Alimentos que ayudan a tener las encías rosadas y sanas
  1. Bienestar
LO QUE COMEMOS IMPORTA

Alimentos que ayudan a tener las encías rosadas y sanas

Son el soporte de los dientes, pero también las grandes olvidadas de la salud bucodental. Alimentos como los arándanos, la vitamina C o el salmón mejoran su salud, pero hay más

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los dientes acaparan toda nuestra atención en el mantenimiento y cuidado de la salud bucal. Tanto es así que exhibir una dentición sana y con un blanco resplandeciente se ha convertido en tendencia, lo que ha conllevado la proliferación de un sinfín de tratamientos dentales y blanqueadores, muchos de ellos caseros, como el cepillado con bicarbonato o carbón activado, que muchos organismos como la OCU no ven con buenos ojos, por cuanto pueden acarrear consecuencias negativas como el desgaste dental.

Sin embargo, muchos pasan por alto un aspecto de suma importancia para alcanzar dicha finalidad: las encías. La razón estriba en que estas son las que sustentan los dientes, por lo que mantenerlas sanas y fuertes es parte intrínseca de la belleza y la salud de la dentición, así como de la prevención de enfermedades periodontales como la gingitivitis y periodontitis, que son las más comunes en nuestro país –el 80% los españoles mayores de 25 años las padecen–, cuyo impacto en la salud bucal y general es considerable. Según la Asociación Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), "las encías sanas son factor clave para el bienestar y la salud general. De hecho, la investigación en periodoncia ha encontrado una evidencia sólida sobre la vinculación que existe entre las enfermedades de las encías, especialmente la periodontitis, y los riesgos para la salud general, principalmente a nivel cardiovascular y de control de la glucemia. Así, se ha confirmado, entre otras cosas, que una mala salud periodontal dificulta al control de la diabetes o aumenta sus complicaciones, aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares".

Asimismo, este mismo organismo advierte que "8 de cada 10 personas de 35 años o más sufren algún tipo de patología de las encías y la prevalencia y gravedad de estos problemas aumentan con la edad y la acumulación de otros factores de riesgo como el tabaquismo, la obesidad o el abuso del alcohol. Un problema adicional es que, habitualmente, las enfermedades de las encías no tienden a causar dolor o malestar intenso, por lo que muchas personas las desarrollan a menudo sin darse cuenta. El síntoma más común es el sangrado de las encías".

Dieta para los dientes

La solución para gozar de una excelente salud bucodental es sencilla, pues únicamente pasa por visitar a menudo la consulta del dentista, mantener una higiene adecuada y hábitos saludables, evitando el alcohol o el tabaco. No obstante, la dieta también se erige un aspecto crucial, por cuanto existen alimentos que se revelan grandes aliados. Veamos cuáles son.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

  • Manzana, melocotón, pera o naranja. El consumo en crudo de estas frutas promueve la circulación de la sangre en las encías, lo que conlleva su refuerzo. Además, ayudan a limpiar la placa bacteriana y los restos de bacterias adheridos a la dentición tras la ingesta de otros alimentos. De hecho, su efecto es similar al del hilo dental. Entre todas ellas, despunta la manzana, que los especialistas aconsejan comer con piel y a mordiscos. Esta estimula la producción de saliva, regula el nivel de acidez de nuestra boca y modifica el pH, lo que resulta beneficioso para la prevención de las caries y la halitosis.

Según la Asociación Española de Periodoncia, 8 de cada 10 personas de 35 años sufren patologías de las encías

  • Vitamina D. Este nutriente es un aliado indispensable del organismo para la absorción del calcio y, por lo tanto, para la mineralización de las encías y los dientes. Como bien es sabido, se consigue tras la exposición al sol, de la que se obtiene hasta el 90% del total. No obstante, también está presente en los pescados grasos como el atún o el salmón, la yema de huevo, el queso o el hígado de ternera.
  • Calcio. El 99% de este nutriente se reparte entre los huesos y los dientes, por lo que mantener niveles adecuados se erige esencial para tener una dentadura fuerte y sana. En los lácteos, el queso, los garbanzos, las espinacas o el tofu podemos encontrar excelentes aliados.
  • Vitamina C. Además de fortalecer el sistema inmune, previniendo enfermedades e infecciones, es clave para la producción del colágeno, cuya función es el mantenimiento del tejido conectivo, la elasticidad de los músculos o los ligamentos. Además, es uno de los componentes principales de las encías, cuyo deterioro puede conllevar problemas de diversa índole, como las encías retraídas. La producción de dicho componente decrece con el pasar del tiempo, por lo que se hace necesario estimular su producción mediante la dieta, consumiendo alimentos ricos en este nutriente como los cítricos -naranja, pomelo, kiwi, limón, entre otros-, el pimiento rojo, los berros, el perejil o el kiwi. Respecto a los primeros, conviene no abusar, pues los compuestos ácidos que atesoran pueden dañar el esmalte dental, provocando su decoloración e incluso el desgaste prematuro.
placeholder Arándanos.
Arándanos.
  • Arándanos. Estos diminutos frutos del bosque contienen polifenoles, compuestos antioxidantes que inhiben el crecimiento y desarrollo de las bacterias causantes de las enfermedades de las encías. Así lo demuestra un estudio publicado en el 'Journal Agricultural and Food Chemistry', el cual concluyó que "el extracto de arándano mostró actividad antibacteriana contra la bacteria periodontopatógena Fusobacterium nucleatum. Una propiedad que puede deberse a la capacidad de los polifenoles para quelar el hierro. [...] Esta doble acción antibacteriana y antiinflamatoria de los polifenoles de arándanos de baja intensidad sugiere que pueden ser candidatos prometedores para nuevos agentes terapéuticos".
  • Verduras de hoja verde. Su consumo incrementa la salivación, que neutraliza el ácido, y limpia la dentición. A lo que se añade que tienen cantidades significativas de fibra, la cual le confiere una textura mucho más dura que otros vegetales, lo que implica un mayor esfuerzo de masticación, conllevando el fortalecimiento de las encías. Tal y como apunta el Colegio Oficial de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife, contienen nitrato, "componente presente sobre todo en las de hoja verde si se ingieren crudas, que puede ser útil en el control de la gingivitis crónica, enfermedad que afecta a las encías".
Alimentos Enfermedades
El redactor recomienda