El efecto más perturbador del vapeo: niebla mental
  1. Bienestar
Estudios científicos

El efecto más perturbador del vapeo: niebla mental

Sustituir el tabaco por el cigarrillo electrónico no es tan inocuo como se percibe. El váper está asociado a la confusión de pensamientos, advierten dos informes de la Universidad de Rochester (URMC).

Foto: Foto: Unsplash/@rubavi78.
Foto: Unsplash/@rubavi78.

El tabaco es dañino para la salud. Esta máxima nadie la pone en duda a estas alturas, pero desde hace tiempo se cuestionan los efectos del váper o cigarrillo electrónico sobre la salud del ser humano.

Este dispositivo, que utiliza una batería y una resistencia para calentar y vaporizar una solución líquida con diferentes ingredientes, podría estar asociado a la niebla mental, según los trabajos del Centro Médico de la Universidad de Rochester (URMC), financiados por el Instituto Nacional del Cáncer y el Centro de Productos de Tabaco de la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) de Estados Unidos y publicados en las revistas 'Tobacco Induced Diseases' y 'Plos One'.

Foto: No a los malos humos. (iStock)


Tanto los adultos como los niños que practican el ‘vaping’ tenían más probabilidades de tener dificultades para concentrarse, recordar o tomar decisiones que sus compañeros no practicantes y no fumadores, aseguran los nuevos estudios.

placeholder Foto: Unsplash/@yogidan2012.
Foto: Unsplash/@yogidan2012.

También parece que los niños, a tenor del trabajo dirigido por el doctor Dongmei Li, profesor asociado del Instituto de Ciencias Clínicas y Traslacionales del URMC, eran más propensos a experimentar niebla mental si empezaban a ‘vapear’ antes de los 14 años.

Mientras que mediante otros estudios se ha llegado a la conclusión de que existía una asociación entre el vapear y el deterioro mental en los animales, el equipo del URMC es el primero en establecer esta conexión en las personas. "Nuestros estudios se suman a la creciente evidencia de que el ‘vaping’ no debería ser considerado una alternativa segura al consumo de tabaco", ha afirmado el Dr. Dongmei Li.

El grupo de investigación, también compuesto por Catherine Xie y el Dr. Zidian Xie, además de Zidian Xie, Deborah J. Ossip, Dr. Irfan Rahman y Richard J. O'Connor para el estudio de adultos, extrajo datos de dos importantes encuestas nacionales.

Los adolescentes pueden ser más susceptibles a los cambios cerebrales inducidos por la nicotina


Concretamente, analizaron más de 18.000 respuestas de estudiantes de secundaria y preparatoria a través de la Encuesta Nacional sobre el Tabaco en los Jóvenes y más de 886.000 contestaciones de una encuesta telefónica del Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo de la Conducta de Adultos de EEUU. Ambos sondeos hacen preguntas similares sobre el tabaquismo y los hábitos del ‘vaping’, así como sobre cuestiones de memoria, atención y función mental.

Menores de 13 años

Del estudio llevado a cabo entre los jóvenes, se desprende que los estudiantes que informaron haber empezado a fumar cigarrillos de vapor a una edad temprana -entre ocho y trece años- eran más propensos a referirse a dificultades para concentrarse, recordar o tomar decisiones que los que empezaron a los 14 años o más.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

"El reciente aumento del ‘vaping’ adolescente es muy preocupante y nuestros hallazgos sugieren que debemos intervenir aún antes", ha aseverado Li, quien ha detallado que los programas de prevención que empiezan en la escuela media o secundaria podrían estar llegando en realidad “demasiado tarde".

En este sentido, hay que tener en cuenta que la adolescencia es un período crítico para el desarrollo del cerebro, especialmente para la función mental de orden superior, lo que significa que los preadolescentes y adolescentes pueden ser más susceptibles a los cambios cerebrales inducidos por la nicotina. Si bien los cigarrillos electrónicos carecen de muchos de los compuestos peligrosos que se encuentran en los cigarrillos de tabaco, muchos de ellos suministran la misma cantidad o incluso más de nicotina.

En cualquier caso, mientras que los estudios del URMC muestran una asociación entre el vapeo y la función mental, no está claro qué lo causa. Es posible que la exposición a la nicotina a través del ‘vaping’ produzca dificultades con la función mental, pero también es igualmente posible que las personas que reportan la niebla mental sean simplemente más propensas a fumar o a vapear y, posiblemente, a automedicarse.

Con todo, el doctor Li y su equipo han recalcado que se necesitan más estudios entre niños y adultos a lo largo del tiempo para analizar la causa y el efecto del ‘vaping’ y la niebla mental.

El redactor recomienda