La estrecha relación que mantienen la disfunción eréctil y el estilo de vida
  1. Bienestar
Andrología

La estrecha relación que mantienen la disfunción eréctil y el estilo de vida

La dieta, el sedentarismo, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares impactan negativamente en la salud masculina. Corregir los factores de riesgo es un primer paso para tener una vida más placentera (también mentalmente)

Foto: La estrecha relación que mantienen la disfunción eréctil y el estilo de vida
La estrecha relación que mantienen la disfunción eréctil y el estilo de vida

La disfunción eréctil (DE) se ha asociado históricamente con enfermedades como obesidad, síndrome metabólico, hipogonadismo, diabetes mellitus, enfermedades cardiovasculares (ECV), síntomas del tracto urinario inferior y los trastornos psiquiátricos/psicológicos, entre otras.

Ahora, una nueva revisión llevada a cabo por el Centro de Investigación en Atención Primaria y Comunitaria (CRIPACC) de la Universidad de Hertfordshire, en Reino Unido, ha puesto el punto de mira en la relación de la DE con las enfermedades cardiovasculares y el estilo de vida.

Tomar cinco frutas y verduras al día, perder peso, no fumar, mantener la salud mental y hacer ejercicio cinco veces a la semana previenen la DE

Se ha demostrado cómo la mejora de la alimentación con el consumo de cinco frutas y verduras al día, la pérdida de un 8% del peso corporal, no fumar, la salud mental y emocional y hacer ejercicio durante 20-30 minutos cinco veces por semana tienen un efecto significativo en la prevención de la DE.

Enfermedades y disfunción, un círculo vicioso

El óxido nítrico (NO) actúa como vasodilatador en el organismo y tiene múltiples efectos beneficiosos. La disminución del NO vascular se asocia con la obesidad abdominal, el tabaquismo y la alta ingesta de grasas y azúcares, lo que da lugar a un estrés oxidativo celular que conduce a la enfermedad vascular. El envejecimiento y un estilo de vida no saludable se asocian con la reducción de la producción de NO, que a su vez puede llevar a la DE.

Foto: Unsplash/@matmacq.
Foto: Unsplash/@matmacq.

Enfermedades cardiovasculares

Además, la DE es un predictor de las enfermedades cardiovasculares (ECV). Los síntomas de la disfunción eréctil se presentan entre 3 y 5 años antes que los síntomas de las ECV, como han demostrado múltiples estudios. Por lo tanto, los hombres con DE deben ser objeto específicamente de estrategias preventivas de ECV, incluyendo cambios en el estilo de vida. La modificación del estilo de vida que se dirige a los factores de riesgo de las ECV también puede conducir a una mejora en la DE y viceversa.

Obesidad

Muchos estudios han relacionado la DE con la obesidad. De hecho, el sobrepeso y la obesidad pueden aumentar el riesgo de disfunción eréctil del 30 al 90%. La obesidad también se ha asociado con la reducción de los niveles de testosterona. En este sentido, la pérdida de peso producida por las intervenciones en el estilo de vida también se ha asociado con un aumento de los niveles de testosterona.

Diabetes

La disfunción eréctil afecta al menos al 50% de los hombres con diabetes. Además, la DE y la diabetes afectan negativamente a la autoestima masculina y conducen a la depresión y la ansiedad, por ello, es importante tener en cuenta el impacto psicológico en los pacientes.

Foto: La dieta perfecta para prevenir que aparezca el cáncer de próstata

Hiperlipidemia

Aproximadamente, el 26-70% de los hombres con DE se han encontrado con niveles elevados de colesterol en suero. De hecho, la hipercolesterolemia es un predictor independiente del aumento de la gravedad de la disfunción eréctil.

Hipertensión

La incidencia de la hipertensión entre los hombres con DE es aproximadamente del 17-25%. En general, la disfunción eréctil es dos veces más frecuente en los hombres hipertensos que en los normotensos y tiende a ser más grave.

Directrices dietéticas

Un patrón dietético alto en frutas, verduras, nueces, granos enteros y pescado, pero bajo en carnes rojas y procesadas y granos refinados, se ha asociado a sujetos sin DE en una revisión que resume la evidencia clínica del papel de los factores dietéticos en la DE.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Por su parte, los ácidos grasos omega 3 reducen los marcadores inflamatorios y aumentan la producción endotelial de NO. Por lo tanto, estos deben ser consumidos por los hombres con DE, especialmente si tienen mayor riesgo de eventos cardiacos graves o incluso mortales.

La nutrición es un factor importante para el manejo de la DE en varones con diabetes. Además, los estudios han demostrado que una pérdida de peso del 8% se asocia significativamente con el aumento de la sensibilidad a la insulina, los niveles de testosterona en plasma, la función sexual y las puntuaciones de mejora del deseo sexual, tanto en hombres diabéticos como no diabéticos.

En resumen, la dieta alta en proteínas, baja en carbohidratos y grasas y la pérdida de peso a través del ejercicio físico se han asociado con una mejora de la disfunción eréctil y de los factores de riesgo cardiovascular. Algunos de los nutrientes fundamentales son los ácidos grasos omega 3, antioxidantes, calcio y ácido fólico. Por último, la incorporación de la dieta mediterránea es uno de los pilares básicos del cambio de estilo de vida y, por consiguiente, para mejorar la disfunción eréctil.

El doctor François Peinado es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid (Hospital Universitario 12 de Octubre) y especialista en Urología por el Hospital de La Princesa de Madrid. Doctor en Medicina (cum laude) por la Universidad Autónoma de Madrid, profesor de Urología de la Universidad Europea de Madrid y jefe de Servicio de Urología del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo 39, en Madrid, desde el año 2014.

Es conferenciante sobre salud sexual del varón, enfermedades de la próstata y patologías del pene.

Obesidad Verduras Envejecimiento
El redactor recomienda