Los alimentos que aceleran el bronceado (seguro) de tu piel
  1. Bienestar
MEJOR COMERLO EN CRUDO

Los alimentos que aceleran el bronceado (seguro) de tu piel

La zanahoria, el tomate, la sandía, la calabaza o la espinaca son algunos de los alimentos que nos pueden ayudar a ponernos morenos más rápido y de forma más permanente

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La alimentación no solo se refleja en nuestro interior, ciertos ingredientes también pueden ayudarnos a tener una piel más tersa, un pelo más brillante o unas uñas más fuertes, por ejemplo. En esta época del año, tal vez lo que busquemos sean alimentos que nos ayuden a acelerar el bronceado.

La clave está en el color

Así es: la clave está en el color, pero esta vez no nos referimos al de la piel, sino al de los productos que comemos. La vitamina A y concretamente los betacarotenos son los encargados de aumentar la producción de melanina en la piel, un pigmento que es el responsable de darle color a la piel.

Tanto las vitaminas A, B y C como la propia agua resultan claves para cuidar nuestra piel

Para localizar los betacarotenos en los alimentos podemos hacerlo mediante un razonamiento bastante lógico. Debemos buscar frutas y verduras de color naranja, rojo, amarillo o verde.

Entre los productos de color naranja, destacan, cómo no, las zanahorias. Estas son las más populares cuando hablamos de una dieta para acelerar el bronceado y es que tienen un altísimo contenido de vitamina A (más de 1.300 ug por 100 gramos, según la Base de Datos Española de Composición de Alimentos). Para conseguir un mayor efecto, tendremos que tomarlas crudas. Puede ser a bocados o en batido.

La calabaza es otro de los ingredientes de color naranja que más nos pueden ayudar con este propósito. En este caso, el aporte es bastante inferior al de las zanahorias (34 ug), pero está combinado con vitamina C (12 ug), una mezcla ideal para este objetivo.

En el caso de las naranjas, su gran aporte de vitamina C (50 mg) es lo que las hace una buena opción para este tema. Además, ayudan a reforzar las defensas y a prevenir gripes, resfriados… Sin embargo, es una fruta bastante estacional, por lo que es difícil encontrarlas en verano, que es cuando más solemos buscar una dieta para broncearnos. O, al menos, es difícil localizarlas de buena calidad y a buen precio. Otras frutas de color naranja que nos pueden ayudar son el melocotón, el albaricoque o el pomelo.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Pasamos al color rojo y el rey de esta gama es el tomate. Su dato nutricional más destacado es su alto contenido en licopeno, un tipo de carotenoide que, además de ayudarnos a ponernos morenos más rápido, favorece la absorción de vitamina A y también ayuda a prevenir ciertas enfermedades cardiovasculares.

La sandía es una de las frutas más destacadas dentro del mundo del color rojo, además su elevado contenido en agua la hace ideal para esta época del año. Nos mantiene hidratados, favorece el bronceado y aporta antioxidantes para prevenir el envejecimiento prematuro celular.

Entre las verduras de hoja verde, el alimento más popular para este propósito es la espinaca. De hecho, aunque se suelen cocinar para acompañar un plato o como ingrediente principal para la cena, es muy habitual realizar con ellas batidos o incluso comerlas crudas en ensalada, el estado en el que más vamos a disfrutar de sus cualidades. Además de vitamina A (542 ug), también contienen mucho calcio (147 mg) y potasio (380 mg).

Por último, no podemos olvidarnos de la importancia de beber mucha agua. No solo previene un golpe de calor y mantiene nuestros órganos hidratados, también es fundamental en la hidratación de la piel, tanto para mejorar su brillo y color como para favorecer su elasticidad. En este último campo, la vitamina B también se puede introducir como parte de los nutrientes que mejoran el estado de la piel, al ayudar con la producción de colágeno.

¿Cómo se relacionan vitamina A y bronceado?

Ya hemos visto que los alimentos más indicados para ponernos morenos más rápido son aquellos con un alto contenido en vitamina A. Pero ¿cómo trabaja realmente esta vitamina?

El dato más interesante es aquel relacionado con la producción de melanina. Este pigmento es el que nos da color a la piel y por tanto el que debemos buscar aumentar sus índices para broncearnos en menos tiempo. Otra función de la melanina relacionada con este asunto es que también nos protege de los peligros de los rayos del sol.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

La protección solar es fundamental para evitar ciertas lesiones dérmicas que pueden derivar con el tiempo en problemas más graves, como el cáncer de piel ocasionado por una exposición prolongada e irresponsable al sol. Aunque la vitamina A ayuda a prevenir el daño celular, en nuestras manos está también el protegernos con las cremas solares.

Otro de los campos de actuación de los becarotenos relacionados con este daño celular es que pueden ayudarnos a evitar las manchas solares. Un bronceado desigual o el propio pigmento de la piel favorecería, en algunos casos, la aparición de manchas.

Por último, destacamos que, gracias a este tipo de alimentos que hemos mencionado a lo largo de este artículo, podemos mejorar no solo la rapidez con la que nos ponemos morenos, también el tiempo que el bronceado permanece en nuestra piel. Si nos bronceamos muy rápido pero también desaparece muy pronto, puede ser un aviso de que, aunque nuestro fototipo de piel favorece los resultados a la hora de exponernos al sol, en nuestra alimentación faltan cierto tipo de nutrientes, como la vitamina A o la vitamina C.

Verduras Naranja Fruta
El redactor recomienda