Cinco consejos de la Clínica Mayo para evitar el cáncer de colon
  1. Bienestar
Prevención

Cinco consejos de la Clínica Mayo para evitar el cáncer de colon

Millones de personas en todo el mundo desarrollan este tumor, que amenaza seriamente su supervivencia. Pero se puede prevenir en muchos casos siguiendo unas sencillas pautas relacionadas con el estilo de vida

Foto: Lazo identificativo del cáncer de colon. (iStock)
Lazo identificativo del cáncer de colon. (iStock)

Los tumores de pulmón, mama y colorrectal ocupan, por ese orden, el podio de cánceres más frecuentes. La suma de los tres arroja un saldo anual de cerca de seis millones de nuevos casos en el mundo, algo menos de dos millones para el colorrectal. En España, esta neoplasia del intestino grueso es la más habitual (más de 44.000 casos este año y más de 11.000 muertes, según los datos que baraja la Sociedad Española de Oncología Médica, SEOM) y está muy relacionada con el estilo de vida (sedentarismo, obesidad y dieta rica en grasas y pobre en fibra, entre otros factores).

Las previsiones apuntan que en 2030, los tumores de colon aumentarán un 90% en jóvenes de 20 a 34 años

La buena noticia es que es posible atajar el tumor si se detecta pronto, antes de que provoque síntomas, y con este propósito se realizan las campañas de detección precoz -a partir de los 50 años de edad-, que consisten en el examen de heces (en busca de sangre oculta), y en función del resultado se llevan a cabo otras pruebas.

Sin embargo, el problema está en la gente más joven, que está fuera de los límites de las campañas de detección temprana al aceptarse que el peligro de que desarrollen un tumor no es alto, algo que en realidad no sucede exactamente así. Al contrario, cada vez es más habitual que menores de 50 años padezcan cáncer de colon, como ponen de manifiesto casos tan tristes y famosos como los de Pau Donés, el vocalista del grupo Jarabe de Palo, fallecido hace tres meses a causa del tumor que le fue diagnosticado en 2015, antes de cumplir 48 años, o del actor estadounidense Chadwick Boseman, que murió la semana pasada a los 43 años a consecuencia de uno similar que le fue encontrado hace 4 años.

Adelantarse al futuro

En 2015, un estudio publicado en la revista 'Jama Surgery' pronosticó para el año 2030 un aumento del 90% de afectados por este tipo de cáncer entre los adultos jóvenes, de entre 20 y 34 años, mientras que decaerá un 23% a partir de los 50 años. Ante esta perspectiva, la Sociedad Americana del Cáncer emitió hace dos años unas nuevas recomendaciones en las que se recoge el consejo de realizar una primera colonoscopia a los 45 años.

Foto: Unsplash/@darksidoo.
Foto: Unsplash/@darksidoo.

En España, por el momento, se sigue poniendo el foco en los mayores de 50 años, edad a partir de la cual aumenta la posibilidad de tener una neoplasia colorrectal (el 90% de los afectados sobrepasa esta barrera), aunque no hay que descartar que en el futuro próximo nuestras sociedades científicas también revisen a la baja el límite etario.

Al margen de los años que se tengan, los especialistas emiten una serie de pautas para minimizar riesgos. La Clínica Mayo, una de las instituciones médicas más prestigiosas del mundo, propone cinco pautas que, incorporadas a nuestra rutina diaria, actúan como un potente talismán contra el cáncer colorrectal.

Consumir verduras y grasas saludables

La ciencia ha demostrado que la dieta occidental, abundante en grasas saturadas, se correlaciona con tasas más altas de cáncer de colon. A la inversa, las personas que siguen dietas altas en fibra tienen menos probabilidades de desarrollar la enfermedad.

La ingesta de carnes -sobre todo procesadas- también se asocia a un mayor riesgo, una relación que no está exenta de polémica y que ha analizado detalladamente el Dr. Ángel Durántez en diferentes artículos publicados en Alimente.

Por el contrario, el consumo de grasas saludables, como el aceite de oliva, salmón -rico en omega 3-, aguacates y nueces, y restringir los alimentos fritos ejercen una función protectora.

Mantener la actividad física

El ejercicio conserva la salud cardiovascular y contribuye a mantener un peso adecuado. También puede reducir su riesgo de desarrollar algunos tipos de cáncer (hasta siete, incluido el cáncer de colon). La pauta estándar es hacer 30 minutos de ejercicio moderado la mayoría de los días de la semana.

Foto: Foto: unsplash/@castaneyra.

Cuidar el peso

Tener kilos de más aumenta el riesgo de cáncer de colon, así como de cáncer de mama (en mujeres posmenopáusicas), recto, esófago, páncreas y riñón, entre otros. Para deshacerse del peso sobrante, lo más aconsejable es consultar con un especialista.

Limitar el consumo de alcohol y no fumar

Lo mejor es evitar la ingesta etílica, pero si no se puede, no se debe superar el límite de dos bebidas alcohólicas al día los hombres y una las mujeres (en España, esta equivale a una caña de cerveza o un vaso de vino).

Foto: Unsplash/@matmacq.
Foto: Unsplash/@matmacq.

En el caso del tabaco, la recomendación es más drástica: abandonarlo definitivamente.

Seguir las pautas de detección temprana

Una de las estrategias de prevención del cáncer más importante y efectiva es seguir las pautas de detección del cáncer de colon adecuadas para cada persona en función de su edad, factores de riesgo e historial familiar.

Además del examen de sangre oculta en heces, la colonoscopia es una excelente herramienta de cribado, ya que el hallazgo de pólipos (lesiones precancerosas) permite extirparlos antes de que se malignicen.

Dieta Obesidad Enfermedades
El redactor recomienda