Este es el ejercicio que reduce los efectos de la terapia para el cáncer de próstata
  1. Bienestar
Calidad de vida

Este es el ejercicio que reduce los efectos de la terapia para el cáncer de próstata

Un nuevo estudio comprueba cuál es el programa de actividad más eficaz para contrarrestar las consecuencias adversas del tratamiento en hombres con tumores prostáticos

Foto: Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

El de próstata es el tumor más frecuente entre los varones de los países desarrollados. Solo en España viven unos 107.000 hombres con cáncer de próstata, 34.000 son nuevos casos diagnosticados durante 2019, según los datos que ofrece la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Estas cifras ponen de manifiesto el interés por mantener la calidad de vida de los afectados.

Una nueva investigación de la Universidad de East Anglia (UEA) y del Norfolk and Norwich University Hospital (Inglaterra) ha evaluado los resultados de ejercicio físico a corto plazo en pacientes con cáncer de próstata avanzado que comienzan terapia de privación de andrógenos (terapia hormonal).

El objetivo del programa de actividad es reducir el riesgo cardiovascular y el aumento de peso asociado a la terapia hormonal

El estudio incluyó a 50 pacientes; la mitad fueron asignados a un programa de ejercicio -aeróbico y de resistencia- de dos sesiones semanales de 60 minutos, supervisadas durante tres meses en unas instalaciones especializadas en ciencias del ejercicio en la UEA. El resto de participantes se incluyó en un grupo control. Los resultados se evaluaron al inicio del ensayo, a los 3 y a los 6 meses del mismo.

El objetivo de la investigación era reducir los efectos secundarios adversos de la terapia hormonal, como el aumento de peso y un mayor riesgo de problemas cardiacos. Los hallazgos, que se han publicado en el 'British Journal of Urology International' (BJUI), mostraron que el programa de tres meses de intervención de entrenamiento aeróbico y de resistencia previno cambios adversos en la condición física y la fatiga cardiopulmonar.

En opinión del profesor John Saxton, de la Escuela de Medicina Norwich de la UEA, coautor del trabajo, "esta investigación muestra que algunos de los efectos secundarios nocivos de la terapia hormonal se reducen en los hombres que comienzan a hacer ejercicio regularmente al mismo tiempo que se recetan estos medicamentos", y asegura que estos hallazgos "tienen implicaciones importantes para la calidad de la supervivencia del cáncer de próstata".

El urólogo y también miembro del equipo investigador Wilphard Ndjavera insiste en que "todos los pacientes realmente disfrutaron de las sesiones y los resultados sugieren que el ejercicio funciona para reducir estos efectos secundarios dañinos del tratamiento".

¿Por qué sí funciona?

Ignacio Moncada, jefe del Servicio de Urología del Hospital Sanitas La Zarzuela, explica a Alimente que el beneficio observado del ejercicio físico en el trabajo inglés se debe, fundamentalmente, a que "mejora la masa muscular y la masa ósea, que se reducen a consecuencia del tratamiento hormonal (de supresión de la testosterona, responsable de la masa muscular)".

Foto: @unsplash.
Foto: @unsplash.

Sin restar interés a los hallazgos, el especialista matiza algunos aspectos de la investigación aparecida en el 'BJUI'. En primer lugar, "los pacientes que reciben terapia hormonal es porque tienen la enfermedad avanzada, de forma que aquellos que se encuentren mejor serán los que participarán en programas de ejercicio físico".

Además, Moncada considera que tres meses es un periodo de tiempo corto para concluir que el programa de ejercicios es beneficioso. Por tanto, piensa que lo principal es el estado en el que se encuentran los enfermos, y de ese estado dependerá "la disposición a hacer ejercicio físico o mantener la actividad sexual".

Otro aspecto relevante es que los tumores de próstata que requieren tratamiento hormonal aparecen en hombres de más edad, sobre todo a partir de los 60 años, y tal vez no se encuentren en las mejores condiciones físicas.

Beneficios probados

El efecto de la actividad física en afectados por cáncer de próstata ha sido objeto de diferentes investigaciones, como la llevada a cabo por científicos de la Universidad de Australia sobre los beneficios de hacer ejercicio en grupo e incluir entrenamiento de resistencia.

Otro estudio, aparecido en 'Human Kinetics Journal', que también comparó los efectos del ejercicio de resistencia y del aeróbico en pacientes con cáncer de próstata tratados con terapia hormonal, llegó a una conclusión conciliadora: el programa de resistencia obtiene claros beneficios en calidad de vida relacionada con la salud mientras que los ejercicios aeróbicos permiten hacer más tiempo de actividad física.

Lo que está claro, destaca Ignacio Moncada, "es que siempre debemos recomendar a los pacientes realizar actividad física, porque mejora su salud física y mental, y el beneficio, en todos los aspectos, es incuestionable".

La alimentación es otro factor que desempeña un papel relevante en el cáncer de próstata. La ciencia señala diferentes alimentos con propiedades preventivas para este tumor, como el café, el resveratrol o el licopeno. Sin embargo, los nutricionistas prefieren hablar de la dieta en conjunto y, como ya contó Alimente, hay una dieta que reduce el riesgo de cáncer de próstata, un plan en el que las grasas y las carnes rojas juegan a la contra.

Dieta Enfermedades
El redactor recomienda