Los años no son un obstáculo si quieres perder peso con éxito
  1. Bienestar
Adiós a uno de los mitos

Los años no son un obstáculo si quieres perder peso con éxito

Se acabaron las excusas para adelgazar. Investigadores ingleses desmienten el mito de la relación entre la edad y los problemas para perder kilos. Todo gracias a un cambio en el estilo de vida

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

“A mi edad es difícil perder peso” es una de las frases que más suenan entre las personas de mediana edad que apelan a su edad para justificar lo que les cuesta quitarse kilos. Pues la ciencia ha hablado y desmiente este mito. Un estudio dirigido por la Universidad de Warwick (Inglaterra) realizado en los Hospitales Universitarios de Coventry y Warwickshire concluye que los cambios en el estilo de vida para controlar el adelgazamiento son efectivos para reducir la obesidad independientemente de la edad.

Sin diferencias de edad

Los resultados demuestran que no existe diferencia con respecto a la pérdida de kilos en los pacientes que acuden al servicio de obesidad hospitalario entre los menores de 60 años y los de 60 a 78 años. Los pacientes obesos mayores de 60 años pueden perder una cantidad equivalente de peso que las personas más jóvenes utilizando solo cambios en su forma de vivir.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los investigadores esperan que sus hallazgos “ayuden a corregir los conceptos erróneos prevalecientes en la sociedad sobre la efectividad de los programas de pérdida de peso en las personas mayores, así como a disipar los mitos sobre los beneficios potenciales de las personas mayores que intentan reducir su peso”. Los resultados se basan en el análisis de los registros de pacientes de un servicio de obesidad en un hospital y se han publicado en la revista 'Clinical Endocrinology'.

Diferentes edades, mismos resultados

Para llevar a cabo este estudio, los investigadores seleccionaron al azar a 242 pacientes que asistieron al servicio de obesidad entre los años 2005 y 2016, y compararon la pérdida de peso que lograron durante su estancia en el servicio de dos grupos: los menores de 60 años y los de 60 a 78 años.

En este sentido, se midió el peso corporal de todos los pacientes antes y después de las intervenciones en el estilo de vida coordinadas dentro del servicio de obesidad y se calculó el porcentaje de reducción del peso corporal en ambos grupos. En comparación, los dos grupos fueron estadísticamente equivalentes, y los de 60 años o más redujeron en promedio su peso corporal en un 7,3% en comparación con una reducción del 6,9% en los menores de 60 años. Ambos grupos pasaron una cantidad de tiempo similar dentro del servicio de obesidad, en promedio 33,6 meses para los de 60 años o más y 41,5 meses para los menores de 60 años.

El programa hospitalario simplemente introdujo cambios basados ​​en el estilo de vida adaptados a cada paciente individual, centrándose en los cambios dietéticos, el apoyo psicológico y el estímulo a la actividad física. La mayoría de los pacientes remitidos al servicio de obesidad eran obesos mórbidos con un IMC típicamente superior a 40 kg-m2.

La comorbilidad aumenta con la edad

Existen más de cincuenta factores asociados a la obesidad que pueden reducirse a medida que perdemos peso, incluida la diabetes, afecciones psiquiátricas como la depresión y ansiedad, osteoartritis y otros problemas mecánicos. Además, la obesidad también está relacionada con un aumento de la mortalidad y un descenso del bienestar en general.

El autor principal del estudio, el Dr. Thomas Barber, de la Facultad de Medicina de Warwick, explica que aunque "la pérdida de peso es importante a cualquier edad”, a medida que envejecemos “es más probable que desarrollemos las comorbilidades de la obesidad relacionadas con el peso”.

“Muchas de estas comorbilidades son similares a los efectos del envejecimiento, por lo que se podría argumentar que la relevancia de la pérdida de peso aumenta a medida que envejecemos, y esto es algo que debemos aceptar”, afirma.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.


Hay una serie de razones por las que las personas pueden descartar la pérdida de peso en las personas mayores, según señala el autor de la investigación. Estas incluyen “una perspectiva 'ageista' de que la pérdida de peso no es relevante para las personas mayores y conceptos erróneos sobre la capacidad reducida de estas para perder peso a través de modificaciones dietéticas”, asegura.

Las personas mayores pueden sentir que los servicios hospitalarios para la obesidad no son para ellos. En este sentido, añade: “Los proveedores de servicios y los encargados de formular políticas deben apreciar la importancia de la pérdida de peso en las personas mayores con obesidad para el mantenimiento de la salud y el bienestar, y para facilitar un envejecimiento saludable”.

Así que como conclusión podemos destacar que la edad no debería ser un obstáculo para el control de la obesidad en el estilo de vida. “En lugar de poner barreras para que las personas mayores accedan a los programas de pérdida de peso, deberíamos facilitar ese proceso de manera proactiva. De lo contrario, se correría el riesgo de una mayor e innecesaria negligencia de las personas mayores a través de conceptos erróneos de discriminación social”, concluye el doctor Barber.

Dieta Obesidad
El redactor recomienda