La cura para las enfermedades inflamatorias intestinales está en tu boca
  1. Bienestar
encías sanas, como el intestino

La cura para las enfermedades inflamatorias intestinales está en tu boca

Nuestra salud bucodental no acaba en tener una dentadura blanca y con todas las piezas sin caries, sino que, según un nuevo estudio de la Universidad de Míchigan, podría poner freno a la colitis ulcerosa y a la enfermedad de Crohn

Foto: Foto: Unsplash/@michaelwb.
Foto: Unsplash/@michaelwb.

No ir al dentista todo lo que deberíamos es una práctica más que común por parte de gran parte de los españoles. Al mismo tiempo, los dentistas se pasan recordando a sus pacientes día sí y día también que hay que acudir a ellos más a menudo. No se trata solo de prevenir o curar las caries, o de llevar a cabo una limpieza dental que se encargue de eliminar toda la placa que pone en riesgo a nuestras encías, sino que ahora, gracias a un estudio elaborado por investigadores de la Universidad de Míchigan, tener una boca sana podría ser la clave para evitar enfermedades de nuestro sistema digestivo.

Este trabajo científico ha revelado que las enfermedades inflamatorias intestinales, entre las que se encuentran la de Crohn y la colitis ulcerosa, que afectan a más de tres millones de adultos en Estados Unidos, podrían tener una relación directa con el estado en el que se encuentra nuestra salud bucodental.

"La inflamación intestinal se debe a una sobreexposición a microorganismos bucales"

El doctor Nobuhiko Kamada, profesor de medicina interna en la división de Gastroenterología de la Universidad de Míchigan, lleva estudiando la microbiota (el conjunto de todas las bacterias beneficiosas que viven en nuestro intestino) desde hace años. Durante sus estudios empezó a darse cuenta de una relación estadística presente en los trabajos que se han llevado a cabo sobre estas afecciones intestinales, entre un crecimiento desmedido de bacterias intestinales que no deberían estar ahí y la salud bucodental. Decimos que no deberían estar ahí porque esas bacterias solo se encuentran en la boca de los seres humanos. "Debido a esto decidí consultar a la Escuela de Odontología de la Universidad para hacernos juntos la pregunta de si la salud de nuestra boca podría afectar a la severidad de las enfermedades gastrointestinales", explica el profesor.

El trabajo científico ha sido publicado en la reputada revista 'Cell' y ha sido llevado a cabo con ratones. La hipótesis principal que estudiaron los investigadores fue que la periodontitis es la razón más probable de que esas bacterias acaben en el intestino. Esto se debe a que la periodontitis es una inflamación muy severa de las encías y tiene su origen en una infección bacteriana.

Foto: Unsplash/@hikeshaw.
Foto: Unsplash/@hikeshaw.

Para su sorpresa, los investigadores descubrieron que la correlación entre las bacterias bucales y el microbioma de las personas que padecían enfermedades inflamatorias intestinales era de ida y vuelta. En una persona sana, la microbiota es lo suficientemente resistente a los cambios como para evitar que los microorganismos de nuestra boca colonicen los intestinos. Pero en los pacientes con estas enfermedades del tracto digestivo, la flora intestinal es mucho más fácil de alterar, lo que supone que si el paciente tiene una superpoblación de bacterias bucales, estas puedan colonizar el intestino.

Foto: Foto: Unsplash/@brucemars.

"Esta exacerbación de la inflamación intestinal producida por una sobreexposición a microorganismos que emigran desde la cavidad bucal tiene importantes consecuencias. Es esencial hacer un énfasis en los pacientes de estas enfermedades para que mejoren su salud bucodental lo antes posible, no solo por el bien de sus dientes y encías, sino por su salud global", expone uno de los autores, el profesor William Giannobile.

Por supuesto, esto abre nuevas vías de investigación. Como señala otro de los autores, el doctor Shrinivas Bishu, "demasiados pacientes todavía no toman la medicación que deberían, con lo que tienen una calidad de vida muy reducida y pueden acabar teniendo que pasar por quirófano. Este estudio especifica que las consecuencias de las enfermedades inflamatorias intestinales pueden ser reducidas y de menor importancia gracias al simple hecho de analizar los niveles de inflamación oral".

Enfermedades
El redactor recomienda