Covid y corazón: cómo debe ser la vuelta al juego de los deportistas
  1. Bienestar
Nuevas evidencias

Covid y corazón: cómo debe ser la vuelta al juego de los deportistas

Los estudios muestran que el SARS-CoV-2 causa afectación cardiaca. Por ello se ha emitido un nuevo protocolo que recomienda a los aficionados o profesionales de élite una evaluación antes de retomar la actividad. Alimente habla con dos expertos

Foto: Gayá.
Gayá.

Ser deportista de élite y famoso no es suficiente para escapar del covid-19. Jugadores como Ezequiel Garay, José Luis Gayá y Eliaquim Mangala se han infectado. De hecho, un tercio del Valencia ha tenido coronavirus... La plantilla del Español también se ha visto afectada, como son los casos de Leandro Cabrera, Matías Vargas y Wu Lei, y el Alavés anunció que ya tiene 15 casos de positivos en coronavirus y que tres son de jugadores. La lista no termina aquí.

"El covid puede impactar en el aparato respiratorio y en el circulatorio, lo que significa realmente que un deportista infectado no podrá realizar ejercicio como lo hacía antes".


En mayo de 2020, la Sección de Cardiología Deportiva y del Ejercicio del Colegio Americano del Corazón generó recomendaciones para promover el regreso seguro al juego (RTP) para los atletas involucrados en deportes competitivos después de una infección por covid-19. Ahora la revista 'Jama Cardiology' recoge unas directrices en las que clasifica a los deportistas, según su situación tras la pandemia por la enfermedad por coronavirus 2019 y su posible reincorporación a la actividad física.

Los datos

La razón: las observaciones de lesiones cardiacas en pacientes hospitalizados con el covid-19, que se documentan y las propuestas de algoritmos para el cribado previo a la participación, orientados a la detección de complicaciones de corazón asociadas a la pandemia. En la actualidad, se desconocen la prevalencia y las implicaciones clínicas de la patología cardiaca de covid-19 en deportistas.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Sin embargo, los informes de los medios de comunicación de atletas con sospecha de miocarditis inducida por covid, junto con datos emergentes que documentan lesiones cardiacas entre cohortes comunitarias, han alimentado las preocupaciones sobre la seguridad de los deportistas.

Como reconoce Aaron Baggish, director del Programa de Rendimiento Cardiovascular del Hospital General de Massachussets (EEUU), “la definición de atleta también puede ser arbitraria. Desde los entusiastas de los deportes juveniles hasta el ejercicio de nivel de maestría (en los mayores de 35 años). Los atletas generalmente se consideran individuos que otorgan una gran importancia al entrenamiento, la competencia y los logros deportivos. Como tal, la estratificación del riesgo de RTP dirigida para todos los atletas merece cuidadosa consideración”.

En asintomáticos

Los problemas cardiacos también ocurren en pacientes infectados que son asintomáticos o experimentan solo síntomas leves, lo que es de gran interés para los atletas porque la miocarditis (inflamación en el corazón generalmente causada por una infección viral) puede provocar muerte cardiaca repentina durante el ejercicio.

Sabemos que el covid puede impactar en el aparato respiratorio y en el circulatorio. Esto significa que un deportista infectado no podrá realizar ejercicio como lo hacía antes. A largo plazo, aún es pronto para decir si quedarán secuelas cardiorrespiratorias que sean duraderas y no le permitan volver al estado previo a la infección. Durante la infección, tengamos cuidado pues el ritmo respiratorio puede ser altamente contagioso.

Como aclara a Alimente Fernando de la Guía Galipienso, especialista en Cardiología y Medicina de Familia, director del Instituto Cardiológico Marina Alta (ICMA) y de la Clínica de Cardiología Deportiva y Rehabilitación Cardiaca – REMA (Denia. Alicante), “los numerosos estudios que se están publicando muestran los riesgos de afectación del sistema cardiovascular y lesión cardiaca por covid-19 asociados con un aumento de la mortalidad. Los niveles séricos elevados de troponina cardiaca (hsTn) y biomarcadores inflamatorios (interleucina-6, ferritina sérica) son típicos en casos de enfermedad grave y mal pronóstico”.

Foto: Foto: Unsplash/@a_d_s_w.


La alta carga inflamatoria “es responsable del desarrollo del síndrome de distrés respiratorio, inflamación vascular y lesión miocárdica, no obstante, hay muchas personas que presentan síntomas leves, incluso ausencia a pesar de estar infectados. Tras una infección activa, el ejercicio intenso puede disminuir la inmunidad, empeorar la infección, aumentar la inflamación, incrementar la necrosis celular, y generar un sustrato miocárdico proarrítmico muy peligroso, por lo que no podemos descartar a los deportistas del posible daño miocárdico, incluso en caso de permanecer asintomáticos. En el momento actual no disponemos de suficientes datos para describir la presentación de miocarditis asociada a covid-19 clínicamente leve o incluso para predecir su resultado a largo plazo”, determina.

El doctor Enrique Zamorano, jefe de Cardiología del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, apunta, además, que los atletas “no creo que tengan más riesgo que la población normal. La clave es la detección precoz, aislamiento si está infectado, y si tiene criterios de afectación severa, ingreso hospitalario y tratamiento como cualquier otro enfermo”.

Aspectos de la época covid y el corazón

Este experto señala que hay dos aspectos peculiares de esta época covid. "Por un lado, el aislamiento ha hecho que muchos enfermos cardiacos no vinieran a revisión o consulta. Esto es malo y ha generado un aumento de la patología y la severidad de la misma. El otro aspecto es la propia infección del virus. Produce coagulopatía, embolias de pulmón, arritmias... Se han descrito casos de infarto de miocardio, ictus en jóvenes y casos de miocarditis. El virus realmente produce una verdadera afectación sistémica en algunos casos”.

Por tanto, recomienda hacer un estudio cardiopulmonar antes de empezar de nuevo a ejercitarse. Valorar la función cardiaca y ver si hay secuelas poscovid. Electrocardiograma, ergometría para ver la respuesta a fases precoces de ejercicio y ecocardiograma es recomendable.

El doctor De La Guía reconoce que las personas recuperadas y preparadas para reanudar el entrenamiento deberían realizarse una evaluación cardiovascular clínica cuidadosa en combinación con biomarcadores (hsTn) y pruebas cardiacas (ecocardiograma, cardiorresonancia, prueba de esfuerzo, Holter) según evolución clínica y test iniciales.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

E insiste: “Debe haber un alto grado de responsabilidad para determinar cuándo los atletas competitivos y las personas altamente activas que han sido infectadas por el SARS-CoV-2 y que han sido dadas de alta pueden reincorporarse a su actividad deportiva habitual. Hay pocos datos al respecto y por ello la importancia que tienen estas recomendaciones para tomar decisiones adecuadas".

Desfibriladores

Los autores de las nuevas recomendaciones defienden que “la naturaleza dinámica de la pandemia de covid ha supuesto un estrés considerable para los practicantes de la medicina deportiva y la cardiología deportiva. Mientras esperamos colectivamente datos críticos para avanzar en nuestra comprensión de los resultados de la pandemia en los atletas, es de suma importancia que no perdamos de vista el valor de la planificación de acciones de emergencia cuidadosamente ensayada que garantice una respuesta oportuna al atleta que se ha colapsado con terapia de desfibrilación externa automatizada disponible de inmediato”.

Recuerdan que a través de todas las etapas de la pandemia, y más allá, el riesgo de resultados de enfermedad cardiovascular adversos durante el deporte “persistirá a pesar de las mejores prácticas de detección de la enfermedad, y las iniciativas de planificación de acciones de emergencia representan nuestra mejor estrategia para salvar vidas. Para proceder con seguridad con el deporte durante la pandemia, las piezas críticas en las que debemos centrarnos no han cambiado. Se debe priorizar el énfasis en la salud pública, la supresión de la propagación viral, un mayor acceso a las pruebas y, en última instancia, la vacunación. Estos mandatos fundamentales de salud pública, junto con la dedicación a la planificación de acciones de emergencia y la ciencia colaborativa, son todos necesarios para proteger el corazón del deportista”.

El redactor recomienda