La piel: por qué es el auténtico detective de tu estado de salud
  1. Bienestar
Nueva era de la dermatología

La piel: por qué es el auténtico detective de tu estado de salud

En los últimos 20 años, la disciplina médica que vela por la dermis (la verdadera cara externa de la medicina interna) ha sufrido una revolución. Alimente dialoga con el doctor Ricardo Ruiz, especialista puntero en este campo

Foto: El doctor Ricardo Ruiz
El doctor Ricardo Ruiz

"Mi padre tenía un taller de coches cerca del hospital universitario Doce de Octubre (Madrid) y muchos de sus clientes eran médicos. Cuando yo estaba en él tenía la oportunidad de hablar con alguno de ellos y me deslumbró su profesión. Mi ilusión entonces era estudiar y trabajar en ese hospital. Y al final lo conseguí. Hice las prácticas allí y me especialicé en Dermatología con el profesor Luis Iglesias Díaz, el mejor dermatólogo que he conocido, catedrático de la especialidad en la Universidad Complutense. Luego tuve la suerte de irme a EEUU y allí aprendí, especialmente en la Clínica Mayo, que la buena medicina trata enfermedades, pero la medicina excelente trata a las personas que las sufren". Son palabras del doctor Ricardo Ruiz, director de la Clínica Dermatológica Internacional de Madrid, y puntero de esta disciplina que hoy abordamos en Alimente.

"La piel es la cara externa de la medicina interna. Es sorprendente la cantidad de enfermedades internas que podemos detectar a través de ella"

Este centro, que ha sido elegido por 4º año consecutivo como la mejor clínica dermatológica de España según el ranking anual de Monitor de Reputación Sanitaria (MRS), cuenta con una base de datos de 70.000 pacientes privados y cada día atraviesan sus puertas 100. Sus plantas albergan 3 quirófanos de cirugía ambulatoria y un moderno laboratorio de Anatomía Patológica. “Después del confinamiento, al ser nuestra clínica un entorno de bajo riesgo de covid-19, hemos crecido en el número de consultas. Además, después de la pandemia la gente ha decidido cuidarse más y eso se nota”, recalca el experto.

Si hay algo que te llama la atención de él es que perfila minuciosamente la trascendencia de su especialidad a la hora de prevenir, diagnosticar o tratar otras enfermedades que no se incluyen en su campo. Porque como él mismo explica: "El caso de un paciente influyó directamente en que me diera cuenta de la potencia de la especialidad de Dermatología cuando yo era estudiante de Medicina. Teníamos un paciente de la UCI con lesiones por todo el cuerpo y parecía un 'gran quemado', e inmediatamente el dermatólogo con el que yo estaba rotando se dio cuenta de que el cuadro era debido a una alergia a una crema que le estaban aplicando. Esa capacidad tan rápida de diagnosticar y poder curar me deslumbró".

Tal vez por ello impacta aún más su forma sencilla de transmitir que supone realmente su vocación: “Mis padres se llevaron un gran disgusto cuando elegí esta especialidad. Mi madre me decía: 'Hijo, tú con este currículum que podías escoger una especialidad para salvar vidas, te vas a dedicar a granos y verrugas toda la vida'. Y quiero mostrar tres cosas: lo primero es que mi madre estaba equivocada; lo segundo, que la dermatología puede ayudar a cambiar a las personas a través de la piel, y en tercer lugar que el médico que solo sabe de medicina ni de medicina sabe”, relata.

Del interior al exterior

Por un motivo: “Es la cara externa de la medicina interna. Es sorprendente la cantidad de enfermedades internas que podemos detectar a través de ella. El pelo y su caída nos pueden informar de un déficit de hierro. Las uñas pueden delatar que estamos tomando determinados fármacos. La dermatitis seborreica en la cara nos indica que estamos estresados. Las manchas en la piel del cuerpo pueden ser un síntoma de neurofibromatosis, enfermedad que puede cursar con tumores cerebrales. Un vitíligo puede indicarnos una alteración tiroidea. Y así podríamos seguir con otros muchos ejemplos”, apostilla.

Unsplash
Unsplash

El conocimiento de estos ejemplos proviene de la verdadera revolución que ha experimentado esta especialidad en las dos últimas décadas: “Se ha convertido en un campo fascinante donde puedes ayudar mucho a los pacientes a través de ‘leer’ su piel. Yo llevo trabajando como dermatólogo 30 años y sigo yendo ilusionado a la clínica todos los días. Hoy podemos diagnosticar más de 1.000 enfermedades internas a través de ella, el pelo y las uñas. Además, los avances en cirugía dermatológica han hecho que el dermatólogo sea protagonista no solo en el dictamen de cáncer de piel, sino en su tratamiento quirúrgico”.

En el cáncer

Si concretamos, aclara, ”la cirugía con control microscópico de Mohs, por ejemplo, se ha convertido en la opción más segura para eliminar cánceres de piel invasivos tipo epitelioma. Por otro lado, hace años mi especialidad no podía controlar una psoriasis o un acné quístico, enfermedades crónicas que hoy son fácilmente tratables. Además, la tecnología se ha desarrollado enormemente en nuestro campo de forma que podemos eliminar de forma no invasiva determinadas lesiones vasculares o pigmentadas en niños o adultos mediante láser dermatológico, o eliminar un cáncer de piel sin cirugía a través de terapia fotodinámica. Y el futuro es muy prometedor con los nuevos avances en inteligencia artificial, genética, microbioma y realidad aumentada. Por todo ello, la dermatología médico-quirúrgica se ha convertido en la especialidad más demandada por los que se examinan del MIR".

Por qué olvidas chequear tu piel

Para los lectores que hasta ahora han pasado por alto la necesidad de revisar su piel es importante que se familiaricen con términos como el Skin Check: “Se trata de una revisión completa de toda la superficie corporal, incluyendo pelo, uñas y mucosas. De esta forma revisamos lunares y descartamos cualquier tipo de malignidad. En niños, las enfermedades que más frecuentemente vemos son el acné y la dermatitis atópica, y en adultos sobre todo vemos cáncer y precáncer de piel, así como distintos tipos de alopecia”.

Foto: Unplash/@hanna-postova.
Foto: Unplash/@hanna-postova.

Por ello, es necesario recordar que la población española sigue teniendo una asignatura pendiente respecto al cuidado y vigilancia de su propia y primera ‘capa exterior’. Recuerda el doctor Ruiz que “en EEUU es muy frecuente acudir al dermatólogo solo para revisar los lunares. El paciente español ha interiorizado que debemos ir anualmente al ginecólogo o hacernos regularmente una colonoscopia para detección precoz de cáncer de colon, pero todavía no abundan las revisiones preventivas para revisar los lunares. Esta es una de las causas por las que la incidencia de melanoma sigue aumentando dentro de nuestras fronteras. Nuestra recomendación es que visiten a los especialistas una vez al año”.

De hecho, hoy en día en nuestro país, se diagnostican 78.000 cánceres de piel al año. "Existen dos tipos: el epitelioma, que es más benigno y no suele dar metástasis, y el melanoma, que está relacionado con las quemaduras en la infancia y puede llegar a ser muy agresivo. Aparece sobre lunares previos en la mayoría de los casos", documenta.

Cuatro recomendaciones

Y aporta 4 consejos básicos: “Exponernos al sol de forma moderada, realizar una correcta higiene diaria de la piel, autoexplorar los lunares periódicamente y acudir al dermatólogo una vez al año. Y quería destacar la relación entre la piel y el cerebro. Muchos estados mentales como la ansiedad o la depresión influyen en la calidad de la piel. Y lo contrario, muchas enfermedades cutáneas pueden llevar a la depresión e incluso al suicidio. Como decía Nabokov, escritor que padecía de psoriasis: 'Todo estaría bien de no ser por esta maldita piel', según aparece en el magnífico libro ‘La piel’ de Sergio del Molino", detalla el experto.

"La paciente española ha interiorizado que debe ir anualmente al ginecólogo, pero todavía no abundan las revisiones preventivas de lunares"

E ilustra: "En él nos habla de su experiencia como enfermo crónico de psoriasis y nos cuenta con emoción el encuentro con su dermatóloga cuando le receta un fármaco biológico que controlará su enfermedad: ‘Estoy a punto de levantarme y abrazarla, pero me comporto. Es la primera vez que me siento, además de tratado, cuidado". Para el doctor Ruiz, "nuestra piel nos comunica, pero también nos puede aislar, si tenemos una enfermedad de la piel que nos hace sentirnos rechazados. Somos nuestra piel".

El aprendizaje de la pandemia

Es imposible cerrar este artículo sin hacer referencia a la pandemia que nos asola, y tratar de saber cómo se manifiesta en la piel. “En forma de 2 grupos de lesiones: el primer grupo por afectación de los vasos sanguíneos de la misma, como es el caso de los conocidos 'dedos covid' que son lesiones parecidas a los sabañones en los pies, y el segundo grupo por la inflamación producida por el virus, que se manifiesta en forma de urticaria o erupciones parecidas a la varicela. Estamos viendo pérdidas difusas de pelo de cuero cabelludo en pacientes que han pasado la infección, cuadro llamado 'efluvio telógeno', similares a la pérdida que ocurre en situaciones de estrés o después del parto, pero que parecen recuperarse espontáneamente, aunque todavía es pronto para predecir con seguridad la evolución de este tipo de alopecia”.

Y por si el camino hacia la victoria contra el coronavirus se alarga, afortunadamente podemos contar con apoyo. “Creamos una plataforma de teledermatología gratuita para intentar que los pacientes con problemas de piel no tuvieran que salir de casa para ir a un hospital. Fue un verdadero éxito. El 75% de las consultas fueron realizadas por mujeres, y los problemas más consultados fueron principalmente acné y rosácea en la cara, producidas por las mascarillas y unido al estrés y la tristeza que todos vivimos en esos momentos. Además, diagnosticamos por teledermatología muchos pacientes con afectación cutánea del covid-19. Esta plataforma ha venido para quedarse y ya hay pacientes que se han habituado a ella. Aunque las videoconsultas nos permitirán seguir mirándonos a los ojos y poder conectar emocionalmente con los pacientes, echamos de menos, eso sí, los apretones de manos, los besos y los abrazos, ese contacto físico que es importante sobre todo con pacientes que por su problema de piel se pueden sentir rechazado por los demás”.

El futuro ya es presente

Clínica Dermatológica Internacional mira hacia delante con varios proyectos. "Nuestra Unidad Integral de Cáncer de Piel se ha convertido en una referencia nacional e internacional, y estamos trabajando en mejorar los protocolos e incorporar nuevos avances como la realidad aumentada. Las técnicas de trasplante capilar combinadas con tratamientos médicos para acelerar la recuperación del pelo consiguen resultados con unos niveles de naturalidad imposibles de alcanzar hace unos años. La colaboración con nuestra Unidad de Genética ha hecho que podamos desarrollar la medicina predictiva personalizada aplicada a la dermatología en nuestro centro. El nuevo proyecto de teledermatología que estamos desarrollando nos permitirá atender pacientes de todo el mundo y también evitar desplazamientos innecesarios a nuestra clínica de pacientes locales. Y personalmente, a principio del año 2021, saldrá al mercado mi nuevo libro que se titulará 'Escuela de la piel'. En fin, que, si el virus nos lo permite, tenemos muchas ilusiones por cumplir en los próximos meses", aclara su director.

Y hace solo una semana, "lancé mi Instagram profesional y ya tiene 1.200 seguidores", comenta ilusionado.

Enfermedades Coronavirus Envejecimiento Nutrientes
El redactor recomienda