Ponle freno al hambre emocional que te está causando el encierro
  1. Bienestar
Consejos de expertos

Ponle freno al hambre emocional que te está causando el encierro

En esta época de confinamiento, nuestras posibilidades de hacer ejercicio o deporte se han visto drásticamente reducidas, favoreciendo el sedentarismo y la ingesta de calorías insanas. Alimente te cuenta cómo salir del círculo

placeholder Foto: Foto: Unsplash/@yirage.
Foto: Unsplash/@yirage.

Imagina ese momento típico en el que estás en tu sillón por la noche y te apetece picar algo. ¿Por qué caes en la tentación? Es algo que le pasa a muchísimas personas y que trae como consecuencia, entre otras, engordar. La razón principal es que lo que picamos no suele ser una manzana, sino algo repleto de azúcar, calorías, grasas, etc.

Esto está pasando mucho más en época de confinamiento por razones obvias. Estamos 24 horas al día encerrados en casa y, además, nuestras posibilidades de hacer ejercicio o deporte se han visto totalmente reducidas, favoreciendo el sedentarismo y la ingesta de calorías no saludables. El resultado es una bomba explosiva que hará que este verano los españoles nos llevemos más de una sorpresa con la báscula. ¿Por qué nos pasa esto? Acudimos a diferentes expertos para averiguarlo.

Bases neuronales de la motivación

Dafne Cataluña es psicóloga y fundadora del prestigioso Instituto Europeo de Psicología Positiva (IEPP): "Una de las explicaciones es que el cerebro es una máquina de deseos, y la motivación es una de las razones por las que las personas consiguen aprender a cocinar y también por la que caen en las drogas. Es decir, la motivación puede tener una función muy positiva -que es la de aportarnos esa energía extra que nos permite superar la barrera del esfuerzo-, pero también es la responsable de desear aquello que nos genera un placer adictivo, como las relaciones dependientes, la comida compulsiva o cualquier droga que se nos ocurra".

La dopamina es la protagonista del sistema de recompensa cerebral y al liberarse genera placer

La zona del cerebro encargada de esta función se denomina sistema de recompensa cerebral. "La sustancia protagonista es la dopamina, un neurotransmisor que cuando se libera, genera placer. La dopamina realiza su viaje por la vía dopaminérgica mesolímbica, donde existen varios centros del placer, uno es el área tegmental ventral y otro es el núcleo accumbens. Estos centros del placer son la parte más emocional del viaje, luego llegamos a la corteza cerebral, donde se decide lo que hacemos con esa emoción. Todo esto se produce a la vez, es una activación en paralelo", explica la psicóloga.

placeholder Foto: Unsplash/@devano23.
Foto: Unsplash/@devano23.

Pero volvamos al 'momento sofá' para comprender mejor a nuestro cerebro: "Cuando imaginas cómo será tu 'momento chocolate' ya estás liberando dopamina, porque tu mente tiene la excepcional cualidad de sentir aquello que imagina. Si tu córtex decide que puedes permitirte el capricho, harás el esfuerzo de levantarte del sofá porque te motiva lo suficiente como para hacerlo, y cuando lo introduzcas en tu boca se producirá una activación explosiva en esos centros del placer, que es lo que hace que repitas este proceso, noche tras noche, porque se refuerza positivamente", sostiene.

Análisis y autocontrol

Las motivaciones saludables (comer moderadamente, estudiar, trabajar, jugar, autocuidarse, hacer deporte…) siguen el mismo mecanismo que las disfuncionales (adicción) hasta un punto en el que el córtex pierde el poder para tomar decisiones que sean positivas a largo plazo y solo se fija en el momento presente. "Ahí es donde las fortalezas del análisis y el autocontrol juegan un gran papel, porque su entrenamiento nos permitirá fortalecer el córtex prefrontal", asegura Cataluña. "Podré mostrar una conducta más prudente, más madura y sabia, con la que no me dejo engatusar con los deseos que se despiertan porque mi motivación no solo está en eso, sino en las metas que también son importantes para mí a largo plazo, como la salud, la percepción positiva de la propia imagen, conservar las relaciones con los demás o mantener una vida normalizada".

Aun así, todo llevado al extremo genera problemas, así que "la próxima vez que estés en el sillón y tu dopamina haga de las suyas, recuerda las palabras de Aristóteles, en el término medio está la virtud”.

Uno de los mayores problemas que tiene esta sociedad es que hemos perdido la habilidad de estar con nosotros mismos, de disfrutar de quienes somos, de las cosas pequeñas.

Isabel Trueba, coach, te da algunos consejos:

  • Si estas en guerra con tu pareja, o te está resultando complicada la convivencia, te animo a que os sentéis a poner un plan de acción en común.
  • Si tienes niños te invito a empezar a ejercitar la paciencia.
  • Trabajo contigo misma.
  • Y recuerda, si quieres aprovechar estos momentos difíciles no trates de cambiar el mundo y empieza trabajando por ti.

Azúcar Grasa Coronavirus Enfermedades
El redactor recomienda