La solución sencilla para la alergia al cacahuete
  1. Bienestar
Inmunización poco a poco

La solución sencilla para la alergia al cacahuete

Dar el alimento paulatinamente, en pequeñas dosis, es una estrategia sencilla y eficaz para conseguir que los niños sensibles a esta legumbre puedan consumirla sin miedo a tener una reacción alérgica

placeholder Foto: Foto: Unsplash/@camilevita.
Foto: Unsplash/@camilevita.

La alergia a los cacahuetes afecta al 0,2 % de los europeos. En la población infantil, alrededor del 1-2% de todos los niños en los países industrializados son alérgicos a este alimento, según datos del Centro Europeo para la Investigación de la Alergia (ECARF, por sus siglas en inglés).

Hasta ahora, la única manera segura de prevenir una reacción alérgica era evitar totalmente el consumo de esta legumbre y los productos que la contienen. Pero ante la imposibilidad de controlar esto y su extendida presencia, los científicos han centrado sus esfuerzos en investigar otros tratamientos innovadores como la inmunoterapia oral.

El riesgo de una reacción alérgica grave al cacahuete es bajo, pero el temor a que suceda tiene un gran impacto en la calidad de vida

En este sentido, no se tenía mucha evidencia de que este tipo de tratamientos funcionase. Sin embargo, un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Columbia Británica (UCB) y del BC Children's Hospital Research Institute ha dado resultados esperanzadores. Contra toda lógica, que incita a pensar que no debes consumir cacahuetes si te dan alergia, esta investigación sugiere que dar a los niños que la padecen pequeñas dosis podría aumentar su tolerancia de cara a no desarrollar reacciones alérgicas graves.

"Existe una percepción errónea, bastante común, sobre la alergia al cacahuete, que no es un problema de salud grave. Aunque el riesgo de una reacción alérgica grave al maní es bajo, el temor a que suceda tiene un gran impacto en la calidad de vida de muchas familias", afirma el autor principal del estudio, el Dr. Edmond Chan, jefe de la división de Alergia e Inmunología Pediátrica de la Facultad de Medicina de la UBC e investigador clínico del BC Children's Hospital Research Institute.

Inmunoterapia oral: la clave

Este estudio se ha basado en la inmunoterapia oral (también conocida como insensibilización), que consiste en darles a los niños con alergia al cacahuete, o aquellos en riesgo de tenerla, dosis graduales de alimentos que contienen este fruto a lo largo del tiempo. A pesar de que esto no supone una reversión de la alergia, podría ser útil de cara a evitar reacciones alérgicas que puedan comprometer la vida de los niños en un futuro.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

La investigación, publicada en el 'Journal of Allergy and Clinical Immunology', es la primera que ha podido demostrar que exponer a los niños a una dosis pequeña y regular de un alérgeno (en este caso, el cacahuete) en un entorno del mundo real (fuera de un ensayo clínico) es eficaz para reducir el riesgo de reacciones alérgicas. Los investigadores explican que para mantener su nivel de inmunidad, “el niño debe continuar comiendo productos de maní con regularidad”.

"Gracias a la inmunoterapia oral, estos niños pueden comer accidentalmente algo que contenga mantequilla de cacahuete, como una galleta o un pastel, sin sufrir una reacción, lo cual es una noticia maravillosa para las familias", anunció la autora principal del estudio, la Dra. Lianne Soller, gerente de investigación de alergias de la UBC en el BC Children's Hospital.

¿Cuántos cacahuetes se pueden comer?

Se contó con 117 niños canadienses en edad preescolar (con edades comprendidas entre 9 meses y cinco años) con alergia al cacahuete, que recibieron una dosis diaria de mantenimiento de 300 mg de proteína de maní (más o menos un cuarto de cuchara pequeña de cacahuetes).

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Tras un año, los investigadores encontraron que casi el 80% de los niños en edad preescolar podían comer 15 cacahuetes (unos 4.000 mg de proteína de cacahuete) sin presentar ninguna reacción durante una prueba oral supervisada por un alergólogo. Y casi todos los niños (más del 98%) que participaron en el estudio pudieron comer de tres a cuatro cacahuetes sin tener reacción, una cantidad suficiente para protegerse del 99% de las exposiciones accidentales.

Aunque algunos participantes (21,4%) experimentaron una reacción alérgica durante la prueba oral supervisada por un alergólogo, las reacciones fueron leves (14,5%) o moderadas (6%). Dos niños recibieron epinefrina por reacciones moderadas y no hubo reacciones graves.

Este estudio llega tras otro análisis realizado anteriormente por los mismos investigadores y que fue el primero en demostrar la seguridad de la inmunoterapia oral con maní para un gran grupo de niños en edad preescolar cuando se ofrece como tratamiento de rutina en un hospital o clínica en lugar de hacerlo dentro de un ensayo clínico.

Alergias Legumbres
El redactor recomienda