Todo lo que un baño caliente beneficia a la salud y aún no lo sabes
  1. Bienestar
Un hábito saludable

Todo lo que un baño caliente beneficia a la salud y aún no lo sabes

Los datos de una nueva investigación constatan que la terapia de calor, como el uso de sauna y el hábito diario de higiene, tiene efectos que resultan beneficiosos sobre los factores de riesgo cardiovascular de la diabetes tipo 2

Foto: Foto: Unsplash/@timothycdykes.
Foto: Unsplash/@timothycdykes.

Algo tienen que a nadie deja indiferente. Nada como un buen baño de agua caliente tras un día estresante o duras horas de entrenamiento. Pero ese momento puede hacer algo más que relajarte. Nuevos datos de un ensayo apuntan a que tiene efectos beneficiosos para la salud.

"La exposición al baño caliente tiene influencias beneficiosas sobre los factores de riesgo cardiovascular en pacientes con diabetes tipo 2”

De hecho, una investigación presentada en la reunión anual de este año de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD, por sus siglas en inglés) sugiere que la exposición regular al calor a través de un baño caliente está asociada con un efecto beneficioso sobre los factores de riesgo de la diabetes tipo 2, incluida la glucosilada hemoglobina (HbA1c), una medida de control del azúcar en sangre. El estudio es del Dr. Hisayuki Katsuyama, del hospital Kohnodai (Japón), y su equipo.

Grasa corporal

Estudios previos han sugerido que la terapia de calor, como el uso de saunas y baños calientes, mejora el control del azúcar en sangre y el porcentaje de grasa corporal, y por lo tanto podría ser una herramienta terapéutica en la vida diaria de los pacientes con diabetes tipo 2.

Foto: Unsplash/@kmvtv.
Foto: Unsplash/@kmvtv.

La ciencia lleva décadas prestando su atención a los baños calientes y sus efectos saludables. Un trabajo publicado en 'Journal of Applied Physiology'.sugiere que un baño largo y caliente puede ser tan útil para ti como una sesión de ejercicio suave. En él, investigadores británicos de la Universidad de Loughborough, dirigidos por C. A. Leicht, señalan que la inmersión en agua caliente puede ayudar a reducir la inflamación y controlar los niveles de azúcar en sangre de la misma manera que lo hace el deporte

Efecto cardiosaludable

En otro trabajo, publicado en 'The Journal od Physiology', investigadores de la Universidad de Oregon (EEUU) estudiaron los efectos de 8 semanas de inmersión repetida en agua caliente ('terapia de calor') sobre varios biomarcadores de la salud cardiovascular en 20 humanos jóvenes y sedentarios. Los investigadores admiten que, en relación con un grupo control que participó en inmersión en agua termoneutral, la terapia de calor aumentó la dilatación mediada por el flujo, redujo la rigidez arterial, aminoró la presión media arterial y diastólica, y disminuyó el grosor de la íntima-media carotídea, con cambios todos iguales o mayores de lo que se observa típicamente en sujetos sedentarios con entrenamiento físico. Pero, además, décadas de estudio han constatado, como refleja el 'Journal of Geriatric Psychiatry and Neurology', que mejora el sueño.

La diferencia del nuevo estudio japonés con el que comenzábamos es que hasta ahora no se habían realizado ensayos con un gran número de pacientes que hayan examinado los efectos del baño caliente sobre los parámetros metabólicos en quienes tienen diabetes y en un entorno real.

En Japón, la mayoría de las residencias están equipadas con bañera/jacuzzi y bañarse es un hábito de vida tradicional y común. Por tanto, los autores estudiaron el efecto del baño en pacientes diabéticos japoneses.

Los participantes

Obtuvieron la información sobre este hábito mediante un cuestionario de 1.297 pacientes, que visitaban regularmente la unidad de consulta externa del hospital Kohnodai entre octubre de 2018 y marzo de 2019, y analizaron la asociación de la frecuencia de los baños con las mediciones antropométricas y de sangre.

Los pacientes se dividieron en tres grupos según la frecuencia de baño de la siguiente manera; grupo uno (4 o más baños por semana); grupo dos (entre 1 y 4 baños por semana), y el tercero (menos de 1 baño por semana).

Foto: Unsplash/@kateredfern.
Foto: Unsplash/@kateredfern.

Después de varios análisis estadísticos, los datos mostraron que la frecuencia media de los baños era de 4,2 veces por semana y la duración media de los baños era de 16 minutos. La disminución del peso corporal, el índice de masa corporal (IMC), la circunferencia de la cintura, la presión arterial diastólica y la hemoglobina glucosilada se asociaron con una mayor frecuencia de baño.

Un análisis estadístico adicional identificó la frecuencia del mismo como un determinante significativo de la hemoglobina glucosilada después de ajustar por edad, sexo, IMC, uso de insulina y el número de medicamentos orales para la diabetes, con diferencias significativas entre los grupos. El grupo uno (con mayor cantidad de baños) tuvo una HbA1c media de 7,10%; el grupo dos, 7,20%, y el tercero, 7,36%.

La frecuencia de los baños de hidromasaje también fue un determinante independiente del IMC después de ajustar el sexo y la edad, con el grupo uno teniendo el IMC medio más bajo (25,5 kg/m2), seguido del grupo dos (26) y el tres (26,7). Las reducciones en la presión arterial diastólica también se asociaron con una mayor frecuencia de baño tras ajustar por edad, sexo y la cantidad de medicamentos para la presión arterial.

Los autores concluyen: "Nuestros resultados indican que la exposición diaria al calor a través del baño tiene influencias beneficiosas sobre los factores de riesgo cardiovascular en pacientes con diabetes tipo 2”.

Enfermedades
El redactor recomienda