Interacciones fármacos-alimentos: del caso del pomelo a los problemas del Sintrom
  1. Bienestar
salud

Interacciones fármacos-alimentos: del caso del pomelo a los problemas del Sintrom

Si te estás medicando, vigila lo que comes. Puede que ese zumo de pomelo tan sano acabe causándote una 'sobredosis' de tu antidepresivo o que la col inactive tu anticoagulante

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Mira tu despensa y mira tu botiquín. Parecen mundos distantes, compartimentos estancos con poca conexión entre sí. Pero entre los alimentos y las medicinas hay todo un mundo de interacciones que pocas veces conocemos y que, si bien a menudo pasan inadvertidas, pueden llegar a poner en peligro nuestra salud. En algunas ocasiones, es el alimento el que reduce o multiplica el efecto del fármaco. En otras, es el medicamento el que impide que se absorban los nutrientes. Conocerlas es el mejor remedio para medicarnos sin riesgos.

Las comidas ricas en grasas reducen la absorción del paracetamol, mientras que las ricas en fibra la retrasan

“Son muchas las interacciones fármaco-alimento y alimento-fármaco, y de muy diversa índole -explica Marián García, doctora en Farmacia y nutricionista, profesora de la Universidad Isabel I de Castilla y autora del blog Boticaria García-. No todas son de la misma gravedad y por este motivo a veces se tiende a infravalorarlas”. Claro. No es lo mismo que el paracetamol te pueda hacer más o menos efecto (las comidas ricas en grasas pueden reducir su absorción, mientras que las ricas en fibra la retrasan) a que tu zumo de pomelo de la mañana pueda triplicar el efecto de tu anticolesterol o a que comer mucha col pueda disminuir la eficacia del Sintrom y ponerte en riesgo de un tromboembolismo...

El pomelo, fruta de riesgo

De entre todos, el caso del pomelo es el más llamativo. ¿Quién podría decir que el zumo de este cítrico, considerado una 'superfruta' por su alto contenido en antioxidantes, pudiera interferir tanto con nuestra medicación? Y no hablamos de uno o dos fármacos: desde estatinas para reducir el colesterol a algunos antibióticos; desde antihipertensivos a inmunosupresores; desde antidepresivos y antipsicóticos a anticoagulantes… Hasta 85 medicamentos diferentes podrían ver modificados sus efectos si el paciente consume al mismo tiempo pomelo.

Tequila de Paloma. (iStock)
Tequila de Paloma. (iStock)

Así lo refleja el doctor David Bailey, profesor de Farmacología Clínica en la Universidad de Western Ontario (Canadá), quien desde hace más de dos décadas ha investigado esta interacción; el problema, señala en un artículo publicado en 'Canadian Medical Association Journal', es que en los últimos años no ha dejado de aumentar el número de fármacos que, en combinación con el pomelo, pueden llegar a provocar graves efectos adversos.

¿Cómo interfiere el pomelo con los fármacos? La clave la tenemos en unas sustancias, las furanocuraminas, presentes en esta fruta y que impiden que el hígado degrade parte de los medicamentos orales que llegan hasta él. Al no degradarlos, la consecuencia es que pasan al torrente sanguíneo intactos, con lo que estamos multiplicando la dosis necesaria. Y, en algunos casos de medicación crónica, el riesgo es importante, nos advierte Marián García: “Al administrar pomelo con estatinas (cerivastatina) aumenta el riesgo de rabdomiólisis que está descrito para estos medicamentos”. De hecho, hay investigaciones que señalan que beber un vaso de zumo de pomelo diario puede llegar a triplicar la concentración de estatinas.

Algunos antibióticos disminuyen la absorción de calcio, hierro y magnesio

El pomelo es, como decíamos, el ejemplo más estudiado de interacciones alimento-fármaco. Pero tenemos también el caso contrario, el de las interacciones fármaco-alimentos. Estas, nos explica la boticaria García, “suelen causar efectos como el 'secuestro' de nutrientes. Sería como si algunas partes de los fármacos funcionaran como un imán que atrae a los nutrientes e impiden que se absorban”. Así, por ejemplo, algunos antibióticos disminuyen la absorción de calcio, hierro y magnesio. “No debemos asustarnos, ya que el consumo de estos fármacos suele ser puntual, pero es importante tenerlo en cuenta en otro tipo de tratamientos crónicos”. Y otros fármacos modifican el pH intestinal (por ejemplo, los antiulcerosos como el omeprazol), lo que puede impedir que se absorban algunas vitaminas que necesitan un pH más ácido, como la vitamina B12.

Los problemas del Sintrom

Si el pomelo es el alimento que más interacciona con los fármacos, probablemente sean los anticoagulantes orales -Sintrom, Aldocumar…- los medicamentos que están más en el punto de mira por su relación con los distintos alimentos. “Se trata de medicamentos con un bajo índice terapéutico, es decir, en los que un pequeño desvío en la dosis puede acarrear consecuencias importantes -señala el profesor Gerardo Gómez-Moreno, catedrático del departamento de Estomatología en la Universidad de Granada y experto en Interacciones Farmacológicas-. Hay que tener precaución con alimentos que tengan alto contenido en vitamina K, porque contrarrestan la acción del anticoagulante con el consiguiente riesgo de que se desencadene un fenómeno tromboembólico que ponga en riesgo su vida”.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Entre los alimentos con alto contenido en vitamina K destacan, curiosamente, las verduras crucíferas (con grandes propiedades para la salud): de hoja verde (como lechuga y espinacas), coles de Bruselas, coliflor, brócoli..., ya que estas verduras antagonizan el efecto del Sintrom. Pero hay más:

  • Jugo de arándanos: incrementa el riesgo de hemorragias en algunos pacientes, resultando mortales en algún caso. Y no está demostrado cómo funciona en cápsulas, así que no se recomienda su consumo
  • Ajo: el ajo tiene efecto antiagregante y en cantidades altas potencia el efecto anticoagulante. Por ello, en pacientes anticoagulados se debe limitar su ingestión, así como la de perlas o comprimidos de concentrado de ajos, ya que pueden originarse sangrados y hemorragias.
  • Aguacate: el aguacate sería todo lo contrario al ajo. Disminuye los efectos del fármaco al reducir su absorción e inducir su metabolismo. Por ello debe evitarse la ingestión simultánea de grandes cantidades de aguacate con los anticoagulantes orales.

"A toda persona que utilice Sintrom hay que informarla debidamente del riesgo que supone comer alimentos ricos en vitamina K. -explica Marián García-. Sintrom es un anticoagulante y no se lleva muy bien con la vitamina K, que es clave en el mecanismo de la coagulación. Esto puede tener efectos fatales. No todos los alimentos con vitamina K están prohibidos, pero es importante saber cómo y cuándo tomarlos y, por supuesto, identificar los que más interaccionan con el fármaco". Y el doctor Gómez-Moreno apostilla: "El consejo sería que los pacientes no consumieran en gran cantidad estas verduras, controlar la dieta y monitorizar regularmente el estado de anticoagulación".

Los lácteos y los antibióticos

Hablamos de que algunos medicamentos inhiben la absorción de los nutrientes de un alimento, pero también se da el caso contrario: nutrientes que afectan a la absorción de algunos fármacos. Es lo que ocurre con el calcio y algunos antibióticos. Así, el calcio de la leche disminuye la absorción de la ciprofloxacina y hasta un 43% la biodisponibilidad de la azitromicina. En cuanto a las tetraciclinas, forman complejos con el calcio de la leche, de forma que ni el fármaco ni el calcio se absorben, sino que se eliminan con las heces

Los alimentos ricos en tiramina -como el paté o los quesos curados- pueden interactuar con algunos antidepresivos

También es una interacción importante la que se produce entre un tipo de antidepresivos -los inhibidores de la MAO- y los alimentos ricos en tiramina, como patés, arenques, quesos fermentados, curados, salami, concentrados de carne, pasas, higos secos, vinos tintos, vinos aromáticos, cerveza, habas, chocolate… Dado que, en algunos casos, esta interacción puede provocar crisis hipertensivas -incluso con riesgo de hemorragias cerebrales-, conviene que los pacientes eviten los alimentos ricos en tiramina durante el tratamiento e incluso durante tres semanas después de concluirlo.

También las hierbas y plantas

También tenemos que tener en cuenta que las hierbas y plantas medicinales pueden interactuar con los medicamentos, nos advierte el doctor Gómez-Moreno. Así, "los pacientes en tratamiento con Sintrom tienen que tener presentes que si toman Ginkgo biloba o salvia, pueden presentar más riesgo de hemorragia. Por otra parte, tomar hipérico puede interaccionar con antidepresivos tipo prozac y desencadenar un síndrome serotonínico. El hipérico también puede disminuir los niveles de fármacos como ciclosporina, digoxina o teofilina". Y atención a los que toman medicamentos para la tensión alta: resulta que el regaliz tiene un principio activo -el ácido glicirretínico- que puede interactuar con algunos fármacos, dando lugar a una hipertensión secundaria a la ingesta crónica de este regaliz.

Finalmente, también hay otras interacciones muy comunes que pueden desconcertar a los pacientes, explica Marián García, "como es el hecho de que algunos medicamentos -entre ellos ciertos tipos de antibióticos- pueden modificar el sentido del gusto o alterar el apetito. Todo esto puede repercutir en el estado de la persona enferma y no conocer el origen, cuando a veces es una interacción 'de libro', puede retrasar la solución"

Nutrientes Alimentos Colesterol
El redactor recomienda