, tanto por vía digestiva como mediante la nutrición parenteral descubierta por él, es capaz de mejorar el pronóstico y reducir la mortalidad de numerosas enfermedades”, recalca la doctora Ballesteros.

En la necrológica que ha publicado 'The New York Times' sobre Dudrick, el doctor Steven Scheinman, decano de la Facultad de Medicina Geisinger, sitúa a Dudrick a la altura de titanes de la medicina como Lister y Semmelweis –pioneros en los antisépticos–, de Morton –que impulsó la anestesia durante cirugía– y de Fleming, el descubridor de la penicilina.

Nutrientes
El redactor recomienda