Este es el efecto beneficioso descubierto de las grosellas negras que aún no conoces
  1. Bienestar
Prevención diabetes

Este es el efecto beneficioso descubierto de las grosellas negras que aún no conoces

Estas bayas ejercen una acción positiva sobre la respuesta de la glucosa después de las comidas, y el tamaño de la porción requerida es mucho menor de lo que se pensaba, muestra un nuevo estudio de la Universidad de Finlandia Oriental

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Por si aún te quedan dudas, tienes que saber que las bayas son un componente importante de una dieta nórdica o imprescindible en cualquier otra, con propiedades benefactoras que contribuyen a la prevención de enfermedades no transmisibles. Es el caso de las patologías cardiacas, como demuestra un estudio, publicado por científicos portugueses en Food Function. O en la diabetes, como constata una revisión, recogida en Journal of Berry Research.

La fe en sus beneficios fue documentada, en 1753, por el abad de Bailly de Montaran que publicó el tratado 'Las admirables propiedades de Cassis'


Su origen se sitúa en las regiones templadas de Europa y el norte de Asia, y se puede encontrar en la naturaleza, en las regiones nororientales de Francia, pero también en Europa central y oriental. La fe en sus beneficios fue documentada en 1753 por el abad de Bailly de Montaran, que publicó un tratado titulado 'Las admirables propiedades de Cassis', en el que ensalzó las virtudes medicinales del arbusto, presentado como un verdadero "elixir de la vida" capaz de luchar contra todo tipo de dolencias.

Efectos sobre la glucosa

Ahora, investigadores de la Universidad de Finlandia Oriental acaban de demostrar que las grosellas negras tienen un efecto beneficioso sobre la respuesta de la glucosa después de las comidas, y el tamaño de la porción requerida es mucho menor de lo que se pensaba anteriormente, según un estudio publicado en 'British Journal of Medicine'.

Sabemos que las comidas ricas en carbohidratos y bajas en fibra aumentan rápidamente los niveles de glucosa e insulina en sangre y, durante unas pocas horas, la llamada glucemia postpandrial (GP) -el nivel de azúcar en sangre tras las comidas- expone al cuerpo al estrés oxidativo y a un incremento de la inflamación,

Se ha descubierto que las bayas tienen efectos beneficiosos sobre el metabolismo de la GP. Estos efectos se asociaron con compuestos polifenólicos, especialmente antocianinas, cómo demuestra un trabajo publicado en 'Journal of Nutritional Science'. Dichos compuestos pueden ralentizar la absorción de glucosa del intestino delgado al interactuar con las enzimas que digieren los carbohidratos y las proteínas transportadoras de glucosa.

El valor de las bayas

En comparación con muchas otras bayas, la grosella negra es fácil de cultivar, por lo que es una materia prima interesante para la industria alimentaria, que puede encontrar en los consumidores preocupados por la salud un amplio mercado de venta. Aunque su valor nutricional es elevado, la baya actualmente no se utiliza de manera eficiente en productos alimenticios. El motivo: los consumidores encuentran algo desagradable su sabor por su acidez, amargura y astringencia naturales, a menos que agreguen una cantidad adecuada de azúcar.

Por lo tanto, se deduce que existe una gran necesidad de productos de bayas nuevos e innovadores con alta calidad nutricional y sensorial, y con un elevado potencial para aumentar las funcionalidades relacionadas con la salud.

Solo 75 gramos

Como declara a Alimente la dietista Cristina Herrero, “los resultados del estudio con 75 gramos de grosellas negras parecen indicar un efecto beneficioso en el metabolismo de la glucosa en sangre tras las comidas, siendo el tamaño de la ración menor de lo que previamente se había testado (150 g). Los frutos rojos, dentro de los que se encuentran las mencionadas bayas, no se suelen consumir como si fuesen una ración estándar de fruta (alrededor de 150- 180 g). Al ser alimentos tan concentrados o con un sabor agridulce se suelen usar como complemento o como un añadido a una receta (a un yogur o kéfir, a batidos, ensaladas, salsas, etc.)”.

Foto: iStock
Foto: iStock

E, insiste: “Los resultados ofrecidos, al reducir la cantidad de ingesta, pero manteniéndose sus beneficios en su objeto de investigación, resultan muy interesantes en ese sentido”.

Es importante valorar que las grosellas negras “a menudo se toman con azúcar agregada debido a su acidez natural, lo que puede ser motivo de preocupación para los consumidores concienciados con su salud. Sin embargo, parece que este añadido no es tan poco saludable como el azúcar consumido sin frutos rojos”, recuerdan los autores del trabajo, que se realizó en colaboración entre el Instituto de Salud Pública y Nutrición Clínica de la Universidad de Finlandia Oriental y la Universidad de Ciencias Aplicadas de Savonia utilizando el ecosistema regional de Food Valley.

Potencial

Las bayas son un componente importante de una dieta saludable, ya que son ricas en vitaminas, minerales, fibra dietética y polifenoles. Sin embargo, "hasta ahora, la UE no ha autorizado la publicación de propiedades saludables para las bayas", declaran los autores del trabajo. En los últimos años, se han realizado muchos estudios que han monitorizado sus efectos en el metabolismo de la glucosa, y las oscuras, como la grosella negra y el arándano, tienen los resultados más convincentes.

El trabajo de Maqua contó con 26 participantes sanos (22 mujeres y 4 hombres) que consumieron tres productos de prueba diferentes y agua azucarada como producto de control en cuatro visitas separadas durante el ensayo. Los productos de prueba fueron un puré de grosella negra con azúcar añadido, otro de la baya que contenía quinoa fermentada y una base de producto de grosella negra sin que en realidad tuvieran este alimento (producto control).

Cada uno de ellos y el producto de control contenían 31 g de carbohidratos y tenían una composición similar de componentes de azúcar. Se tomaron muestras de sangre antes de las comidas, en ayunas, y postprandiales a los 15, 30, 45, 60, 90, 120 y 180 minutos después de la comida, y se analizaron la glucosa, la insulina y los ácidos grasos libres.

Los resultados

En comparación con el agua azucarada, ambos productos de grosella negra habían atenuado la respuesta GP, que se observó en la reducción de glucosa e insulina máximas, disminución retardada de glucosa y aumento retardado de ácidos grasos libres debido a hipoglucemia. El efecto se mejoró para el producto de grosella negra debido a la base de producto innovadora. Los resultados apoyan los hallazgos anteriores sobre los beneficios de la baya sobre la respuesta de la glucosa en sangre después de una comida, mostrando el efecto con un tamaño de porción menor. Durante un período de tiempo más prolongado, variaciones más pequeñas en los niveles de glucosa e insulina en sangre y una mayor sensibilidad a la insulina pueden disminuir el riesgo de diabetes tipo 2.

Foto: iStock
Foto: iStock

Los investigadores recuerdan: "Cabe destacar que el mayor beneficio que sacaremos a los compuestos de esta fruta es en forma cruda. Sin embargo, eso no debería impedirnos disfrutar de esta fruta tan nutritiva y deliciosa en cualquiera de sus maneras, tanto por sus propiedades como por su sabor".

¿Qué otros efectos beneficiosos tiene esta fruta?

La dietista Cristina Herrero nos los comenta

  • Contiene grandes cantidades de flavonoides y antocianinas. Ello le otorga propiedades protectoras de los vasos sanguíneos más pequeños, como son los que llegan a la retina. Por eso, pueden ayudar a prevenir enfermedades degenerativas de la visión.
  • Ayuda a mejorar el tránsito intestinal al ser rica en fibra. Evita el estreñimiento.
  • Rica en minerales como el hierro -para combatir la anemia-, potasio y calcio.
  • Mejora el sistema nervioso y muscular gracias a su alto contenido en potasio.
  • Posee una gran cantidad de vitamina C (más que el kiwi o la naranja) que nos ayuda a fortalecer nuestro sistema inmune, propiedades antioxidantes para prevenir el envejecimiento, enfermedades cardiovasculares e inflamatorias.
  • La grosella negra, al estimular la producción de proteoglicanos y colágeno, componentes del cartílago, fortalece las articulaciones y mejora la flexibilidad de los ligamentos. Puede ser de ayuda en enfermedades inflamatorias como la artritis.

Fruta Enfermedades Azúcar
El redactor recomienda