La EFSA emite la alarma de que este año la gripe aviar llega muy fuerte
  1. Bienestar
Alerta de la autoridad comunitaria

La EFSA emite la alarma de que este año la gripe aviar llega muy fuerte

Aunque su transmisión entre humanos es difícil, las bajas temperaturas en Rusia y Kazajistán están provocando que miles de aves migratorias infectadas lleguen a la Unión Europea. La precaución es clave

Foto: La EFSA emite la alarma de que este año la gripe aviar llega muy fuerte
La EFSA emite la alarma de que este año la gripe aviar llega muy fuerte

Parece que todo esto no va a acabar jamás. En plena segunda ola por el covid-19, con todas las perspectivas de futuro prediciendo más y más casos, con la vacuna prometida todavía a meses (o años) de distancia y con nuevas medidas en casi todo el territorio español, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) avisa de que este año, con el rápido descenso de las temperaturas en Kazajistán y en Rusia, la gripe aviar va a entrar más que fuerte.

Esto supone un riesgo no solo para nosotros (la mayoría todavía nos acordamos de la crisis de este tipo de infección que sufrimos en 2009), sino también para todos aquellos que se dedican a las aves, sobre todo en el mundo de la alimentación. El aviso, comentan desde la organización comunitaria, se debe a varios brotes de la gripe aviar altamente patogénica (HPAI -su nombre técnico es H5N1-, por sus siglas en inglés) que se han dado entre aves tanto domésticas como salvajes en el oeste de Rusia y en Kazajistán en los últimos meses. De hecho, aclaran, esto es de especial riesgo para nosotros puesto que esta región es una ruta migratoria habitual de las aves acuáticas que se dirigen hacia Europa según se acerca el invierno.

"Se recomienda al público general abstenerse de tocar aves salvajes muertas sin tomar las medidas de bioseguridad adecuadas"

Esto no está basado solo en especulación, sino también en experiencia. Desde la EFSA explican que "cuando la HPAI se detectó en ese mismo lugar de Rusia en los veranos de 2005 y de 2016, les siguieron epidemias en el norte y en el este de Europa en invierno. Si el patrón se repite este año, se espera que la HPAI llegue a las mismas áreas en otoño y en invierno, y por si eso fuera poco, también se cree que su expansión a países del oeste y del sur del continente es posible".

Este informe no es trivial, para nada. Ha sido elaborado tanto por la propia Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria como por el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) y por el Laboratorio de Referencia de la Unión Europea para la Gripe Aviar. En el susodicho informe se recomienda que, de forma acorde a la legislación europea, los países de la Unión deberán adoptar las siguientes medidas:

  • Hacer lo necesario para detectar los casos sospechados de HPAI de forma prematura y aumentar las medidas de bioseguridad en la industria aviar.
  • Avisar a las autoridades competentes, tanto veterinarias como de medioambiente, de la alta probabilidad de la introducción en el territorio de HPAI y realizar observaciones y pruebas de las aves salvajes muertas o enfermas.

Desde la propia EFSA alertan de que el riesgo de transmisión de la enfermedad de aves a seres humanos es muy bajo, pero que de todos modos, para minimizar el riesgo, se recomienda al público general abstenerse de tocar, en ningún caso, aves salvajes muertas sin tomar las medidas de bioseguridad adecuadas.

"Con el H5N1, el 60% de los casos que se han dado en humanos han acabado con el fallecimiento"

En efecto, como informan desde el CDC (Center for Disease Control) estadounidense, la transmisión de esta enfermedad entre especies es muy rara. Están documentados, en total, 700 casos en todo el mundo, principalmente Asia, África, el Pacífico y en Europa desde 2003. Esta variedad de la gripe aviar, como su nombre indica (altamente patogénica), es mucho más severa que la que nos azotó hace casi 10 años, que se trataba de la cepa H1N1. Pero por desgracia, a pesar de ser mucho menos habitual, desde el CDC avisan que "aproximadamente, el 60% de los casos que se han dado en humanos han acabado con el fallecimiento del paciente".

Foto: Unspash/@olga_kononenko.
Foto: Unspash/@olga_kononenko.

La enfermedad puede infectar el sistema respiratorio de los seres humanos, provocando una enfermedad severa, normalmente neumonía y fallo respiratorio, lo que puede ser mortal. Curiosamente, aunque los síntomas severos que puede provocar son relativamente similares a los del coronavirus, desde el CDC comentan que "la mayor parte de las infecciones que se dan de HPAI H5N1 han tenido lugar en niños y en adultos menores de 40 años de edad. La mortalidad es mayor entre los individuos con una edad comprendida entre los 10 y los 19 años de edad, así como en los adultos jóvenes".

Ahora las 'buenas' noticias: al contrario que en el caso del covid-19, es una enfermedad de muy difícil transmisión entre humanos. De hecho, dicen desde el CDC, la mayor parte de los casos se han dado tras el contacto físico directo con un ave muerta o enferma que haya sido infectada por el virus. Aun así, desde la organización gubernamental estadounidense destacan que "otros factores de riesgo incluyen visitar un mercado avícola o estar en contacto directo y prolongado con pacientes del HPAI H5N1".

Enfermedades Seguridad alimentaria
El redactor recomienda