Las lecciones aprendidas del covid precipitan nuevas recomendaciones en diabetes
  1. Bienestar
TELEMEDICINA

Las lecciones aprendidas del covid precipitan nuevas recomendaciones en diabetes

Llega el escenario de la 'nueva normalidad' en el que se va a hacer frente de forma distinta a la enfermedad. La pandemia ha impulsado la innovación en la prestación sanitaria y ha permitido hacer pruebas en el mundo real de los modelos de atención

Foto: Las lecciones aprendidas del covid precipitan nuevas recomendaciones en diabetes
Las lecciones aprendidas del covid precipitan nuevas recomendaciones en diabetes

Obvio decir que el covid-19 está minando la salud física de sus víctimas y la mental de todos. Pero desde su invasión hay sectores de la población más vulnerables que otros y, como hemos reiterado en Alimente en varias ocasiones, los diabéticos son uno de los grupos más afectados. Mirando hacia el futuro, las lecciones a ‘golpe de mazo’ que nos ha impuesto la pandemia nos proporcionan algunos aspectos positivos. Así lo documenta un nuevo trabajo publicado en el 'Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism', la revista de la Sociedad de Endocrinología de Estados Unidos.

Foto: ¿Qué sabemos de la relación entre diabetes y covid-19?


Concretamente, sacan a la luz el nuevo escenario en el que se va a hacer frente a la diabetes, porque el covid-19 ha impulsado la innovación en la prestación de atención médica y ha permitido realizar pruebas en el mundo real de modelos de atención de la enfermedad con formas sin precedentes.

"Dadas las pandemias duales de covid y diabetes, la adopción de estas medidas se ha acelerado con la esperanza de crear una nueva normalidad"

Los autores de la investigación, liderados por el presidente del grupo de trabajo, Robert A. Gabbay, director científico y médico de la Asociación Americana de Diabetes, determina: "Dadas las pandemias duales de covid-19 y diabetes, la adopción de estas innovaciones se ha acelerado con la esperanza de crear una 'nueva normalidad' y mejoras en la atención que brindamos a las personas con la patología".

'Nueva normalidad'

Bajo el paraguas de la 'nueva normalidad', término acuñado para denotar el gran cambio de paradigma que el covid-19 ha forzado en todo el mundo, se engloba, cómo no y en los primeros puestos, el sector sanitario. En este momento decisivo para los sistemas de salud de todo el mundo, puede ser posible un cambio real para crear una mejor 'nueva normalidad' más allá de la pandemia si se toman medidas cuidadosas para promover la salud y garantizar la sostenibilidad.

En el caso de la diabetes, que afecta a 500 millones de personas en todo el mundo, el impulso hacia la innovación se ha retrasado desde hace mucho tiempo. Lograr, por tanto, un control glucémico óptimo a gran escala tiene importantes implicaciones para la población y la salud económica.

Foto: Niveles altos de azúcar empeoran el pronóstico del coronavirus


Sin embargo, menos del 50% de las personas con diabetes alcanzan los objetivos glucémicos. Antes de la pandemia, los modelos innovadores de atención de la diabetes estaban ganando reconocimiento lentamente, con el objetivo de lograr mejoras en los resultados médicos, la experiencia del paciente, la satisfacción del proveedor de atención médica y la reducción de costes. Sin embargo, existían obstáculos típicos para impedir un cambio significativo. Con la pandemia, la implementación de modelos alternativos de atención en ciclos rápidos e iterativos se convirtió en la norma.

Mirando atrás

En 2018, la Sociedad de Endocrinología de Estados Unidos convocó a un grupo de trabajo para examinar y promover modelos innovadores de atención en la diabetes. En esta perspectiva, los miembros del grupo de trabajo revisan varios modelos de atención, con los que tienen experiencia y que tienen potencial para convertirse en estándares de atención en la 'nueva normalidad'. En el nuevo trabajo se discuten los desafíos actuales para la adopción generalizada de estos nuevos modelos. Por último, brinda soluciones potenciales para fomentar la innovación y crear caminos para la sostenibilidad.

"Necesitamos cambiar la forma en que brindamos atención, considerando que los resultados de las personas con diabetes no han mejorado durante la última década", insiste el director del grupo de trabajo.

Y en este sentido, Shivani Agarwal, del Albert Einstein College of Medicine en Bronx (Nueva York), apunta: “La pandemia nos ha brindado una oportunidad inesperada de cambiar verdaderamente la forma en que la endocrinología y la atención de la diabetes se prestarán en el futuro".

E insiste: "Este manuscrito destaca los avances recientes y nos recuerda los desafíos pendientes que debemos abordar para mantener la innovación".

La situación en España

En declaraciones a Alimente, el Dr. Antonio Pérez Pérez, presidente de la Sociedad Española de Diabetes (SED), aclara: “Se trata de un estudio de opinión en el que los autores hipotetizan que la pandemia covid-19 representa un impulso para el desarrollo de la atención médica de los pacientes con diabetes en todo el mundo. Se basan en el efecto disruptivo que representó la pandemia, de forma que de la noche a la mañana nos vimos obligados a utilizar herramientas ya disponibles, pero escasamente utilizadas en la asistencia sanitaria de los afectados”.

"De la noche a la mañana nos vimos obligados a utilizar herramientas ya disponibles, pero escasamente utilizadas en la asistencia sanitaria de los pacientes con diabetes”.


El artículo “revisa las herramientas de telemedicina, así como algunos de los cambios necesarios para lograr una total interoperabilidad y compatibilidad de datos que permitan la colaboración entre las partes interesadas. No ofrece información novedosa sobre modelos de atención evaluados, pero sintetiza algunos de los elementos a considerar en el diseño de futuros modelos de atención basados en la telemedicina”, apostilla.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los desafíos vividos

En cuanto a los desafíos, el doctor Pérez Pérez subraya: “El mayor que hemos vivido durante la emergencia nacional provocada por la pandemia tiene que ver con la interrupción de la asistencia de los pacientes con procesos crónicos como la diabetes, consecuencia del aislamiento recomendado a los pacientes y la dedicación de los profesionales asistenciales a la atención directa de la covid-19. El primer desafío fue mantener un dispositivo, mayoritariamente telefónico, para atender situaciones de urgencia y los enfermos en los que no se podía demorar la asistencia, y adaptar los protocolos de manejo del paciente hospitalizado a las circunstancias especiales del ingreso. El segundo desafío fue planificar la asistencia tras la fase inicial con el objetivo de no posponer la asistencia de los casos programados y recuperar la actividad previamente pospuesta mediante visita presencial o remota”.

Aspectos reforzados

“El aspecto que probablemente sale más reforzado es el relacionado con la comunicación entre los profesionales y el paciente, demostrando que la telemedicina es una amplia área de desarrollo, que, aunque no va a sustituir a la consulta física, puede facilitar procesos, agilizar el sistema y aportar información de valor y con solidez, tanto para los profesionales como para el paciente. En este último caso, asegurando a través del médico que el afectado reciba las respuestas adecuadas y en el momento adecuado y ahorrando al sistema visitas de poco valor añadido. Obviamente, la utilización satisfactoria y eficiente de estas herramientas requiere la transformación global del sistema de asistencia sanitaria”, destaca el presidente de la SED.

Sabemos por “situaciones previas que la falta de acceso a la atención médica de rutina es una de las principales causas de mortalidad después de los desastres. En consecuencia, en esta 'nueva normalidad' que nos toca vivir retrasar la visita no es una opción y hay que asegurar la asistencia rutinaria de los pacientes de forma presencial o telemática, dependiendo de las características del paciente y el proceso asistencial a realizar”, apostilla.

Para cualquier innovación, "en el proceso asistencial es clave la participación de los profesionales de todos los niveles. Para ello el médico tiene que formarse en aspectos relacionados con la gestión clínica y la utilización de nuevas herramientas que faciliten la interrelación entre niveles asistenciales y con los afectados, las herramientas de apoyo en la toma de decisiones, la evaluación de la actividad asistencial y la gestión del conocimiento. Por lo tanto, deben adaptar sus programas de formación a aquellos aspectos que impactan sobre la evolución hacia un nuevo concepto en la atención al paciente crónico con diabetes y en el modelo de intercambio de conocimientos, experiencias y recursos entre los distintos niveles asistenciales y profesionales", señala el experto.

El futuro, de la mano de la telemedicina

Para el presidente de la SED, “frecuentemente se presenta como la solución para garantizar la atención a los pacientes crónicos como los diabéticos. Sin embargo, su utilización eficiente es actualmente muy limitada a pacientes con diabetes tipo 1 con buena capacidad de manejo de la tecnología y atendidos en centros con profesionales con destreza en el uso de estas tecnologías. En la mayoría de los pacientes, la asistencia remota se limita a la llamada telefónica”. En su opinión, insiste, en el futuro "su utilización eficiente pasa en primer lugar por establecer protocolos y mecanismos universales para transferir datos de glucosa, tratamiento y otras variables de interés a las historias clínicas electrónicas en formatos estandarizados y fáciles de interpretar. Paralelamente, formar a las partes interesadas, proporcionar un reembolso adecuado por el uso de tecnologías digitales de salud para la diabetes y generar evidencia sobre la utilización de diferentes estrategias de telemedicina. Si no se consideran estos aspectos, probablemente perderemos una oportunidad generada por la pandemia para remodelar la asistencia de las personas con diabetes de forma positiva”.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

"Adoptar nuevas formas de brindar atención será importante para atender a grandes poblaciones de personas con afecciones complejas como la diabetes", dice Michelle Griffith, de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, Tennessee. "Cuando usamos estos modelos innovadores de manera adecuada, a menudo podemos brindar la atención adecuada para una situación determinada de manera más eficiente", añade.

Indacaciones para una mejor 'nueva normalidad'

Y el estudio recoge las recomendaciones para todos los niveles de partes interesadas, que ayudarán a garantizar que la innovación se mantenga más allá de la pandemia actual.


Sociedades profesionales:

  • Crear plataformas virtuales.
  • Aprovechar las relaciones con la sociedad profesional para abogar a nivel gubernamental por modelos alternativos de reembolso que faciliten la innovación.
  • Fomentar la colaboración de las sociedades profesionales de atención primaria y de atención especializada.
  • Impulsar la colaboración entre la industria de la tecnología y la salud.


Instituciones y prácticas sanitarias:

  • Alentar a los profesionales de la salud a incorporar métodos científicos de implementación y mejora de la calidad en la atención de rutina.
  • Asignar fondos filantrópicos para promover la innovación clínica y obtener resultados piloto y datos de costes.
  • Fomentar la tutoría de los médicos para identificar mejoras clínicas.
  • Permitir la colaboración multidisciplinaria con líneas de servicio fuera de la endocrinología para construir y mantener la infraestructura para la comunicación y la innovación.
  • Fomentar las pruebas beta y la colaboración en las primeras etapas con las empresas de tecnología sanitaria para introducir marcos de atención no tradicionales.

Profesionales de la salud:

  • Buscar oportunidades de formación virtual.
  • Buscar tutoría y colaboración dentro o fuera del entorno de práctica.
  • Comprender las prioridades de la organización y alinear las iniciativas acercándose activamente a los administradores.
  • Reclutar a varios miembros del equipo (por ejemplo, enfermería, gerentes de práctica, profesionales de la salud aliados) para crear una voz unificada en la defensa del cambio.

Coronavirus
El redactor recomienda