El aceite de oliva virgen previene la enfermedad arterial periférica
  1. Bienestar
IDEAL PARA QUE LAS ARTERIAS NO SE OBSTRUYAN

El aceite de oliva virgen previene la enfermedad arterial periférica

Lo contrario sucede con el aceite de oliva de orujo, que podría promover su desarrollo. Un estudio español demuestra ahora su capacidad elevada para reducir el riesgo de desarrollarlo

Foto: Aceite de oliva. (iStock)
Aceite de oliva. (iStock)

Ya éramos conscientes de los múltiples beneficios del aceite de oliva virgen para nuestro organismo. Ahora podemos sumar uno más: previene la enfermedad arterial periférica.

Así lo sostiene un estudio liderado por la Universidad de Jaén, que concluye que mientras que el consumo de aceite de orujo de oliva puede promover el desarrollo de esta enfermedad, la ingesta de aceite de oliva virgen la previene.

Foto: Oro líquido español y no italiano. (iStock)

La enfermedad arterial periférica se produce cuando hay un estrechamiento de los vasos sanguíneos fuera del corazón. La causa de esta enfermedad es la arteriosclerosis, lo que sucede cuando se acumula placa (grasa y colesterol) en las paredes de las arterias que abastecen de sangre a brazos y piernas, lo que puede llegar a producir la amputación de los citados miembros.

Una enfermedad peligrosa

En su estudio, publicado por la revista científica 'Atherosclerosis', los investigadores españoles han pretendido conocer la asociación entre el consumo de diferentes categorías de aceites de oliva comestibles (aceite de oliva virgen y aceite de oliva) y aceite de orujo de oliva y el índice tobillo-brazo (ITB), un indicador de enfermedad arterial periférica, en más de 4.000 participantes.

El estudio, el primero de este tipo en humanos, supone el mayor análisis sobre nutrición realizado en España con datos de más de 4.300 personas

Así, utilizando datos de 4.330 participantes, la investigación concluye que, en pacientes con alto riesgo cardiovascular, el consumo de aceite de oliva se asocia con beneficios para la prevención de la enfermedad arterial periférica, lo contrario que el consumo de aceite de oliva de orujo, que podría promover su desarrollo.

El estudio, el primero de este tipo en humanos, supone el mayor análisis sobre nutrición realizado en España y pretende documentar los beneficios saludables del aceite de oliva y de la dieta mediterránea.

El catedrático de Inmunología de la Universidad de Jaén, José Juan Gaforio, que ha liderado el estudio, es uno de los profesionales más reconocidos en el estudio del aceite de oliva en nuestro país y uno de los prescriptores del producto estrella de la agricultura jienense.

La otra visión

Desde la Interprofesional del Aceite de Orujo de Oliva, ORIVA, opinan de este trabajo. "Consideramos que las conclusiones finales del trabajo no reflejan los hallazgos científicos del estudio, sino que son un resumen poco preciso y sesgado de algunas partes del mismo, atacando un producto tan seguro y saludable como es el aceite de orujo de oliva. ORIVA quiere puntualizar los siguientes aspectos":

El citado trabajo es un estudio transversal, "un tipo de investigación observacional, cuyas conclusiones se asientan sobre preguntas acerca de los hábitos que dice tener la muestra de población estudiada. Es decir, los resultados del trabajo no son consecuencia de haber testado el consumo de aceite, sino de las estimaciones de los encuestados", apostila la agrupación.

Foto: iStock
Foto: iStock

De hecho, los propios autores del estudio afirman que los resultados no son concluyentes y que deberían ser contrastados y ampliados por un posterior ensayo clínico (en el que sí se mediría de forma precisa la ingesta de aceite de cada individuo a fin de poder establecer una relación causa-efecto, que el presente estudio no puede evidenciar).

La publicación "no ofrece datos concretos acerca del número de personas que dicen haber consumido aceite de orujo de oliva, aunque los autores indican que fue substancialmente menor que aquellos que consumieron otros aceites, además de en menor cantidad (3-30 mg/día vs. 15-68 g/día, como valor central de los datos)*, por lo que resulta cuestionable comparar grupos tan heterogéneos y en condiciones tan desfavorables para el aceite de orujo de oliva".

Además, insisten, en que "la muestra del estudio no es la población en general, como se puede interpretar en la información enviada a los medios de comunicación. Se trata de un grupo muy determinado de personas de edad avanzada y con propensión a las cardiopatías, además de con unos condicionantes muy concretos como el sobrepeso, la obesidad y estar afectados por síndrome metabólico. ORIVA lleva realizando, desde hace su creación en 2015, una intensa labor de investigación de la mano de dos centros científicos de referencia en nuestro país: el Instituto de la Grasa (IG) y el Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN), pertenecientes ambos al Consejo Superior de investigaciones Científicas (CSIC), con los que ha desarrollado estudios que Interprofesional del Aceite de Orujo de Oliva abordan diferentes aspectos del aceite de orujo de oliva, para conocer las ventajas culinarias y saludables de este alimento".

*El consumo de 3-30 mg/día de aceite de orujo de oliva equivaldría a apenas unas gotas; frente a 15-68 g/día de aceite de oliva virgen, que correspondería a entre 3 y 14 cucharadas soperas al día", concluye.

Aceites Aceite de oliva Grasa Colesterol
El redactor recomienda