Consejos para cocinar durante las fiestas minimizando riesgos de contagio
  1. Bienestar
Seguridad alimentaria

Consejos para cocinar durante las fiestas minimizando riesgos de contagio

Este año, las navidades tienen un mal protagonista: el coronavirus. Por eso es de vital importancia tomar conciencia durante estas fiestas para minimizar los contagios.

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

A pesar de que estamos en una especie de calma tensa, los casos positivos de coronavirus en nuestro país superan el millón y medio. Arrastramos la demoledora cifra de más de 47.000 fallecidos y por eso, estas navidades es más importante que nunca ser conscientes y responsables para evitar contagios.

Estas fiestas nos vamos a reunir con familiares para cenar o comer y, en ese momento, es cuando más cuidado debemos tener. Os damos algunas claves para cocinar minimizando al máximo los riesgos de contagio.

Escrupulosa higiene de manos

Si hay algo que sabemos con certeza es que el lavado de manos es la medida principal de prevención y control de la infección. Por eso, es imprescindible tener las manos limpias antes, durante y después de la manipulación de alimentos. Cabe recordar que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha comunicado en varias ocasiones que no hay evidencia de que los alimentos sean una posible fuente o ruta de transmisión del covid-19, aunque se sigue investigando sobre el tema, pero los instrumentos que utilizamos sí son una vía de transmisión.

Foto: Nina McGrath, del Consejo Europeo de Información Alimentaria (EUFIC).

¿Sabíais que, según la Organización Australiana de Investigación Científica e Industrial de la Commonwealth (CSIRO, según sus siglas en inglés), el SARS-CoV-2 puede permanecer infeccioso en superficies como las pantallas de teléfonos móviles durante 28 días? En este sentido, es importante evitar el uso de otros aparatos como el teléfono móvil y, si lo usamos, debemos mantenerlo limpio.

Foto: Unsplash/@manuel_iallonardi.
Foto: Unsplash/@manuel_iallonardi.

Si vamos a manipular alimentos, lo correcto es que tengamos las uñas limpias y cortas, y que evitemos el uso de anillos, pulseras, etc. El cabello lo deberíamos llevar recogido, y si tenemos alguna herida, debería estar tapada con un vendaje o tirita.

Ojo con los utensilios de cocina

La limpieza también se extrapola a la cocina y a todos los utensilios que vayamos a utilizar. Si son de un solo uso, mejor. Pero si no se puede llevar a cabo esto, deberán desinfectarse cada vez que se cocine algo.

En cuanto a los paños de cocina, es recomendable utilizarlos una sola vez, y si necesitáis probar la comida, deberéis hacerlo con un instrumento (cuchara, por ejemplo) que no vuelva a introducirse en la olla. De esta misma forma, habrá que diferenciar entre los utensilios que se usen para servir y los que se utilicen para cocinar.

En este sentido, desde la empresa dedicada a la fabricación y comercialización de productos dirigidos a profesionales del sector de la hostelería, Araven, aconsejan: “Todo el equipamiento y los utensilios empleados en las zonas de conservación y manipulación de alimentos que puedan entrar en contacto con los mismos deben ser de un material que no transmita sustancias tóxicas, olores ni sabores, que no sea absorbente, resistente a la corrosión y capaz de soportar repetidas operaciones de limpieza y desinfección. Las superficies deben ser lisas y estar exentas de hoyos y grietas”.

A pesar de que solo seremos seis personas, estas deben tener su sitio. Los convivientes se deben sentar uno en frente del otro

En cuanto a la forma de cocinar los alimentos, desde la Comunidad de Madrid recuerdan que se deben “cocinar completamente los alimentos (63º durante cuatro minutos o un valor equivalente)”. En el caso de las verduras que se vayan a consumir crudas con piel, destacan la importancia de “sumergirlas durante cinco minutos en agua potable con lejía apta para desinfección de agua de bebida (una cucharada por cada 3 litros de agua) y después se deben aclarar con abundante agua corriente”.

Entrantes y platos individuales

Este año deberíamos compartir conversaciones y amor, pero no platos de comida, por lo que los famosos entrantes, tan característicos en estas fechas, deberán servirse en platos individuales. Con este pequeño gesto nos ahorramos que todo el mundo coja la comida del mismo plato y, además, nos ayudará a controlar la cantidad de calorías que ingerimos, que en navidades son bastantes.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Este año, sería recomendable poner los vasos algún tipo de distintivo para evitar confusiones, puede ser alguna pegatina o las iniciales con un rotulador si hablamos de vasos de plástico.

La cocina debe estar al mando de una persona, que será la encargada de cocinar, servir y recoger la comida de los demás. A pesar de que muchos estaréis rezando para que no os toque este puesto, es una de las mejores medidas para evitar el contagio. Como mucho podría tener un pinche, pero ambos deben llevar las mismas pautas de cuidado e higiene y cocinar con mascarilla.

Otro consejo que dan los expertos es tener preparados los alimentos en platos individuales antes de la cena o comida. Porque de esta forma adelantaremos el trabajo y será más seguro para los comensales. En este sentido, este año deberán tener protagonismo los platos fríos frente a los calientes, ya que es una de las formas de llegar a todos sin que se enfríe la comida.

Otras recomendaciones

Sentados en zigzag. A pesar de que solo seremos seis personas, estas deben tener su sitio. Los convivientes se deben sentar uno en frente del otro y los familiares o allegados a los lados.

Música, pero en playlist. Los villancicos son parte de la Navidad, pero eso de estar eligiendo música no va a poder ser este año. Cuanto menos nos levantemos y menos manipulemos los aparatos, más seguros estaremos. Y lo de cantar, este año será mejor que lo dejemos, porque al hablar alto y al gritar aumentamos el riesgo de transmisión.

Sin mascarilla, solo para comer. Los expertos recomiendan el uso de las mascarillas durante toda la velada, es decir, solo podremos quitarnos la mascarilla cuando vayamos a comer o a beber. Para todo lo demás, siempre protegidos.

Ventilación constante. Los sitios cerrados son los más propensos para la propagación del virus porque los aerosoles se quedan suspendidos en el aire. Cuando nos vayamos a despedir, debemos recordar que este año hay que evitar el contacto físico.

Enfermedades Seguridad alimentaria Alimentos
El redactor recomienda