Un trasplante fecal acaba con la enfermedad rara de un paciente
  1. Bienestar
ESTABA SIEMPRE BORRACHO SIN BEBER NADA

Un trasplante fecal acaba con la enfermedad rara de un paciente

El síndrome de autofermentación es provocado por microorganismos, generalmente hongos, en el intestino

Foto: Unsplash
Unsplash

Un trasplante fecal ha sido efectivo para acabar con el raro síndrome de autofermentación, en el que el intestino humano elabora su propio alcohol y provoca que el individuo que lo sufre se sienta borracho aun no bebiendo nada.

El síndrome de autofermentación (ABS, en sus siglas en inglés) es causado por microorganismos, generalmente hongos, en el intestino. Cuando se produce una acumulación de levadura en este órgano, la ingestión de azúcar puede desencadenar una reacción que convierte la levadura en etanol, lo que provoca un aumento en el contenido de alcohol en la sangre.

Foto: Este tratamiento podría ayudar a muchos niños con TEA severo (Foto: Asociación Alanda)

La mayoría de las personas tienen estos microbios fermentadores en pequeñas cantidades, pero los pacientes con ABS tienen grandes poblaciones de estas bacterias, por lo que la fermentación puede crecer fuera de control.

Un caso extremo

En el caso que nos ocupa, un belga de 47 años había estado experimentando inexplicables momentos de embriaguez en los últimos meses.

Este tratamiento consiste en la introducción de una solución de materia fecal debidamente procesada procedente de un donante sano en el tracto gastrointestinal del paciente

Tras unas pruebas, se encontró que sus niveles de etanol en sangreeran más de 17 veces lo que se considera normal, y se le diagnosticó síndrome de autofermentación y le recetaron antifúngicos orales y una dieta baja en carbohidratos.

A pesar de esto, el paciente no mejoró. Todavía se sentía borracho y su esposa relataba que, incluso, podía oler el alcohol en su aliento.

placeholder
Una jarra de cerveza. (Pixabay)

Mientras que los cambios en la dieta, la terapia con medicamentos y los probióticos son generalmente suficientes para tratar el ABS, en algunos casos, como este, no funcionan.

Según publica Science Alert, la situación llegó a tal punto que fue multado por conducir ebrio en un control policial, por lo que, tras un acuerdo con los médicos, decidió probar algo más drástico: un trasplante de microbiota fecal.

Operación con riesgo, pero exitosa

Este tratamiento consiste en la introducción de una solución de materia fecal debidamente procesada procedente de un donante sano en el tracto gastrointestinal de otro individuo, en este caso su hija de 22 años, con el fin de manipular las características de la microbiota del receptor.

"Aconsejamos a otros médicos que tienen pacientes con síndrome de autofermentación que consideren el tratamiento"

A pesar del riesgo, incluso mortal, para la salud que suponía, el trasplante fue un éxito. Casi tres años después, el paciente sigue sin síntomas de ABS y sus niveles de etanol en la sangre han vuelto a la normalidad.

"Basándonos en nuestra experiencia con este paciente, aconsejamos a otros médicos que tienen pacientes con síndrome de autofermentación que consideren el tratamiento con trasplante de microbiota fecal, especialmente si la terapia más tradicional ha fallado", escribe el equipo en su estudio, publicado en la revista científica 'Annals of Internal Medicine'.

Azúcar
El redactor recomienda