Así son todas las cepas del coronavirus y cómo afectan a la vacuna
  1. Bienestar
Permanencia del virus

Así son todas las cepas del coronavirus y cómo afectan a la vacuna

Hay muchas variantes y, según los expertos consultados por Alimente, algunas de ellas al ser más transmisibles nos obligarán a alcanzar una mayor proporción de población vacunada. Lo que sí es real a día de hoy es que tenemos virus para rato

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La esperanza y la alegría por la llegada de la vacuna contra el SARS-CoV-2 se enturbiaron pronto. El motivo: las dudas sembradas por la aparición de las variantes genéticas del virus. Cada una de ellas ha desencadenado una oleada de atención en los medios de comunicación de todo el mundo, una variedad de reacciones de la comunidad científica e, incluso, llamadas de los gobiernos a mantener la calma o tomar contramedidas inmediatas.

Si bien muchos científicos inicialmente se mostraron escépticos sobre la importancia de la alteración D614G, la aparición de la nueva ‘variante del Reino Unido’ —linaje B.1.1.7— ha suscitado una preocupación generalizada. Comprender qué cepas son relevantes y por qué requieren una mirada para apreciar la evolución del virus y la epidemiología genómica del SARS-CoV-2 se torna esencial. Así es como lo expresan y lo defienden los científicos Adam S. Lauring, del Departamento de Medicina Interna y de Microbiología e Inmunología de la Universidad de Michigan en Ann Arbor (EEUU), y Emma B. Hodcroft, del Instituto de Salud de Medicina Preventiva de la Universidad de Bern, Suiza, en un artículo publicado en 'JAMA'. Es importante recordar que, hasta antes de 2019, solo estaban identificados seis tipos de coronavirus con capacidad de infectar al ser humano, como recogía 'Nature Communications'

"Aquellas variantes que contengan mutaciones que afecten negativamente al virus se extinguirán pronto, mientras que otras que mejoren su fitness proliferarán"


En declaraciones a Alimente, Christian Gortázar y José de la Fuente, del grupo de Sanidad y Biotecnología SaBio del IREC (Universidad de Castilla–La Mancha y CSIC), adelantan: “El comentario aclara aspectos importantes en torno a las variantes del virus SARS-CoV-2 y sus implicaciones para el control del covid-19”.

La razón de las mutaciones

E insisten: “Los virus ARN mutan con frecuencia. Se trata de cambios en su genoma que se producen durante la replicación. Los coronavirus también pueden mutar, aunque lo hacen con menos frecuencia que otros virus ARN porque cuentan con una enzima capaz de corregir algunos de los errores generados. Para entender qué variantes deben preocuparnos y por qué, es necesario comprender algunos conceptos de evolución y epidemiología".

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Las mutaciones ocurren con frecuencia, "dando lugar a un sinfín de variantes, pero solo algunas tienen un efecto medible sobre el 'fitness' del virus. Es decir, la cantidad de energía que emplea un microorganismo para llevar a cabo una acción en detrimento de otras. Por ejemplo, sobre su capacidad para replicarse, transmitirse o resistir la respuesta inmune del hospedador. Aquellas que contengan mutaciones que afecten negativamente al virus se extinguirán pronto, mientras que las otras que mejoren su 'fitness' proliferarán. Es un proceso de selección natural, pura evolución darwiniana a escala de virus".

"Si una cepa tiene ventajas evolutivas que le permiten ganar 'el mercado' a las demás, científicos y autoridades deben estar atentos"


Por otra parte, las variantes exitosas (las que acaban dominando en la población de virus), "pueden serlo por dos mecanismos principales: ser las primeras en colonizar una población de hospedadores o tener ventajas evolutivas que les permiten ganarles el mercado a las demás variantes. Cuando ocurre lo segundo, como es el caso de la variante 'inglesa' B.1.1.7, estamos ante cepas que merecen la atención de científicos y autoridades", agregan los expertos españoles.

D614G

La mutación D614G en la glicoproteína de pico del SARS-CoV-2 se detectó por primera vez a un nivel significativo a principios de marzo de 2020 y se extendió a la dominación global durante el mes siguiente. Inicialmente pareció surgir de forma independiente y simultánea en múltiples regiones geográficas. Esta aparente evolución convergente surgió de selección natural y de su propio beneficio adaptativo. Sin embargo, los esfuerzos de secuenciación posteriores de los científicos identificaron la mutación D614G en virus en varias provincias chinas a finales de enero. Esto planteó la posibilidad de que la dispersión global de esta variante podría haber sido el resultado de eventos casuales, en los que los virus que albergan 614G simplemente iniciaron la mayoría de los eventos de transmisión temprana en múltiples ubicaciones.

Foto: Miembros del departamento de salud de Hong Kong durante un ejercicio de simulación. (Reuters / Alex Hofford)


Un análisis genético poblacional reciente, publicado en 'Cell', con más de 25.000 secuenciaciones del Reino Unido encontró que los virus que llevaban 614G parecían propagarse más rápido. Más recientemente, el trabajo complementario en modelos animales indica que los virus con esta variante se transmite de manera más eficiente, como recuerda un estudio recogido en 'Nature', cuyo título hace mención al término 'fitness' que los expertos españoles han indicado previamente.

Una cepa exitosa "puede surgir en cualquier parte del mundo, en cualquier momento. De hecho, también está emergiendo una, similar en algunos aspectos a la inglesa, en Sudáfrica. Estas evolucionan a partir de una serie de mutaciones o modificaciones en el genoma del virus. No obstante, hay entornos que favorecen la aparición de mutaciones. Por ejemplo, las poblaciones muy densas y numerosas (China, Londres…), la permanencia de virus (o más bien, de poblaciones de virus en continua evolución) durante mucho tiempo en pacientes crónicos o el paso del mismo por hospedadores distintos, como puede haber ocurrido en el caso de los visones en los Países Bajos y en Dinamarca. Esas circunstancias facilitan múltiples eventos de replicación y, por tanto, de mutaciones al azar, permitiendo la adaptación del virus a entornos distintos, con mayores oportunidades para que actúe la selección natural", destacan Gortázar y De la Fuente.

Aceptar que hay muchas variantes

Lauring y Hodcroft lo dicen muy claro: "Hay muchas variantes, pero, por ahora, solo unas pocas han demostrado mayor capacidad de transmisión u otros cambios en su fenotipo. Las nuevas vacunas frente al SARS-CoV-2 se basan en toda la proteína de la espícula, no en zonas concretas. Por tanto, unos pocos cambios en alguna zona concreta de la proteína no deberían mermar significativamente la eficacia de esas vacunas. No obstante, y aunque por ahora no hay evidencias en ese sentido, siempre puede aparecer alguna cepa más resistente a la respuesta inmune. La espícula del coronavirus está protegida por biomoléculas conocidas como glicoproteínas. Las modificaciones en estas moléculas pueden aumentar la protección del virus frente a la respuesta inmune del hospedador, y es importante buscar estimular esta respuesta de diferentes maneras en combinación con las vacunas", enfatizan los expertos.

¿Cuál será su efecto?

La respuesta corta es que tenemos virus para rato: "La nueva variante inglesa B.1.1.7 ha proliferado en una zona geográfica, Londres y su entorno, a pesar de que ya circulaban otras. Eso sugiere que es más transmisible, y que ese éxito es fruto de la selección natural y no del azar. Y preocupa no solo por la situación en Reino Unido (donde ya domina en algunas zonas) y en Irlanda (donde parece que también está muy presente, 25%), sino porque países como Dinamarca, con solo menos del 3% de secuencias coincidentes con esa nueva variante, cierran todo y su Ministerio se muestra convencido de que la nueva 'versión' dominará en un futuro próximo, con próximo,
con efectos sobre el número reproductivo básico R0 (los científicos usan el R0 para describir la intensidad de una enfermedad infecciosa, y el número de casos (estrés por sobrecarga de hospitales) y sobre la proporción de la población que será necesario vacunar hasta alcanzar la inmunidad de grupo".

"Queda aún mucho recorrido, por ejemplo, en cuanto a la mejora de la ventilación y del filtrado de aire en los espacios cerrados".


En animales, "los veterinarios saben de la capacidad de los coronavirus para cambiar continuamente, siendo necesario combinar medidas de bioseguridad, vigilancia sanitaria y vacunación para su control. En la actual pandemia de covid-19, la emergencia de nuevas variantes del virus nos obligará a redoblar esfuerzos. En bioseguridad, Europa ya está viviendo nuevos confinamientos y se intensificará el uso de mascarillas y otras medidas, pero queda aún mucho recorrido, por ejemplo, en cuanto a la mejora de la ventilación y del filtrado de aire en los espacios cerrados".

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

En vigilancia sanitaria, las situaciones de pico de casos se caracterizan por una saturación de las capacidades de rastreo. "En consecuencia, el uso generalizado y libre de pruebas rápidas de antígeno, como documenta The New Journal of Medicine, parece una medida urgente y aconsejable, como lo es también aumentar la proporción de muestras que son objeto de secuenciación para poder vigilar la evolución del virus. Algunas nuevas variantes, al ser más transmisibles, nos obligarán a alcanzar una mayor proporción de población vacunada. En consecuencia, es urgente recurrir a todas las capacidades, públicas y privadas, y a todos los profesionales disponibles para acelerar el programa de vacunación", apostillan desde el IREC.

Pero, sobre todo recordar como, destaca el artículo científico que recogemos en esta publicación, que no podemos perder de vista "que la vacunación requerirá de un seguimiento a gran escala y durante mucho tiempo de la evolución del SARS-CoV-2 y la inmunidad del huésped".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Coronavirus
El redactor recomienda