A la espera de la vacuna, esto es lo que puedes hacer para inactivar al covid
  1. Bienestar
Reducir la carga viral

A la espera de la vacuna, esto es lo que puedes hacer para inactivar al covid

Sencillo, rápido y, lo más importante, eficaz. Llegan nuevas evidencias científicas que constatan que los enjuagues bucales tienen la capacidad de poner freno a la expansión de los coronavirus. Consultamos con un experto

Foto: A la espera de la vacuna, esto es lo que puedes hacer para inactivar al covid
A la espera de la vacuna, esto es lo que puedes hacer para inactivar al covid

Mientras el mundo espera la llegada de la vacuna, y trata en el día a día de que el nuevo ‘enemigo público número uno’, el covid-19, no traspase las trincheras de nuestro organismo, los científicos buscan contrarrestar los ataques con medidas protectoras eficaces. Ahora sabemos que al distanciamiento, al uso de mascarilla y a la higiene de las manos podemos sumar otra medida que es, además, eficaz.

"Al evaluar múltiples productos, con técnicas reproducibles, se puede concluir que varios de los productos analizados tienen propiedades virucidas relevantes, incluidos los de uso común"

Así lo documentan investigadores del Instituto del Cancer Penn State (Pensilvania, Estados Unidos), en un estudio publicado en el último 'Journal of Medical Virology'. Al parecer, algunos antisépticos orales y enjuagues bucales pueden tener la capacidad de inactivar los coronavirus humanos. Los resultados indican que algunos de estos productos podrían ser útiles para reducir la carga viral, o la cantidad de virus, en la boca después de la infección y pueden ayudar a reducir la propagación del SARS-CoV-2.

David Herrera.
David Herrera.

En declaraciones a Alimente, David Herrera, profesor titular de Periodoncia de la Facultad de Odontología en la Universidad Complutense de Madrid y codirector del Grupo de Investigación ETEP (Etiología y Terapéutica de las Enfermedades Periodontales y Periimplantarias) de esta misma universidad, asevera: "El punto de partida del artículo 'Lowering the transmission and spread of human coronavirus', de Meyers y colaboradores, es muy relevante, dado que la boca es un lugar de máxima importancia para la patogenicidad y para la transmisión del virus SARS- CoV-2".

Puntualiza, sin embargo, "que hay dos limitaciones importantes a tener en cuenta. Primero, los autores presentan los resultados de un estudio in vitro y no evalúan directamente el virus de interés (SARS-CoV-2), sino que estudian otro coronavirus humano, conocido como 229e (HCoV‐229e). Esto es una importante limitación del estudio, dado que ya había información disponible del efecto de productos antisépticos, incluidos enjuagues bucales, sobre distintos virus, incluidos coronavirus, e incluso estudios in vitro e in vivo sobre el virus que realmente nos interesa, SARS-CoV-2. Los autores justifican su decisión, debido a los requisitos de seguridad para trabajar con SARS-CoV-2, y reconocen la limitación del estudio en ese sentido".

Si bien es cierto el apunte del doctor Herrera, ahora que el pasado 20 de octubre se celebró el 4º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), espacio que reúne durante varios días a múltiples expertos del ámbito científico-sanitario -este año en formato virtual-, debemos recordar que los especialistas han puesto de manifiesto la necesidad de priorizar la salud bucal también desde la atención primaria como herramienta de prevención frente a enfermedades sistémicas y, especialmente, en el contexto actual de convivencia con la pandemia. Señalan, de hecho, "que la disminución de la carga viral en la cavidad bucal con el uso de colutorios con antisépticos específicos, como el cloruro de cetilpiridinio, podría ayudar a disminuir la transmisión de covid-19".

El ensayo

Es Craig Meyers, profesor distinguido de Microbiología e Inmunología y Obstetricia y Ginecología, quien ha dirigido a un grupo de médicos y científicos que probaron varios enjuagues bucales y nasofaríngeos en un entorno de laboratorio por su capacidad para inactivar los coronavirus humanos, que son similares en estructura al SARS-CoV- 2. Los productos evaluados incluyen una solución al 1% de champú para bebés, una olla neti, limpiadores bucales con peróxido y enjuagues bucales.

Los investigadores encontraron que varios de los enjuagues nasales y bucales tenían una gran capacidad para neutralizar el coronavirus humano, lo que sugiere que estos productos pueden tener el potencial de reducir la cantidad de virus que transmiten las personas covid-19 positivas.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

"Mientras esperamos que se desarrolle una vacuna, se necesitan métodos para reducir la transmisión", dice Meyers. "Los productos que probamos están fácilmente disponibles y, a menudo, ya forman parte de la rutina diaria de las personas", añade.

Meyers y sus colegas utilizaron una prueba para replicar la interacción del virus en las cavidades nasal y oral con los enjuagues bucales. Las cavidades nasales y orales son los principales puntos de entrada y transmisión de los coronavirus humanos. Trataron soluciones que contenían una cepa de coronavirus humano, que sirvió como una alternativa genéticamente similar y fácilmente disponible para el SARS-CoV-2, con las soluciones de champú para bebés, varios enjuagues antisépticos de peróxido y varias marcas de enjuagues bucales.

Tiempo de enjuague

Permitieron que las soluciones interactuaran con el virus durante 30 segundos, un minuto y dos minutos, antes de diluir las soluciones para evitar una mayor inactivación del virus. Según Meyers, las envolturas externas del coronavirus humano probado y el SARS-CoV-2 son genéticamente similares, por lo que el equipo de investigación plantea la hipótesis de que una cantidad similar de SARS-CoV-2 puede inactivarse tras la exposición a la solución.

Para medir cuánto virus se inactivó, los investigadores colocaron las soluciones diluidas en contacto con células humanas cultivadas. Contaron cuántas células quedaron vivas después de unos días de exposición a la solución viral y usaron ese número para calcular la cantidad de coronavirus humano que se inactivó como resultado de la exposición al enjuague bucal que se probó.

La solución de champú para bebés al 1%, que a menudo utilizan los médicos de cabecera y los padres para enjuagar los senos nasales, inactivó más del 99,9% del coronavirus humano después de un tiempo de contacto de dos minutos. Varios de los enjuagues bucales y los productos para hacer gárgaras también fueron efectivos para inactivar el virus infeccioso. Muchos inactivaron más del 99,9% del virus después de solo 30 segundos de tiempo de contacto y algunos el 99,99% del virus después de 30 segundos.

Según el director del ensayo, los resultados con enjuagues bucales son prometedores y se suman a los hallazgos de un estudio que muestra que ciertos tipos de enjuagues bucales podrían inactivar el SARS-CoV-2 en condiciones experimentales similares.

Se refiere, concretamente, al trabajo de 'Function', que avala: "Los estudios combinados demuestran cada vez más la importancia de la garganta y las glándulas salivales como sitios de replicación y transmisión precoz del virus en la enfermedad covid-19. Destacamos que la investigación ya publicada sobre otros virus envueltos, incluidos los coronavirus, apoya directamente la idea de que el enjuague oral debe considerarse como una forma potencial de reducir la transmisión del SARS-CoV-2. La investigación para probar esto podría incluir la evaluación de formulaciones nuevas existentes o específicamente diseñadas en ensayos de inactivación viral bien pensadas, y luego en ensayos clínicos. Las intervenciones en la población se podrían realizar con los enjuagues bucales disponibles, con un seguimiento activo de los resultados para determinar la eficacia. Esta es un área poco investigada de gran necesidad clínica".

Otros productos

Además de evaluar las soluciones en tiempos de contacto más prolongados, estudiaron productos de venta libre y enjuagues nasales que no se evaluaron en el ensayo mencionado con anterioridad. Meyers resalta que el siguiente paso para ampliar estos resultados es diseñar y realizar ensayos clínicos que evalúen si productos como los enjuagues bucales pueden reducir eficazmente la carga viral en pacientes positivos.

"Las personas que dan positivo en la prueba y regresan a casa a pasar la cuarentena posiblemente transmitan el virus a las personas con quienes viven", asegura. "Ciertas profesiones, incluidos los dentistas y otros trabajadores de la salud, corren un riesgo constante de exposición. Se necesitan ensayos clínicos para determinar si estos productos pueden reducir la cantidad de virus que los pacientes covid positivos o aquellos con ocupaciones de alto riesgo pueden propagar mientras hablan, tosen o estornudos. Incluso si el uso de estas soluciones pudiera reducir la transmisión en un 50%, tendría un gran impacto".

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los estudios futuros pueden incluir una investigación continua de los productos que inactivan los coronavirus humanos y qué ingredientes específicos en las soluciones probadas lo logran.

Para el doctor Herrera, el hecho de "haber evaluado múltiples productos, con técnicas reproducibles, permite concluir que varios de los analizados tienen propiedades virucidas relevantes, incluidos productos de uso común y fácilmente accesibles en el mercado. De los colutorios para enjuagues bucales, los que tienen menos efecto en este estudio son aquellos con peróxido de hidrógeno (agua oxigenada), mientras que aquellos con cloruro de cetilpiridinio (CPC), aceites esenciales o povidona iodada tienen claros efectos de virucidad".

Mecanismos de acción

E insiste: "Los productos antisépticos mencionados se utilizan de manera frecuente por sus efectos antibacterianos para la prevención de enfermedades asociadas a la placa-biofilm dental. Pero, para algunos de ellos, se conocían además efectos adicionales antimicrobianos, tanto frente a virus como frente a hongos. Estos efectos virucidas han cobrado especial relevancia en la pandemia"

Para entender "la posible importancia del uso de colutorios con efecto virucidad en el covid-19, hay que conocer que, desde el inicio de la pandemia, se ha recomendado a los dentistas que pidan a sus pacientes que se enjuaguen con este tipo de productos antes de iniciar cualquier procedimiento odontológico. La razón para ello era que, si ese enjuague redujera la carga viral, disminuiría el riesgo de transmisión sobre el personal de las clínicas. En concreto, en España, el Consejo General de Dentistas recomendó colutorios de peróxido de hidrógeno al 1%, povidona iodada al 0,2% o cloruro de cetilpiridinio al 0,05-0,1%”, apostilla el experto.

"El análisis de la evidencia científica disponible hasta el inicio de la pandemia y los nuevos datos que se van publicando sugieren que, efectivamente, el uso de algunos colutorios podría tener ese efecto virucida, y podría reducir la carga viral en pacientes infectados con SARS-CoV-2 durante algunas horas tras el enjuague. En concreto, las evidencias para povidona iodada o cloruro de cetilpiridinio parecen las más relevantes, aunque el segundo es más prometedor, pues la duración de sus efectos en boca tras un enjuague debería ser muy superior al primero", recalca.

Por tanto, "si el uso de estos colutorios puede reducir la carga viral en boca, tras hacer un enjuague, esto no solo sería útil para reducir posibles riesgos de transmisión en la clínica odontológica, sino que se sugieren dos posibles ventajas adicionales (así lo indicó nuestro Grupo de Investigación ETEP en un artículo publicado en junio en la prestigiosa revista Clinical Oral Investigations". Sin embargo, "podría reducir el riesgo de transmisión desde una persona infectada, dado que la boca es una de las fuentes principales del virus, y el colutorio reduciría la cantidad del mismo".

Y podría, también, "disminuir el riesgo de que el individuo infectado desarrollara patología severa, dado que hay evidencia que sugiere que cuanto mayor sea la carga viral en la boca, más riesgo hay de que se desarrolle una covid con más complicaciones.

¿Afecta el covid a la salud bucodental?

Todavía "es pronto para establecer conclusiones, pero los datos actuales no sugieren un efecto directo de la enfermedad o de haber sido infectado por SARS-CoV-2 sobre la salud bucodental. Sin embargo, los impactos indirectos, derivados de situaciones como confinamiento o diferentes restricciones, sí están afectando claramente a la salud bucodental, a través de múltiples mecanismos, de los que podemos enumerar unos ejemplos", subraya Herrera.

  • El estrés y la ansiedad afectan al sistema inmune, favorecen el apretamiento y disminuyen los cuidados preventivos, lo que favorece claramente las enfermedades de las encías.
  • El mencionado apretamiento está provocando un aumento claro en la incidencia de dientes que se rompen o se fisuran.
  • Los tratamientos y los cuidados preventivos en la clínica odontológica se aplazan, debido a las limitaciones de movilidad y/o a la incertidumbre económica.
  • La posibilidad de diagnósticos tempranos de patologías,como las de las encías, que son fáciles de resolver en sus estadios iniciales, se ven muy dificultados por las limitaciones mencionadas.

Receta final

La recomendación principal es que los cuidados, tanto personales "como los que se reciben a nivel profesional, no deben abandonarse en situaciones tan complicadas como las que vivimos, sino al contrario: deben potenciarse para compensar que nuestro sistema inmune va a ser menos efectivo y que, probablemente, vamos a apretar más. Por tanto, hay que insistir en los cuidados preventivos diarios (cepillado de dientes, uso de seda o cepillos interdentales para limpiar entre los dientes, usar un dentífrico y/o colutorio adecuado…) y acudir a nuestra clínica odontológica para nuestras revisiones periódicas (al menos una vez al año) y recibir la atención preventiva adecuada", determina.

Coronavirus Enfermedades
El redactor recomienda