El frío, junto a la vitamina A, hace que quememos más grasa
  1. Bienestar
AFECTA AL METABOLISMO ENERGÉTICO GLOBAL

El frío, junto a la vitamina A, hace que quememos más grasa

Una nueva investigación revela este nuevo dato como consecuencia de la exposición a bajas temperaturas y constata nuevas vías de acción de este nutriente

Foto: El frío, junto a la vitamina A, hace que quememos más grasa
El frío, junto a la vitamina A, hace que quememos más grasa

Existe el convencimiento que el calor puede ser beneficioso a la hora de perder peso, ya que sudamos más y, por tanto, quemamos más grasa.

No obstante, un estudio de investigadores austriacos sostiene que las temperaturas frías ayudan al cuerpo a aumentar los niveles de vitamina A, que colabora a la hora de transformar el tejido graso blanco 'malo' en tejido marrón 'bueno', que es mejor para quemar grasa.

Foto: La vitamina que habla de tu salud y predice tu riesgo de muerte

Así lo reconoce el investigador principal, Florian Kiefer, de la Universidad Médica de Viena (Austria), quien explica que la conversión del tejido adiposo blanco en su equivalente marrón suele provocar un mayor consumo de energía en los seres humanos.

Grasa blanca, grasa marrón

La mayoría de los mamíferos, incluidas las personas, llevan estas dos variedades de depósitos de grasa. La grasa blanca constituye más del 90 por ciento de los depósitos de grasa del cuerpo en las personas; normalmente se encuentra en el abdomen y en la parte inferior y superior de los muslos. La grasa marrón, sin embargo, quema energía y también genera calor.

"La vitamina A desempeña un papel importante en la función del tejido adiposo y afecta al metabolismo energético global"

En el estudio, publicado en la revista científica ‘Molecular Metabolism’, se examinó cómo la combinación del clima frío y la producción de vitamina A podría alumbrar una terapia única contra la obesidad.

Los investigadores argumentan que la mayoría de las reservas de vitamina A del cuerpo residen en el hígado. Cuando hace frío, el cuerpo entra en acción estimulando la distribución de la vitamina A hacia el tejido adiposo. Al desencadenar esta respuesta al frío, los investigadores fueron testigos del proceso de 'oscurecimiento' que convierte el tejido adiposo en grasa más fácilmente quemable.

Una persona pesándose en una báscula. (Cortesía Amazon)
Una persona pesándose en una báscula. (Cortesía Amazon)

Esto se produce porque la vitamina A y su transportador de sangre, la proteína de unión a retinol, se desplazan a las zonas grasas cuando el cuerpo siente frío.

Las pruebas en humanos han revelado que cuando la vitamina A llega a estos depósitos de grasa, los glóbulos blancos expresan las características de los glóbulos marrones. Esto conduce a un aumento de la actividad metabólica y del consumo de energía.

Afecta al metabolismo

Los autores del estudio bloquearon el transportador de la vitamina A utilizando la manipulación genética en ratones y comprobaron que tanto la producción de vitamina A inducida por el frío como el 'oscurecimiento' de la grasa no se producía.

"Esto no es un argumento para consumir grandes cantidades de suplementos de vitamina A si no se prescriben, porque es fundamental que sea transportada a las células adecuadas en el momento adecuado"

"Como consecuencia, la oxidación de la grasa y la producción de calor se vieron perturbadas de tal manera que los ratones ya no pudieron protegerse del frío", destaca Kiefer en declaraciones recogidas por 'Study Finds'.

Foto: La vitamina que puede hacerte perder la grasa del estómago

"Nuestros resultados muestran que la vitamina A desempeña un papel importante en la función del tejido adiposo y afecta al metabolismo energético global", exponen los investigadores. "Sin embargo, esto no es un argumento para consumir grandes cantidades de suplementos de vitamina A si no se prescriben, porque es fundamental que la vitamina A sea transportada a las células adecuadas en el momento adecuado", agregan.

"Hemos descubierto un nuevo mecanismo por el cual la vitamina A regula la combustión de lípidos y la generación de calor en condiciones de frío. Esto podría ayudarnos a desarrollar nuevas intervenciones terapéuticas que exploten este mecanismo específico", concluyen.

Grasa Obesidad Frío Calor Metabolismo
El redactor recomienda