Los 10 problemas de la boca que soluciona la ortodoncia
  1. Bienestar
Más allá de la imagen

Los 10 problemas de la boca que soluciona la ortodoncia

La idea generalizada es que es un tratamiento meramente estético. La realidad es más compleja y, además de una bonita sonrisa, ofrece salud odontológica integral: previene caries y roturas de dientes, dolores musculares y facilita la masticación

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La ortodoncia no es solo una cuestión estética, es mucho más. El objetivo del ortodoncista es siempre buscar una mejoría en la estética de la sonrisa, pero el interés más importante de nuestra especialidad es conseguir una mejoría en la salud bucodental del paciente. En la medida en que los dientes engranen correctamente entre sí, la función masticatoria será mejor, la mandíbula no estará forzada, la musculatura estará relajada y los dientes, al estar alineados, no tendrán el mismo riesgo de sufrir caries o pérdida de encías, al ser más sencilla su higiene.

Tras un correcto tratamiento de ortodoncia, el resultado es una boca saludable además de bonita.

Los 10 grandes beneficios

Mejor estética

Los dientes alineados hacen que la sonrisa sea mucho más bonita.

Menos sarro

El apiñamiento hace que sea muy complicado limpiar todos los dientes adecuadamente, por lo que el sarro se acumula más rápidamente en esas zonas, como suele suceder en la cara interna de los dientes de abajo.

Menos riesgo de caries

Cuando los dientes están apiñados, es imposible llegar bien a limpiar todos los rincones de los dientes. Al alinearlos con la ortodoncia, este riesgo se reduce muchísimo porque el paciente por fin puede limpiarse correctamente.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Menos riesgo de enfermedad periodontal

Las personas con apiñamiento tienen más riesgo de padecer enfermedades de las encías como gingivitis o periodontitis, porque es mucho más difícil que puedan limpiarse bien y en profundidad.

Mejor masticación

Cuando los dientes no encajan correctamente, la masticación y trituración de los alimentos puede verse alterada, lo que tiene consecuencias directas sobre el resto del aparato digestivo.

Acabar con el apretamiento de dientes

Lo que conocemos como bruxismo, en muchas ocasiones, está producido por una mala oclusión, una mala mordida. Los dientes no encajan como deberían, y la mandíbula se ve obligaba a moverse a una posición forzada que puede llevar al bruxismo. Una mala mordida no es la única causa que puede producir el bruxismo, por lo que es muy importante acudir a un odontólogo para el diagnóstico y tratamiento de cada caso.

Foto: Foto: Unsplash/@fr3nks.

Menos dolor y sobrecarga muscular

El hecho de que la mandíbula deba desplazarse hasta una posición forzada porque los dientes no encajan bien, hace que la musculatura de la cara y del cuello se sobrecargue e incluso duela.

Disminuir el desgaste de dientes

Esta mala mordida, el mal engranaje entre los dientes de arriba y los de abajo, puede producir un importante desgaste del esmalte de los dientes. Es esmalte perdido no se recupera, no crece como el pelo o las uñas.

Evitar la recesión de encías

La pérdida de encía localizada puede estar debida a la mala posición de un diente o por el mal contacto que hace con los demás. En estos casos es importante que se descarte antes que esta pérdida de encía no se debe a otra causa como puede ser la periodontitis, una enfermedad que afecta a las encías y requiere un tratamiento específico.

Mejor autoestima

Sin duda, una boca antiestética, una sonrisa con dientes apiñados, puede hacer que el que lo sufre sonría con cierta inseguridad. Tener una boca bonita y natural ayuda a devolver la armonía a la cara y hace que sea fácil sonreír sin complejos.

Materiales evolucionados

Un buen tratamiento de ortodoncia puede ayudar a solucionar cualquiera de estos problemas, además de que siempre mejorará la estética de la sonrisa. La ortodoncia puede aportar mucho más que una sonrisa bonita, ganando salud a la boca, permitiendo que los dientes no se desgasten, no sufran, y que la articulación de la mandíbula esté sana y relajada.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Hace 30 años, la ortodoncia estaba reservada para casos extremos y llevarla era poco frecuente; además, no había soluciones discretas que animaran demasiado. Era raro ver a un adulto con brackets, parecía que era un tratamiento exclusivamente para niños o adolescentes.

Afortunadamente, eso ha ido cambiando gracias a todos los progresos de la ortodoncia, con la aparición de nuevas técnicas y con el desarrollo de las nuevas tecnologías que, por supuesto, han llegado también al campo de la odontología.

Ahora no hay edad para la ortodoncia, y las múltiples opciones permiten al paciente elegir si no le importa que se le vean los brackets o si por el contrario quiere un tratamiento completamente invisible.

Es posible conseguir una boca perfecta sin que nadie note nada.

Dentro de las distintas opciones están las siguientes, ordenadas de la menos discreta a la completamente invisible:

  • Brackets metálicos
  • Brackets de porcelana o de zafiro
  • Fundas transparentes
  • Ortodoncia lingual: es la única técnica de ortodoncia 100% estética, totalmente discreta e invisible para los demás, porque los brackets linguales van pegados en la cara interna de los dientes.

Ya no hay excusa para dar el paso y comenzar un tratamiento de ortodoncia eligiendo la técnica que más se adapte a tus necesidades, siempre bajo el asesoramiento de tu ortodoncista.

Dra. Tamar Longás Crespo

Ortodoncista

www.tamarlongasortodoncia.com

Enfermedades Alimentos
El redactor recomienda